Learn Spanish with Escuela Internacional
 
LAS ISLAS BALEARES

Situación

En el Mediterráneo hay un conjunto de Islas que forman La Comunidad Autónoma de Baleares , situadas a 95 Km. de la costa valenciana.
Este archipiélago está dividido en dos grupos de islas, al Norte las Gimnesias (Mallorca, Menorca y Cabrera) y al Suroeste las Pitiusas: Ibiza y Formentera. La superficie de las islas es la siguiente: Mallorca tiene una superficie de 3.640 km2, Menorca de 690 km2, Ibiza de 541 km2 y Formentera de 100km2.

Su clima es suave y sus playa y paisajes diferentes a otra zonas de la península, hacen que se haya desarrollado el turismo bastante, y así se ha convertido en un lugar cosmopolita visitado desde todos los lugares del mundo. El aeropuerto de la capital, Palma de Mallorca, es el que tiene más tráfico de España.

Historia

Las islas Baleares tienen unos orígenes antiquísimos. De la época del megalítico, se han conservado innumerables restos de gran importancia a la hora de estudiar la prehistoria europea. En la isla de Menorca, se encuentran unos 500 monumentos prehistóricos, esa es la razón por la que se la ha denominado museo al aire libre. Estas huellas se concretan en los célebres talayots, taulas y navetas, construcciones funerarias o probablemente relacionados con rituales y ceremonias de origen religioso y guerrero.

Ya en el año 415, los pueblos germánicos conquistaron las Islas Baleares, y a partir de este momento y a lo largo de la Edad Media, estas islas han tenido una historia muy completa, pero a veces confusa, al mezclarse pueblos como los bizantinos o los normandos. Se puede decir que todos los pueblos que han navegado por estas islas han dejado su huella.

El año 903 d. C., las Baleares fueron conquistadas por los árabes, que permanecieron en el archipiélago hasta la reconquista de las Baleares por el rey Jaime I de Aragón en el 1229, pero las islas siguieron teniendo numerosos ataques de piratas turcos y norteafricanos, entre los que destacan el legendario Barbarroja, en el siglo XVI. Aún no llegó la paz.

Con todas estas invasiones, el poder de las islas se fue formando poco a poco y, quizás, al margen del poder central de España. Esta autonomía que les caracterizaba, hizo que formaran una sociedad rígida en jerarquías, con un Derecho Civil propio. La mayoría de la sociedad estaba formada por propietarios agrarios y minorías de comerciantes, destacando los judíos, que antes se habían instalado en la península y fueron expulsados.

A mediados del siglo XIX, se inauguró la primera línea regular de barcos de vapor entre Baleares y la Península. Más tarde, vendría el turismo de masas. La historia hace huella distinta en cada una de las Islas de esta Comunidad. Vamos a ver algún dato más que nos ayude a conocer a fondo cada uno de los componentes de la Comunidad de las Islas Baleares:

Mallorca

La tradición y la historia es el aspecto más característico de Mallorca. Fenicios, griegos, cartagineses, romanos, bizantinos y moros, son los pueblos que conforman esta bella isla, todas estas civilizaciones aún hoy se pueden encontrar. Jaime I el Conquistador, desembarca en 1229 en la isla y desde entonces pasa a la corona de Aragón. A su muerte deja como rey de Mallorca a su hijo Jaime II, pero la independencia no duraría mucho, y en 1343 pasa de nuevo a la corona de Aragón.

El turismo empezó a llegar a la isla a principios del siglo XX, en los años veinte y, hasta la guerra civil, fue creciendo, especialmente turistas intelectuales y artistas. Mallorca es la isla más grande del archipiélago y también la que más cosas tiene para ver. Se pueden hacer muchas excursiones, iniciándose desde Palma, la capital de la isla. Por ejemplo la visita al Puerto Soller -hay un tren especial-, o la excursión a la Península de Formentor, en el extremo noreste de la isla, con pinares, calas salvajes, bahías y pueblos en medio de la montaña. Hay bastantes complejos turísticos en Palma, pero la mayoría están concentrados en la zona oriental. Además de las playas, el interior de esta isla es montañoso. En Palma se centra una larga historia de comercio marítimo. Uno de los puertos costeros más visitado de la isla, es San Telmo, fortaleza del s. XVI. La ciudad se divide en una parte más moderna, de este a oeste, y la parte vieja donde está la Bahía de Palma, y donde encontramos algunos lugares y monumentos arquitectónicos para visitar como el Castillo de Belver, la Catedral La Seo, el Palacio del Arzobispado, la Iglesia y Monasterio de San Francisco y la Iglesia de Montesión.

No hay que olvidar las maravillosas playas de Mallorca, playas como las de El Portixol, El Molinar, Coll d'En Rebassa, Santa Ponça, Can Pastilla, Playa de Formentor, Bahía de Pi, Santanayí, etc

Manacor es la segunda ciudad importante de las Islas Baleares. Tiene una producción extensa de muebles y objetos de vidrio hueco y perlas.

Menorca

En Menorca se asentaron y dejaron sus huellas las civilizaciones más importantes de la antigüedad; griegos, cartaginenses, romanos, vándalos, bizantinos y moros. En el año 1231 pasa a la corona de Aragón. Posteriormente se da un período de frecuentes ataques piratas, inestabilidad que se aprecia aún en los monumentos defensivos conservados. El Tratado de Utrecht hace que la isla quede bajo la corona británica por casi cien años; en este tiempo se han dejado huellas indiscutibles en la arquitectura o en los dialectos. Todo desencadena numerosas luchas por el dominio de la isla entre ingleses, españoles y franceses, y termina pasando, aunque por poco tiempo, a la corona francesa. Fueron estos últimos años los más sangrientos de su historia, finalizando en 1802 con la Paz de Amiens , fecha en la que las Islas Baleares vuelven a formar parte de la corona española.

Menorca es la segunda isla más grande del archipiélago, se encuentra situada a 40 km. al noreste de Mallorca, con una superficie de 216 km. de costa con multitud de playas y calas solitarias. Presenta una atmósfera casi libre, a diferencia de Mallorca que está más explotada por el turismo. La capital es Mahón, y los monumentos más destacados son la Casa Consistorial, la Iglesia de Santa María y la Iglesia de San Francisco. Pero la antigua capital de la isla era Ciudadela, y aquí se puede visitar la Catedral y varios Palacios e Iglesias medievales. Ha sido declarada Monumento Histórico Artístico Nacional. Aunque sus carreteras están apartadas de las playas, no es difícil el acceso a las mismas. A diferencia de Mallorca, Menorca ha preservado sus tradiciones ganaderas y de trabajo de productos de cuero, lo que la hace económicamente menos dependiente de los ingresos generados por el turismo.

Ibiza

Aquí la huella de fenicios, cartagineses, romanos, vándalos, bizantinos, moros y normandos, es la más destacada. Fue considerada como un enclave estratégico del Mediterráneo, donde tuvieron lugar grandes luchas y donde se derramó mucha sangre. En sus yacimientos y museos se encuentran importantes pruebas de lo mencionado. Ibiza fue una importante colonia cartaginesa, posteriormente fue colonia romana, y tras la conquista por los vándalos y bizantinos, que no duró mucho, la isla cae bajo poder musulmán en el año 707. Durante el reinado de Jaime I, pasa la isla, como todas las Baleares, a manos cristianas. A partir de aquí se dieron lugar una serie de incursiones piratas, llegando a poner a prueba la estabilidad insular.

En especial para los jóvenes, Ibiza es uno de los sitios turísticos más populares de España, hay mucha vida nocturna y ésta comienza desde la tarde en las calas o en la ciudad y termina pasando la noche en alguno de los innumerables locales de moda y discotecas cerca de la playa. Además de las enormes playas de arena que se encuentran al sur de la capital, el paisaje de Ibiza está dominado por pinares y huertos. La capital está dominada por la Dalt Vila. Hay otras dos ciudades que merece la pena visitar y son San Antonio Abad y Santa Eulalia del Río, pueblo pintoresco de pescadores. También los pueblos de San Carlos, San José, Sant Miquel y San Juan tienen un encanto especial. Se ha bautizado así a esta isla sobre todo por su típica arquitectura blanca, y el gran turismo de la zona la ha convertido en un gran atractivo turístico. También tiene fama por su cultura hippy y sus playas nudistas.

No hay que olvidar visitar el Museo Monográfico del Puig de Molins, El Barrio de la Penya y de la Bomba, el centro histórico(Dalt Vila), la Catedral y el Museo Arqueológico.

Formentera

La historia de Formentera es paralela a la de Ibiza, pero la diferencia es que durante los ataques bereberes sus habitantes se encontraron tan indefensos que tuvieron que huir de ella. Hasta finales del s. XVII no volverían a repoblarla, cuando Formentera ya tenía defensas necesarias para garantizar la seguridad contra los ataques piratas. Es una pequeña isla de 90 km2, con una población de unos 5.200 habitantes, y está separada de Ibiza por un canal de 3,6km.

El principal pueblo de la isla es San Francisco Javier, pero dentro también hay otras poblaciones interesantes para conocer como San Fernando, La Mola o La Sabina y Las Salinas. Tiene bastantes pinares y playas preciosas, y su ritmo de vida es mucho más relajado que en el resto del archipiélago.

Cabrera

El mayor atractivo de Cabrera es su propia costa, destacando Cova Blanca y Cala Gandulf donde sólo se puede acceder por el mar. El Castillo del s. XIV se encuentra en las cercanías del puerto y sirvió de escondite para los piratas en sus ataques a Mallorca. Desde 1991 la isla de Cabrera y los otros pequeños islotes fueron declarados Parque Natural Marítimo y Terrestre. A partir de este momento y en pro de la protección de su flora y fauna las visitas a la misma se han controlado por parte de ICONA (Instituto Nacional para la Conservación de la Naturaleza).

Economía

Quien pone la fuerza a la economía en las Islas Baleares es el gran número de visitantes que reciben a lo largo del año. Este desarrollo turístico es la base de la economía y ha hecho que la vida en esta isla cambie su ritmo. Se han creado muchos puestos de trabajo, sobre todo en el ramo de la hostelería, pero se ha producido un abandono de la agricultura, sobre todo en Ibiza y en Mallorca. La construcción de complejos turísticos ha roto la armonía del paisaje natural, aunque en Menorca aún se lucha con fuerza para que no suceda. Cabrera es una zona militar y Conejera es una reserva natural prácticamente deshabitada y con una gran belleza. Por eso, en resumen, se puede decir que la economía balear ha experimentado cambios importantes en la segunda mitad del siglo XX; la agricultura ha pasado de ocupar el 40% de su población activa a poco más del 6%. El trasvase se ha producido hacia el sector terciario, que emplea a más del 70% de la población activa.

Industria y agricultura

La actividad agraria producía tradicionalmente los cultivos de la trilogía mediterránea (cereal, vid y olivo). En las últimas décadas ha disminuido la tierra cultivada, se han ampliado las zonas de regadío y se han diversificado los cultivos, que intentan orientarse al mercado que ha originado el impacto turístico.
Respecto a la estructura de propiedad de la tierra, hay que distinguir algunas diferencias entre las islas: mientras que en Ibiza predominan las pequeñas y medianas explotaciones, en Menorca hay grandes propiedades que emplean mano de obra asalariada; esta estructura menorquina se ha visto favorecida por el sistema de “hereu” o heredero único de la propiedad. En Mallorca se dan todos los tipos de explotación: en el norte grandes propiedades y en el resto de la isla predominan las pequeñas y medias. Actualmente, se está produciendo un cambio de la estructura de propiedad de la tierra.

En Mallorca e Ibiza hay gran cantidad de cultivos arbóreos, sobre todo almendros (la higuera y el algarrobo, importantes en tiempos pasados, están en retroceso), alternando con los herbáceos (forrajes) y con una gran producción de hortalizas. En Menorca, debido al fuerte viento, el árbol es prácticamente inexistente y predominan los cultivos herbáceos (cereales y forrajes).
La ganadería es una actividad menor, aunque el vacuno para la producción de leche y la fabricación de quesos cuenta con una cabaña de 35.311 cabezas. El ovino se ha incrementado en los últimos años llegando a contabilizar unas 300.000 cabezas que cubren, en parte, la mayor demanda de carne debida al sector turístico.
Los recursos pesqueros, de gran tradición en las islas, se han visto muy reducidos por la sobrepesca y la contaminación. Existe una flota de bajura que atiende la demanda de pescado fresco y que recala en los puertos de Palma, Alcúdia, Andraitx, Mahón (Maò) y Ciutadella.

Aparte de la construcción, que es sin duda la principal actividad, existen algunas industrias tradicionales que se mantienen, no sin pasar periódicas crisis, como el calzado, la bisutería y el mueble. Hay empresas de curtido de pieles para proveer la industria zapatera y la de confección, de productos agroalimentarios (quesos, embutidos y bebidas alcohólicas), y las dedicadas a la fabricación de productos de artesanía para el mercado turístico.

Lengua

Extendido entre toda la población, y con una procedencia del catalán, en todas las islas se habla el mallorquín. Hasta la llegada de la democracia, se hablaba entre la población rural y se utilizaba como lengua familiar, pero ya desde la Constitución Española en 1978, se convirtió en símbolo del nacionalismo.

Población

Las Islas Baleares tienen una población de derecho de 878.627 habitantes. Esta cifra supone el 1,8% del total del Estado español.

La distribución de la población balear es muy desigual, concentrándose en su mayoría en la isla de Mallorca, que congrega el 80,11% de los habitantes. El 11, 07% de habitantes vive el las Pitiusas (Ibiza y Formentera) y el resto, 8,82% reside en la isla de Menorca.

Organización política y estatuto de autonomía

El Estatuto de Autonomía de la comunidad autónoma balear fue aprobado a principios de 1983. Se han celebrado elecciones autonómicas en los años 1983, 1987, 1991 y 1995 en las que siempre ha resultado vencedor el Partido Popular. En las últimas elecciones también resulta vencedor el Partido Popular. Los órganos para el autogobierno son los Consells Insulars, encargados del gobierno y administración de cada isla (Ibiza y Formentera tienen un Consell común para ambas), el Parlament, que ejerce la potestad legislativa, el President, elegido por el Parlament, y el Govern Balear, órgano ejecutivo elegido y dirigido por el President.

Arte y cultura

No es casualidad que todos los creadores – en el sentido más amplio de la palabra – hayan elegido al archipiélago como lugar de inspiración y emanación de su obra. Las islas ofrecen, por un lado, lugares aislados propicios para la creación de la obra y, por otro, la excitación de un contacto permanente con los otros circuitos expositivos, culturales y musicales contemporáneos.
La evocación de su historia milenaria, como son los restos megalíticos o los púnicos, junto con la creación artística más moderna, hacen de las islas un lugar muy atractivo para cualquier creador de moda, arquitectura, pintura, cerámica, etc.

Además de su paisaje singular, las Baleares, también albergan pueblos que han atraído a numerosos artistas e intelectuales durante años. Deià, lugar en el que residió el poeta Robert Graves, y Valldemossa, donde se hospedaron entre otros, Federico Chopin y George Sand en 1838, son los más conocidos, pero hay otras villas maravillosas esparcidas a lo largo de las islas, que encajan perfectamente con el paisaje circundante.

En el campo de la música destacamos la figura de Chopin. Compositor y pianista polaco adscrito al movimiento romántico, es considerado como uno de los más grandes compositores de música para piano. Nació en Varsovia. Vivió en Viena durante dos años, en París, donde se convirtió en un prestigioso profesor, pianista y compositor. Fué en París donde conoció a una escritora francesa, George Sand, que le cuidó durante su enfermedad cuando se trasladaron a Mallorca. Vivieron en la cartuja de Valldemosa.

También Palma de Mallorca puede presumir de otro gran artista, en el terreno de la pintura: Joan Miró. Vivió sus últimos años alejado de la vorágine artística, en su tranquila residencia de Palma de Mallorca, y allí falleció. En 1992 se abre la Fundació Pilar i Joan Miró en Mallorca, con la intención de formar un centro vivo de irradiación cultural. Se abrirán más tarde muchas más salas con obras del artista, ya que la ciudad de Palma se vuelca con la obra de Miró.

Literatura

Pocos años después de la conquista de Mallorca por Jaime I de Aragón, apareció la primera gran figura de las letras baleares: Ramon Llull (Palma de Mallorca, 1232-1316), que supuso una aportación decisiva tanto para el pensamiento y la literatura medievales como para la formación del catalán literario. Era una época de confusión religiosa y Anselm Turmeda (Palma de Mallorca, c. 1352-c. 1450), fraile franciscano, fue otra de las grandes figuras literarias. Escribió en árabe Tuhfa y en catalán el Llibre de les bons amonestaments (1397) y las Cobles de la divisió del regne de Mallorques. Ya en el siglo XV y dentro de la poesía cortesana, poetas como Arnau Descós figuran en el cancionero de Ripoll.

El clasicismo, desde el renacimiento hasta el siglo XVIII estuvo dominado por las traducciones de los clásicos latinos y griegos e incluso por autores que escribieron en latín como Dionís Pont, Nicolas Romis, Joseph Pueyo y el padre Bartolomeu Pou, profesor en la Universidad de Bolonia y que tradujo "Los nueve libros de la Historia de Herodoto", que no se publicó hasta 1846.
El romanticismo tuvo una enorme fuerza en Baleares, pero dado que este movimiento miraba la edad media como motivo de inspiración nacional, aquí se sintió como un acicate que tendría posteriores consecuencias para un despertar local y para fijar una lengua diferencial con su tronco común; se tradujeron desde las Noches lúgubres de Cadalso hasta cuentos de Quevedo; Fernando Patxot (1812-1859) escribe títulos tan sugestivos como Las ruinas de mi convento, Mi claustro o La cruz del bosque. Es el momento en que aparece la revista literaria La Palma (1840) en la que escribe José María Quadrado, que será el alma de la renaixença mallorquina y que creará los Jocs Florals como una recreación del pasado cortesano medievalista. Miquel Costa (Pollença, 1854-1922), romántico tardío a la manera de Lamartine, escribió en mallorquín y castellano Poesies (1885) y Joan Alcover (Palma de Mallorca, 1854-1926), Meteoros (1901) y Records de Soller (1901). El noucentisme se manifestó en una escuela mallorquina vigorosa, con representantes como Gabriel Alomar (Palma de Mallorca, 1873-1941) o Mario Verdaguer (Mahón, 1855-1963).
Otros nombres importantes del siglo XX son el poeta Miguel Villalonga (Palma de Mallorca, 1899-1946), el novelista Llorenç Villalonga (Palma de Mallorca, 1897-1980), Bartolomé Roselló-Porcel (Palma de Mallorca, 1913-1938), Joan Bonet (Palma de Mallorca, 1917- ), Baltasar Porcel (Andraitx, 1937- ) o Blai Bonet (Santanyi, 1926- ).

Lugares Patrimonio de la Humanidad

Cuatro enclaves históricos y naturales de la isla de Ibiza han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: las Praderas de Posidonia, el barrio de Dalt Vila, la Necrópolis del Puig des Molins y el Yacimiento púnico de Sa Caleta.

Dalt Vila, el recinto amurallado, es una muestra clave de la arquitectura militar del Renacimiento. Construidas en época de Felipe II, las murallas fueron diseñadas en el siglo XVI por el ingeniero italiano Giovanni Battista Calvi y posteriormente ampliadas por Jacobo Paleazzo. Ocupan 300.000 metros cuadrados y fueron declaradas Monumento Nacional en 1946. Desde hace años, es el principal atractivo cultural de Ibiza. Distintas civilizaciones han dejado su huella en este conjunto histórico, en el que encontramos la Almudaina, el Castell, la catedral y otros edificios de gran interés.

El poblado fenicio de Sa Caleta y la necrópolis del Puig des Molins dan a la isla una vital importancia en la economía mediterránea, especialmente durante el largo período fenicio-cartaginés. La necrópolis, la mayor del mundo, tiene 50.000 metros cuadrados de superficie. Su mayor atractivo son les 3.000 sepulturas púnicas en hipogeo. En el municipio de Sant Josep se encuentra Sa Caleta, un yacimiento de valor inigualable para conocer la distribución urbanística fenicia entre los siglos VIII y VII antes de Cristo.

El valor de la Reserva Natural de Ses Salines se ha mantenido gracias al uso de técnicas tradicionales en la explotación de la sal. Las praderas de posidonia son una especie marina que sólo se encuentra en la cuenca mediterránea, son de una riqueza biológica incomparable. Las praderas crean arrecifes naturales que protegen la costa y dan la posibilidad de mantener playas y dunas. Además, contribuyen a la depuración de las aguas, por lo que son consideradas verdaderos pulmones del Mediterráneo. Por su extensión y estado de conservación tienen una gran relevancia en el perímetro de ses Salines. También destaca la zona húmeda de ses Feixes, una reliquia agrícola árabe, y el paraje natural conocido como es Soto. Pero la isla ofrece también al visitante bienes de gran interés cultural, testigos de su larga historia.

Fiestas y folclore

Gracias a las influencias de los pobladores de las islas y de los numerosos visitantes que durante la historia han vivido en estas tierras, las Baleares toman una gran riqueza en tradiciones y folclore que hacen que cada vez sea más interesante para los turistas y viajeros. Sus fiestas se visten de intensos colores y curiosos acontecimientos.

Las fechas más interesantes por su originalidad o atractivo en cada una de la islas son:

En Mallorca:
El 5 de Enero: desfilo de la Cabalgata de los Reyes Magos en Palma de Mallorca.
El 16 de enero: fiestas des foguerons en Muro y en Soller.
El 17 de enero: fiesta de Sant Antoni en casi toda la isla.
Destaca también la de Pollença, que se celebra en en la Plaza Vieja.
El 20 de Enero: fiestas de San Sebastián en Palma
En Febrero: Carnaval en la playa de la Palma
En Semana Santa: procesiones del Jueves y Viernes Santo en Sineu.
El segundo domingo de Mayo: celebración en Soller de la vistosa escenificación del desembarco y la batalla de los sarracenos contra los habitantes de la isla, concluyendo con la victoria de estos últimos.
En Julio: Festival de Jazz de Palma
El 2 de Agosto: Fiesta de Nuestra Señora de los Angeles en Pollença
En Noviembre: Feria de Inca ; son tres domingos seguidos de fiestas y celebraciones. Justo al domingo siguiente: fiesta de Santa María la Mayor, y al Jueves siguiente: Feria de Dijous Bo de maquinaria y ganado.
El 31 de Diciembre: Fiesta del Estandarte en Palma

En Menorca:
En Febrero: Carnaval en Mahón
Entre el 23 y 24 de Junio, junto con el domingo anterior: fiestas de San Juan (tienen más de seiscientos años de antigüedad). Al día siguiente se produce el Jaleo, impresionante exhibición con juegos ecuestres de origen medieval.
El 29 de Junio: las Verbenas de San Juan
El tercer Domingo de Julio: en Mercadal la fiesta de San Martín en Mercadal
El 8 de Septiembre: fiestas de Nuestra Señora de Gracia en Mahón.

En la isla de Ibiza:
El 17 de Enero: las fiestas del patrón Sant Antoni en San Antonio Abad.
El primer Domingo de Mayo: fiesta en Santa Eulalia.
El 5 de Agosto:, celebración de Nostra Senyora des Neus en la ciudad de Ibiza
El 8 de Agosto: fiestas de la Reconquista en la ciudad de Ibiza
El 24 de Agosto: fiestas de San Bartolomé en San Antonio

En Formentera:
El 25 de Julio: festividades de Santiago Apóstol, el patrón
El 5 de Agosto: fiesta de Santa Maria de las Nieves.

Gastronomía

La cocina tradicional balear, fruto de la intensa actividad pesquera y campesina que se registraba antes de la eclosión turística, es variada, laboriosa, opulenta, mediterránea, original y exquisita.