Learn Spanish with Escuela Internacional
 
Principado de Asturias


Asturias no ha tenido más nombre que éste, pues antes de ser llamada así, no fue llamada de otro modo. Asturias es un nombre de ascendencia protohistórica. Su origen se halla en el río Astura, hoy Esla, que desciende de la cordillera asturleonesa.

A pocos kilómetros de la montaña encontramos una amplia oferta de playas y de pueblos marineros que contrastan con los pueblos de interior.
Asturias es tierra de montañas, verdes pastos, frondosos bosques, ríos y rías de gran belleza con acantilados y grandes vegas fértiles. Todas estas características hacen que sea una región con productos de una variedad y calidad extraordinarias: pescados, mariscos, carnes, verduras, frutas y quesos.

Población

El Principado de Asturias tenía en 2003 una población de 1.075.381 habitantes; su densidad es de 101 hab/km2, más alta que la media española. Su distribución es muy desigual, según se trate de zonas de montaña, casi deshabitadas, o las costas y cuencas de los ríos. Desde principios de siglo, la población ha ido aumentando lentamente, aunque en los últimos veinte años el crecimiento se ha detenido. La tasa de natalidad (6,45‰) y la de mortalidad (10,71‰) son bajas. La ausencia de inmigración hace que el saldo demográfico sea negativo. Las principales poblaciones asturianas se concentran en la zona central de la región, desde la costa al interior, siguiendo los valles mineros. La ciudad más poblada es Gijón (270.875 hab), seguida de la capital regional, Oviedo (201.154 hab) y de Avilés (83.185 hab). Las ciudades cuya población ronda los 50.000 habitantes son Mieres, Langreo y Siero. Entre 15.000 y poco más de 20.000 habitantes se encuentran Castrillón (22.501 hab), San Martín del Rey Aurelio (20.247 hab), Aller, Cangas de Narcea, Corvera de Asturias, Laviana, Luarca, Villaviciosa y Tineo.


Geografía

El Principado de Asturias podría ser definido geográficamente como un recinto amurallado por la mano de Dios, ya que está rodeado de altas y compactas montañas que miran al mar Cantábrico. Entre éste y la cordillera Cantábrica se extiende su territorio, que disfruta de un clima oceánico, con abundantes precipitaciones, provocando, como consecuencia, el que la región goce de un paisaje bellísimo siempre verde, incluso en verano.

Economía

La economía asturiana, muy desarrollada en décadas anteriores, se encuentra en una profunda crisis debido a la baja rentabilidad de las actividades agropecuarias y al relativo hundimiento de la industria y la minería.
El sector agropecuario se centra en la ganadería, por lo que los pastos y los cultivos forrajeros ocupan la mayor parte de la superficie cultivada. La cabaña bovina cuenta con 379.668 reses, es la primera provincia española en número de cabezas, aunque en los últimos años se ha reducido, debido en parte por los incentivos que para este fin destina la Unión Europea. El ganado ovino y caballar, antes importante, ha desaparecido y tan sólo encontramos ganado bovino y porcino destinados al consumo regional.
Uno de los principales problemas de la agricultura asturiana es la estructura minifundista de la propiedad de la tierra, la escasa mecanización y la baja rentabilidad de las explotaciones, casi todas ellas de cultivo anual (herbáceas o manzanos en la zona oriental). La pesca tiene un carácter artesanal y, desde 1970, ha sufrido un descenso en número de capturas.

La industria pesada es de gran importancia y tradición. Hasta 1957, debido al aislamiento económico español, se produjo una expansión de la minería del carbón y se crearon grandes instalaciones siderúrgicas en Mieres, Avilés, Langreo y Gijón. Dos empresas estatales, Hullera del Noroeste, Sociedad Anónima (HUNOSA) para el sector hullero y Empresa Nacional Siderúrgica, Sociedad Anónima (ENSIDESA) para el siderúrgico, concentraron en Asturias la mayor parte de los sectores respectivos. Desde mediados de 1970, con la crisis de las industrias pesadas y extractivas en toda Europa, entraron en declive estos dos grandes motores de la industria asturiana. Se iniciaron planes de reconversión que suponían el cierre de minas e instalaciones siderúrgicas y la modernización de las que podían ofrecer mayores posibilidades de competitividad. El proceso no ha acabado y se sigue viviendo una situación de crisis, aliviada con la construcción de centrales térmicas que utilizan los subproductos del carbón. En los últimos años se han comenzado a explotar minas de oro.

Historia

A principios del siglo VIII la Península Ibérica fue invadida por los musulmanes, que amenazaron la integridad de la Europa cristiana y su tradición. Sin embargo, en la región de Asturias, bañada por el mar Cantábrico, un noble visigodo puso en pie de guerra a un pueblo de montañeses que se negaron –como ya había pasado antes contra los romanos, los suevos e incluso contra los mismos visigodos- a aceptar la dominación pasivamente. Fue el inicio de ocho siglos que se conoce bajo el nombre de La Reconquista. Don Pelayo el caudillo astur, protagonizó una revuelta contra el gobierno musulmán de Gijón, en manos de Munuza. Pelayo, dirigente político de Gijón, ciudad a la que los musulmanes se refieren como la roca de Pelayo, hacia 718 se enemistó con el gobernador de la localidad por causas no aclaradas. Se retiró con los suyos a la zona de Picos de Europa, (territorio perteneciente al pueblo cántabro), donde una expedición de Munuza fue derrotada en una escaramuza en el lugar de Covadonga hacia el año 722, (hay historiadores que creen que dicho enfrentamiento forma parte del mito). Con la derrota, Munuza abandonó Gijón e intentó salir de Asturias, siendo derrotado en Olalíes situado en el actual concejo de Santo Adriano.

Pelayo, que nunca se proclamó rey, estableció su gobierno en Cangas de Onís, es decir, justo en la frontera tradicional entre astures y cántabros, lo que podría contradecir su origen gijonés y ser en realidad un dirigente cántabro.
A su muerte en el año 737 le sucedió su hijo Favila.

Origen del título Principado de Asturias

En la segundad mitad del siglo XIV, existían conflictos de interés entre Juan I y el duque de Lancaster porque se disputaban el reino de Castilla. En 1388 decidieron poner fin a su lucha pactando el matrimonio de sus hijos Enrique de Castilla y Catalina de Lancaster, a quienes se les otorgó la condición de Príncipes de Asturias (acuerdo de Bayona) a imitación del principado de Gales, propio del sucesor del trono inglés. Así quedó instaurado el Principado de Asturias y el título de Príncipe de Asturias que siempre ostentará el Heredero de la Corona de Castilla y de España. Enrique III (1379-1406), hijo de Juan I, fue el primer príncipe en poseer este título.
En los primeros tiempos de la institución de Príncipe de Asturias no fue un simple título de honor, pues el territorio asturiano les pertenecía como patrimonio, la persona a la que se le otorgaba este título podía nombrar jueces, alcaldes, etc., y gobernaban el Principado en representación de su Señor. Esta situación cambió con los Reyes Católicos, que redujeron el título de Príncipe de Asturias a una condición honorífica, carácter que se mantuvo con los reyes de la Casa de Austria y con la dinastía de los Borbones.

Cultura

En dirección Este-Oeste, Asturias forma parte del Camino de Santiago, por lo que las localidades por las que éste pasa jalonan la ruta con innumerables monumentos, muchos de ellos son joyas del románico. En dirección Norte-Sur, Asturias es el inicio de la Ruta de la Plata.

Gastronomía

Asturias cuenta con gran variedad y ricas materias primas que le permiten ofrecer una cocina deliciosa. Entre sus platos más tradicionales destaca la Fabada hecha a base de fabes, unas alubias grandes y cremosas, morcilla, chorizo y lacón. Asimismo, podemos degustar una gran gama de quesos tradicionales, el más conocido el de Cabrales, queso azul muy cotizado.
La bebida por excelencia es la sidra, elaborada a partir de la manzana; todo un arte y una tradición que forma parte de la cultura más arraigada de Asturias.


Fiesta de las Cebollas Rellenas

En los difíciles días de la postguerra las cebollas rellenas con bonito fueron la comida de muchas familias, después se convirtieron en una tradición que hoy en día, tiene alcance regional.



Turismo

Las ciudades:

Oviedo
La capital asturiana, situada aproximadamente en su centro geográfico, conserva numerosas edificaciones del prerrománico asturiano, que junto a su singular Catedral gótica le dan un sello de gran monumentalidad...

Concejo asturiano en el que reside la Capitalidad del principado. Tiene una extensión de 186,65 Km2 en la que habitan 201.005 habitantes de los cuales 182.885 residen en la capital. Oviedo se asienta sobre una gran depresión originada por el hundimiento del zócalo antiguo paleozoico, paralelo a la franja litoral y con dirección este-oeste.

El municipio de Oviedo recoge la capitalidad de la región asturiana, que ostenta la capital del concejo, del mismo nombre. Oviedo pasa por ser el centro geográfico, político y administrativo de la región. La ciudad representa una imagen abierta y cosmopolita, que se va afianzando cada año con la entrega de los premios Príncipe de Asturias, en el teatro Campoamor. Asimismo la capital del Principado cuenta con un magnífico comercio especializado y mercados de acusado arraigo popular. Por su parte, es destacable su gran tradición musical, que se manifiesta en los numerosos acontecimientos programados cada año, como es el caso de la temporada de ópera, las jornadas de piano o los ciclos de conciertos. Si nos referimos a sus orígenes, hay que situarlos en el año 761, cuando los presbíteros Máximo y Fromestano fundan un establecimiento agrícola, en el que más tarde edificarían una pequeña iglesia bajo la advocación de San Vicente. En el s. XVIII se inicia la actividad industrial en la ciudad y es a mediados del s. XIX cuando desarrolla una gran actividad comercial y financiera.

Gijón
Gijón con sus 262.658 habitantes y una extensión de 185,5 Km2, es la capital de la Costa Verde. Los orígenes de la villa se remontan bastantes siglos antes de Cristo. Sus primeros pobladores no tardaron en descubrir la privilegiada situación del Cerro de Santa Catalina, como lugar ideal para ubicarse en esta atalaya en forma de península, que ofrecía todas las ventajas para su asentamiento, el cual protegieron con una muralla -actualmente descubierta en el plan de excavaciones arqueológicas-. Hoy además de un excelente marco paisajístico, el cerro conjuga todos los aspectos históricos, culturales y arquitectónicos, ofreciendo a la ciudad, un lugar de esparcimiento incomparable, con un mirador natural y con la obra de Chillida "Elogio al Horizonte".

Más de dos mil años de Historia y la personalidad del Norte Español han modelado la manera de ser de las gentes y de la ciudad de Gijón. La Villa de Jovellanos, paso del Camino de Santiago en su variante costera, extremo de la importante Ruta de la Plata, es hoy una ciudad humana, cálida y acogedora. Un área urbana renovada que no oculta la permanente presencia del Cantábrico, con sus playas y acantilados y un verde cinturón de suaves montes, nos confirma que nos encontramos en la Costa Verde transladándonos, en pocos minutos, desde espacios urbanos en los que conviven las más modernas esculturas contemporáneas con el testimonio de un rico pasado, a un mundo rural donde priman hórreos y caserías.

Una activa red de museos ubicados, en su mayor parte, en edificios gratamente recuperados para el público, instalaciones para la práctica de deportes de competición y de participación, una amplia oferta hotelera, un atractivo y variado comercio convierten a Gijón en la capital turística del Principado de Asturias, sede de ferias, congresos, grandes conciertos y acontecimientos culturales y deportivos.

La cálida acogida de Gijón se manifiesta en sus habitantes, en su forma de ser y de relacionarse. Tal vez por ello sea imprescindible compartir y saborear, siempre en grupo, la bebida, nuestra bebida: la sidra, extraída de un fruto abundante y generoso: la manzana.

Hoy es una ciudad abierta al mar, que posee el puerto de más tráfico marítimo del mundo por metro cuadrado de superficie. Uno de los más importantes recursos turísticos de la ciudad es la playa de San Lorenzo, con un paseo marítimo de cinco kilómetros de longitud. Por el popular "Muro" que domina la bahía, y desde cuyos extremos, el Cerro de Santa Catalina y la Providencia, se pueden admirar bellas panorámicas.

El entorno de la ciudad mantiene las tradiciones de la vida rural en sus típicas aldeas, en un marco incomparable de verdes valles y hermosas praderas, tanto en el centro, como en los alrededores. Existen numerosas zonas verdes de esparcimiento y recreo, cuyos mejores exponentes son el Parque de Isabel La Católica y el Monte de Deva.

Gijón es un sitio para descansar y divertirse. Los festejos de la villa se suceden a lo largo de todo el año como el "Antroxu" o Carnaval..., aunque es durante el verano cuando se convierte en la capital cultural de Asturias: "La Semana Negra", "Festival Internacional de Cine", "Día de Asturias", "Fiestas de Begoña", "Feria Internacional de Muestras de Asturias"...; se suceden los conciertos, desfiles, actividades deportivas, jornadas culturales, espectáculos, que ambientan un Gijón lleno de vida y animación.

Muchas son las cosas que quedan en la memoria cuando se abandona la ciudad. Algunas no están descritas y la mayor parte, sólo esbozadas. Todas, las que hacen de Gijón un recuerdo imborrable que invita a volver.

Avilés
Avilés es uno de los asentamientos de población más antiguos del Cantábrico, con una parte antigua muy peculiar, el puerto y la ría con modernas industrias.

Aviles es un pequeño concejo, de 26 Km cuadrados de superficie, emplazado en el centro de la costa asturiana, a 26 Km de la capital. Dispone del segundo puerto en importancia de la region, en una posicion central, que atesora ademas, un privilegiado nudo de comunicaciones (incluido el aeropuerto de Asturias a 14 Km) , y donde finaliza el eje asturiano mas desarrollado. La instalacion de Ensidesa (actual Aceralia) que en 1957 encendio su primer horno alto, dio un vuelco a la economia, la historia y demografía de Aviles. Las fiestas son una de las señas de identidad mas caracteristicas del concejo, en los momentos estrategicos del año.

La primavera es recibida con la fiesta de Bollo a base de carrozas y entrega de bollos escarchados (la especialidad gastronomica mas destacada del concejo, junto a la merluza a la avilesina y la caldereta Pachico). La celebración de la Pascua es consecuencia del final de una Semana Santa que en Aviles, con 6 cofradias activas, pasos y procesiones de gran tradicion popular, alcanza las dimensiones mas importantes de Asturias. Tambien se celebra San Agustin, San Juan, San Pedro, Virgen del Carmen, Santa Ana, y el Antroxu con el masivo gigante y alocado desdenso fluvial del monumental por calles peatonales o barrios semirrurales, la playa de Salinas, etc. En definitiva, Aviles es hoy una ciudad tranquila en la que le peaton, a ido conquistando terreno, muy lejos de la imagen negra que dejo la industrialización alocada que para bien y para mal, es cosa de otro tiempo.

Durante mucho tiempo Avilés ha sido la olvidada de turismo asturiano. La razón hay que encontrarla en la instalación, en la mitad del siglo actual, de un gran complejo siderúrgico que oscureció la gran riqueza del patrimonio histórico de la ciudad. Actualmente la factoría ha cerrado gran parte de sus instalaciones, lo que ha devuelto ha la ciudad un aire limpio. Paralelamente a este proceso, el ayuntamiento avilesino no puso en marcha, en 1996, un Servicio de Promoción Turística. Actualmente el turismo está en un constante auge creciente

Es por esta extraordinaria monumentalidad por lo que la UNESCO ha declarado a las tres ciudades Patrimonio de la Humanidad.


Actividades deportivas

En tierras asturianas, la naturaleza y la fauna se funden con las leyendas, con la historia y con el arte. Se pueden combinar diferentes actividades: descensos en canoa, senderismo, observación de la naturaleza, pesca, visitas guiadas, etc.
El descenso del río Sella dura entre 4 y 6 horas. Son 15 KM aunque se puede acortar dependiendo de las capacidades. Así y todo cualquier persona puede hacerlo ya que cada canoa lleva su ritmo. También se puede tomar el río como un reto e intentar recorrerlo en el menor tiempo posible, pero la mayor parte de la gente prefiere parar en las orillas con frecuencia, descansar, observar el paisaje, reponer fuerzas comiendo, etc. La salida de Arriondas suele realizarse entre las 11 y las 13 horas.
A lo largo del río existen muchos lugares para hacer un alto en el camino y comer. Uno de los mejores sitios para ello es Toraño.


El Oriente de Asturias cuenta con interminables playas.
Las playas de Asturias
Playas de Villaviciosa
Playas de Colunga
Playas de Caravia
Playas de Ribadesella
Playas de Llanes
Playas de Ribadedeva

Parques naturales

Grutas y Cuevas, Bosques y Montañás.
Cueva Rosa, Los Bufones de Arenilla, Reserva del Peloño.
Cueva de Llovio, Costa Oriental, Saucedal de Panes.
Cueva del Jitu (Onis), Costa de los dinosaurios, Sierra del Cuera.
Cueva del Sidron, El Sueve, El Toneyu de Amieva.
Torca del Picu Urriellu, El Trave de Cabrales.

Para hablar de la historia de Asturias siempre hay que hablar de su naturaleza. Enmarcada por las montañas y el mar, su forma de vida, costumbres y cultura se han mantenido prácticamente intactas, sin mezclarse, durante siglos. En el siglo VIII, D. Pelayo consiguió derrotar a los árabes en la batalla de Covadonga porque la montaña los aislaba y formaba un escudo frente al invasor. Este aislamiento ha sido el que ha permitido el nacimiento del arte Prerrománico Asturiano, cuyos monumentos más representativos han sido declarados "Patrimonio de la Humanidad" por la UNESCO.
La relación entre el hombre y su entorno ha dejado muestras artísticas de gran valor histórico: Tito Bustillo, El Pindal, Candamo o el Buxu, son museos naturales de pinturas y grabados palietales de belleza singular, y el Neolítico, cuyo clima permitió al hombre salir de las cuevas, nos ha legado restos fabulosos de su cultura como el Dolmen de Santa Cruz o el ídolo de Peña Tú.
Hoy podemos recorrer la historia de Asturias viajando por sus pueblos, son incalculables los vestigios históricos que se conservan: desde los castros romanos hasta nuestros días, pueden disfrutarse construcciones de todos los periodos artísticos en perfecto estado. El románico, el gótico, el renacimiento y el barroco tienen excelentes representantes por los pueblos y ciudades del Principado.
En el siglo XIX , con la migración a América, se transforma la arquitectura rural de algunos parajes, “los indianos” al regresar de América construyen “las casonas”, ostentosos palacios modernistas que se hacen presentes en toda la región.
Pero la verdadera fuerza de Asturias es su naturaleza, el paisaje , la flora y la fauna que es el arte vivo de esta tierra.

Los Espacios Naturales de Asturias ocupan una gran extensión, la Red Regional de Espacios Naturales Protegidos (RRENP) es la organización que se ocupa de su protección y estudio. Se clasifican en Parques Nacionales y Naturales, Reservas Naturales, Paisajes Protegidos y Monumentos Naturales.
Cada uno tiene unos valores y características naturales: estuarios, bosques, cascadas, montes, prados… están llenos de vida y cuidados con mucho esmero.
Las leyendas en Asturias son inseparables a su historia, si hacemos una ruta por sus parques, conoceremos que las leyendas de Asturias cobran vida a cada rato, porque si llueve, es el Nuberu quien así lo quiere; si hay viento, el Ventolín nos saluda, y si nos aparecen las maletas revueltas, sin faltar nada, no hay por qué preocuparse, es el Trasgu haciendo de las suyas, en Asturias, cada camino conduce a un sueño diferente
Uno de los parques más importantes de España es el Parque Nacional Los Picos de Europa se encuentra enclavado en la Cordillera Cantábrica, entre las provincias de Asturias, León y Santander. Su vasta extensión comprende territorios pertenecientes a los concejos de Amieva, Cangas de Onís, Onís, Cabrales, Peñamellera Alta y Peñamellera Baja.

En 1918 su Majestad Don Alfonso XIII, declaró Parque Nacional de España el de la Montaña de Covadonga.
En 1995, la singular belleza e interés paisajístico, natural y geológico de este espacio de gran extensión, hizo que pasara a declararse Parque Nacional de los Picos de Europa. Las montañas de los Picos de Europa son formaciones de hace 300 millones de años, de encrespados paisajes e impresionantes dientes de sierra.
Distintos plegamientos y glaciaciones han conformado un tortuoso paisaje modelado por el hielo y el efecto de las aguas sobre la piedra caliza, formando grandiosos Karst de montaña.
Se combinan una gran variedad de paisajes diferentes, en el que viven de manera natural especies animales que están en peligro de extinción. Es habitual observar el vuelo del águila real, a buitres y alimoches anidando en las escarpadas paredes de los montes, urogallos en las zonas forestales o a los ánades reales pescando en los lagos de Covadonga, junto a las fochas del Ercina y las chovas piquigualdas que comen lo que los visitantes les dan.
En el interior de la alta montaña pueden encontrarse rebecos, que en primavera mudan su pelaje hasta volverse de un intenso castaño rojizo. Los corzos, animales emblemáticos de estos bosques, conviven con perdices y jabalíes.
En los ríos que atraviesan los Picos de Europa se encuentran nutrias, truchas, salmones, tritones alpinos y la víbora Seoane.

Las grandes áreas de roquedo prácticamente desnudas de vegetación, constituyen la nota dominante en el paisaje de los Picos de Europa, sobre todo por encima de los 1.500 metros. En altitudes inferiores son los matorrales y pastos junto con restos de vegetación arbolada. En la zona de más fuerza forestal los tipos de bosque dominante son los hayedos, robledales, bosques mixtos y encinares. La variedad de flora es muy amplia, hay flores que nacen en condiciones extremas y siembran de colores los senderos de las cumbres.
Las características climáticas de los Picos de Europa corresponden a las del clima de alta montaña, cuyas temperaturas oscilan alrededor de los 8º C en media montaña y por debajo de los 0º C en las cumbres, donde aumentan las precipitaciones.
La vegetación natural está formada por especies propias de zonas húmedas. Los bosques ocupan una gran extensión salpicada de prados naturales. Las especies más comunes son robles (carbayu), castaños, hayas y olmos. Se han aclimatado bien árboles foráneos, como el pino y el eucalipto. La fauna es rica en especies poco comunes en el resto de España, como el oso pardo; hay también lobos, rebecos, corzos, jabalíes, zorros (raposos), águilas reales y una gran variedad de peces de ríos de aguas bravas. Para la conservación de la fauna se han creado reservas naturales como la Reserva nacional de Somiedo, el Parque nacional de los Picos de Europa y otras de menor extensión.


El oso pardo:
Es el animal terrestre más grande de toda la fauna ibérica.
La desaparición de las áreas forestales naturales elimina el futuro de la especie. La parcelación de los montes crea barreras artificiales que impiden el libre desplazamiento de las poblaciones de osos, aislándolas entre sí y reduciendo las posibilidades de emparejamiento y reproducción, así como la diversidad genética de las poblaciones (especialmente en los Pirineos y a corto y medio plazo en zonas de la Cordillera Cantábrica), aumentando los problemas derivados de la consanguinidad y dificultando la búsqueda y localización de alimento.

Flora
El castaño
Árbol de tronco recto y grueso, con copa frondosa y amplia. Hoja caediza. La floración aparece en verano. El fruto es la castaña, fuente de alimento para muchas especies, y que está envuelta en una corteza pinchosa, que le da protección en su crecimiento, está táctica de autoprotección es muy común, y podemos verla también en el hayuco fruto del haya. Medra de forma rápida. Prefiere suelos silíceos y húmedos. Desgraciadamente está atacado por una enfermedad llamada "tinta" que estas diezmando los espectaculares bosques que aún se conservan de está especie cantábrica.

El Fresno
El Fresno como todas las especies anteriores es un árbol caducifolio, su porte es grande y puede vivir hasta 200 años. Suele medrar en zonas húmedas y frescas, y es más resistente al frío que hayas y robles, aunque se mezcla con estos en los bosques cantábricos. Fuente de medicamentos naturales, sus hojas se han utilizado como forraje para el ganado. Tiene un crecimiento rápido y de ahí su presencia en los bosques mixtos donde crece entre otras cosas debido a las constantes agresiones que sufren las masas forestales y que favorecen a estas especies que se desarrollan más que los robles

Folklore

A lo largo del verano, las citas festivas se suceden a lo largo y ancho de la geografía asturiana. Los días festivos más importantes son, además de San Juan, el Carmen en julio, la Virgen de agosto (día 15) y, el 8 de septiembre, festividad de la Virgen de Covadonga, declarada fiesta de la comunidad autónoma, con su correspondiente romería; además de la de Covadonga; Virgen del Acebo; del Avellano, de la Cueva, del Carballo... El Carnaval es hoy otra de las grandes citas festivas y tiene gran auge en importantes ciudades como Avilés, Gijón y Mieres,
Tradiciones
Como es lógico no se puede pasar por Asturias y no hablar de una de sus bebida más singulares y características: La Sidra, ese jugo de manzana fermentada y servido con el arte y el duende que solo se ve y se vive en los "chigres" o sidrerías asturianas. La cantidad servida (el culín o culete) ha de ser la justa , ni escasa ni demasiado abundante, para ser consumida de un solo trago, no valen pausas ni respiros. Y el final, el sobrante ( porque siempre hay que dejar algo de sidra en el vaso), tendrá como misión limpiar el borde del vaso.
La sidra hay que beberla fresca, pero del frescor del rocío o del agua que brota de un manantial, no por el frío del hielo ni del frigorífico.
En Asturias hay más de siete mil hectáreas. de pomares, en los años impares es cuando los manzanos producen más. En un año bueno el 90 % de la manzana para sidra, nace y crece en Asturias. Como media anual, Asturias produce unos 45 millones de litros, procedentes de unos 60 millones de kilos de manzana (año 2.003).

Pesca

En Asturias se encuentran estas tres especies: Salmón Atlántico, Salmo Salar, Reo (salmo trutta morpha trutta) y trucha (salmo trutta morpha fario).
Asturias dispone de una red fluvial de ríos cortos, de fuerte pendiente y muy caudalosos, como corresponde a una geografía lluviosa y de corta distancia entre los cordales montañosos y el mar.
Se trata por tanto, de ríos de aguas rápidas, frías y muy oxigenadas, que constituyen el hábitat más adecuado para especies de salmónidos como la trucha o el salmón. La abundancia de la primera y la escasez del segundo en el resto de los ríos de la Península Ibérica hace de Asturias un lugar privilegiado para la práctica de la pesca deportiva.

Arte

Asturias posee un rico legado artístico del que destaca una autóctona arquitectura prerrománica (arte asturiano) con monumentos como Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo (Oviedo), y Santa Cristina de Lena y Santo Adriano de Valdediós en Villaviciosa. El gótico no abunda, aunque existen buenas muestras de este estilo como la catedral de San Salvador en Oviedo. La arquitectura renacentista y barroca está bien representada en numerosos palacios de Oviedo (Toreno, Camposagrado y Santa Cruz), Avilés (Ferrera) y Pravia (palacio de los Moutas). El neoclasicismo dio lugar a numerosas casonas que se encuentran en muchas ciudades y pueblos asturianos. Entre los pintores del siglo XX destacan Darío de Regoyos (Ribadesella, 1857-1913), Evaristo Valle (Gijón, 1878-1951) y Nicanor Piñole (Gijón, 1878-1978).

Santa María del Naranco
Este edifico fué construído por el rey Ramiro I, como palacio de recreo y descanso, en los terrenos de caza existentes en la ladera sur del monte Naranco. Asimismo, el rey hace construir un lugar de culto adjunto, San Miguel de Lillo, unos metros más arriba.
En el siglo XIV (finales del XIII), la iglesia de San Miguel sufre, se presume que a causa de un corrimiento del terreno, el derrumbe de su cabecera y de una parte importante de sus naves, por lo que el palacio real es transformado en esta época en la iglesia de Santa María del Naranco. El 24 de enero de 1995 fué declarada monumento nacional.

Impresionante edificio de planta rectangular (20 metros de longitud), dividido en dos pisos -de doble altura el superior- comunicados entre sí por una escalera exterior.

Sus soluciones arquitectónicas y decorativas se adelantan en más de dos siglos al arte románico.

Los costados norte y sur de este edificio, realizado sobre un alto zócalo, se encuentran recorridos por contrafuertes exteriores, estriados, que se alzan hasta la cornisa, con lo que, además de servir de refuerzos, acaban de proporcionar al edificio ese gran verticalismo que presenta.

La planta baja contiene zócalo, ventanas semicirculares, puertas de acceso y huecos de ventilación. La planta superior, dos espléndidos miradores con ventanas tripartitas de grandes dimensiones.

El mirador de la fachada este, contiene además la copia del altar primitivo de esta iglesia (el original se encuentra en el Museo Arqueológico), dos bonitos medallones con cuadrúpedos en el centro y fajas donde se encuentran grabada la cruz de los Angeles. Sobre este conjunto, la ventana con arquería de la cámara alta.

Este edifico, uno de los más importantes del arte prorrománico, contó en su interior con decoración pictórica, hoy inexistente.

San Miguel de Lillo
La Iglesia de San Miguel de Lillo fue fundada en el año 848 (s. IX) por Ramiro I, quien quiso dedicarla a San Miguel Arcángel y a Santa María.
Se localiza en los alrededores de Oviedo y en las proximidades de Santa María del Naranco.

De estilo prerrománico o asturiano en su origen, ha llegado hasta nuestros días con numerosas modificaciones.
Parece que se trató de una basílica de tres naves, separadas mediante columnas y aún conserva el pórtico con dos compartimentos laterales con las subidas al coro. Cuenta con bóvedas de hormigón y contrafuerte de sillerías con estrías y capiteles con imitación de orfebrería.
La cabecera actual, románica, puede fecharse en los ss. XIII y XIV.

En San Miguel de Lillo destaca la originalidad de su decoración escultórica con animales, figuras humanas, elementos geométricos, además de las escenas de circo talladas en las jambas de la puerta de entrada.

San Julián de los Prados

La Iglesia suburbana de los Santos Julián y Basilisa, más conocida hoy en día como de “San Julián de los Prados”, o “Santullano”, fue edificada por el Rey Alfonso II en una fecha indeterminada dentro del primer cuarto del siglo IX, probablemente con posterioridad al año 812. Con esta advocación el Rey restauraba una fundación de su padre Fruela I, vinculándola directamente con el ambiente cortesano, al situarla a inmediación de sus palacios en las afueras de Oviedo. Tras la muerte del Rey, en el año 908, Alfonso III donó “el monasterio” de San Julián, con sus “triclinios” y demás edificios, a la catedral de San Salvador.

El conjunto pictórico de la iglesia de San Julián ilustra ,como ningún otro contemporáneo, el sentido simbólico otorgado por la liturgia cristiana al viejo repertorio estético romano utilizado en las pinturas parietales al fresco, con sus arquitecturas fingidas empleadas como marco de exaltación de la Iglesia Católica y de la Santa Cruz.