Learn Spanish with Escuela Internacional
 
Cantabria

Cantabria es una comunidad autónoma española constituida en 1981 tras la aprobación de su Estatuto de Autonomía; en 1982 el nombre de provincia de Santander se sustituyó por el de Cantabria. Tiene una superficie de 5.321 km2 y constituye, junto con otras seis comunidades, una de las siete comunidades uniprovinciales españolas (Madrid, la Región de Murcia, La Rioja, la Comunidad Foral de Navarra, el Principado de Asturias y las Islas Baleares). Limita al norte con el mar Cantábrico, al oeste con el Principado de Asturias, al sur con Palencia y Burgos (en la comunidad autónoma de Castilla y León) y al este con Vizcaya (en la comunidad autónoma del País Vasco).

Población

Cantabria tiene una población (según estimaciones para 2003) de 549.690 habitantes, lo que representa una densidad de 103 hab. / km2. Su población está desigualmente repartida. La industrialización ha provocado fuertes migraciones internas desde las tierras del interior, rurales y montañosas, hacia las zonas industriales y urbanas, en especial hacia Santander, la capital, que cuenta con 180.717 habitantes, y Torrelavega, principal núcleo industrial, donde viven 55.477 personas. En esta comunidad pocas poblaciones superan los 15.000 habitantes, sólo Reinosa, Castro-Urdiales, Laredo y Santoña.

Historia

No hay una teoría segura acerca del origen etimológico del nombre de Cantabria, aunque parece probable que el término "cántabro" procede de la raíz "cant", frecuente en nombres celtas y que significa roca, y del sufijo "abr", utilizado en numerosas regiones celtas. De esto, se deduce que el término "cántabro" vendría a significar "pueblo que habita en las peñas" o "montañés".

Llegado el siglo VII se pierde el nombre de Cantabria sustituido por el de Asturias de Santillana (zona noroccidental de la actual región), Liébana o Trasmiera. Este fue el refugio de los cristianos que huían de la ocupación musulmana, de sus costumbres y de su religión. Cantabria se integró casi toda en el reino de Asturias, para después pasar a formar parte de Castilla.
Como figura destacable de esta época debemos señalar al Beato de Liébana, monje cuya obra es importantísima: Comentarios al Apocalípsis (776-784).

En 1581, con la creación iniciada por los Reyes Católicos de la provincia (llamada de los nueve valles), Cantabria tiene que someterse a la jurisdicción real.
A partir del siglo XVII se experimenta un claro aumento de población gracias a la distribución del maíz, que al tener un rendimiento mayor que el resto de los cereales que tradicionalmente se cultivaban, logró aminorar la pobreza y escasez de la zona.
En una reunión celebrada en 1778 en la Casa de Juntas de Puente San Miguel, los representantes de las diversas jurisdicciones de la región toman la decisión de autoconstituirse en provincia de Cantabria. Esta decisión sería aprobada un año más tarde por Carlos III.

Muchos emigraron sobre todo a Andalucía y América, de donde surgen las figuras del jándalo y del indiano; el primero emigraba a Andalucía y el segundo a América ( caso de Antonio López, quien tras diez años en Cuba volvió a España y gracias a su fortuna y buenas relaciones con la casa real fue nombrado Marqués de Comillas).
Con la pérdida en 1898 de las últimas colonias americanas, Santander sufrió un duro golpe económico, pues ello significaba el cierre casi total del comercio marítimo con las Antillas. Fue de este modo como la economía agropecuaria empezó a dirigirse hacia la producción lechera.
Durante los años sesenta se vivió un despegue en el sector industrial, hecho que favoreció principalmente a Santander, Torrelavega, Maliaño, Reinosa y el Astillero.
En 1983, ya con un ambiente democrático, la provincia de Santander se constituyó en la Comunidad Autónoma de Cantabria

Sociedad

La sociedad cántabra tenía una estructura matriarcal. La propiedad residía en la mujer, que cultivaba el campo, mientras que el hombre se dedicaba a la caza y la guerra. Su lenguaje nos es prácticamente desconocido. Se podría suponer que la lengua cántabra era del mismo grupo que la de los vascones, al menos en parte. Es probable que los cántabros hablaran uno o varios dialectos celtas, en cualquier caso, para los romanos era de difícil pronunciación.

Economía

Las densas masas boscosas proporcionaron abundante fuente energética a las ferrerías y a la industria naval establecida en Santoña y Astillero, pero poco a poco fueron reduciendo su extensión. Sus importantes minas de cinc, localizadas en la parte occidental, y las de hierro, al este de la comunidad, han favorecido su industrialización.
La industria es la actividad económica fundamental, proporcionando empleo a casi el 40% de la población activa. La ganadería, la pesca y los servicios, especialmente el sector turístico, son también componentes básicos de su desarrollo.
El desarrollo industrial de la región estuvo vinculado, en un principio, a la minería, pero pronto diversificó su actividad hacia la metalurgia, la química y la alimentación. Las industrias metálicas —siderurgia, construcción naval y automoción— son las más importantes por el valor de su producción y por el número de puestos de trabajo que generan, aunque hoy sufren un proceso de reconversión. Reinosa y Torrelavega son las ciudades más importantes de este tipo de industria.

El atractivo turístico de Cantabria hace que anualmente medio millón de personas se desplacen a ella, tanto al litoral, sobre todo el occidental, como por el interior. Los Picos de Europa atraen cada vez más el turismo de montaña. La crisis del sector industrial, pesquero y ganadero, que debe someterse a los límites establecidos por la Unión Europea, está provocando que se fomenten, en mayor medida, las actividades terciarias relacionadas con el tiempo libre.
Torrelavega es, además, el centro principal de la industria química de la región, que proporciona carbonato de sosa, ácido sulfúrico, caucho y celulosa, entre otros productos; Santander y Castro Urdiales tienen también industrias químicas.
Las industrias de conservas y lácteas se localizan respectivamente en las villas costeras —Santoña, Laredo y Castro Urdiales— y en las zonas rurales, y han transformado las tradicionales actividades pesqueras y ganaderas. Las sardinas, las anchoas y las vacas lecheras son la base de los productos elaborados que generan estas industrias.

 

Producción minera

La diatomita es una roca sedimentaria silícea, constituida mayoritariamente por la acumulación de restos esqueléticos fosilizados de unos organismos unicelulares llamados diatomeas, relacionados con las algas. El trípoli, es una forma de sílice no orgánica de partícula fina, resultado del lixiviado de calizas silíceas o cherts calcáreos. Mineralógicamente, ambas sustancias están compuestas por ópalo A.La producción nacional de diatomita y trípoli en los últimos años ronda las 66 kt, aunque los datos provisionales de 2002 parecen indicar cifras algo más bajas.
Toda la producción de diatomita procede de Albacete y la única zona de España con producción de trípoli es Cantabria.


Recursos naturales

Los montes de Cosgaya están poblados por un magnífico bosque de hayas que daba cobijo a urogallos y osos pardos. Precisamente en estos bosques, un oso devoró a Favila, hijo de don Pelayo, ocupando el trono astur Alfonso I.

Los picos de Europa


Los Picos de Europa es el espacio protegido más extenso de España, con 700 km.. cuadrados. Esta extensión se reparte entre Cantabria, Asturias y León, englobando los tres macizos de los Picos de Europa. Originalmente el Parque Nacional, llamado de Covadonga, sólo incluía el macizo occidental de los Picos, en territorio de Asturias y León, pero en 1995 se extendió a los otros dos macizos, incluyendo la parte cántabra de los Picos. Se trata de un Parque Nacional destinado a la protección de las montañas cantábricas, donde se albergan algunas de las mejores representaciones de los bosques atlánticos españoles (hayedos y robledales de Liébana, Valdeón y Sajambre principalmente), así como varias especies de animales en grave peligro de extinción (oso pardo y urogallo sobre todo), abundando otras como el rebeco, el corzo, el jabalí, el lobo, las diversas rapaces, etc...


El valle de Soba

A pesar de que el nacimiento del Asón, en el valle de Soba, es una de las zonas menos conocidas de esta región, es sin duda, una de las más hermosas.

Conserva vírgen su naturaleza y costumbres de marcado carácter rural, además de presentar una amplia variedad paisajística, a lo largo del discurrir de sus ríos que se abren paso entre bosques de roble, hayas y encinas, hasta sus desembocaduras en rías y marismas. Entre las abruptas montañas del Valle de Soba fluyen los ríos Asón y su afluente, el Gándara


Playas

A lo largo de los 283 Km. de litoral cántabro nos encontramos con 70 playas, unos de los principales atractivos turísticos de la región, que cada año atrae a centenares de miles de veraneantes. La mayoría de las playas se sitúan junto a importantes localidades que disponen de una amplia oferta hostelera y sobradas infraestructuras.

Quince de estas playas han sido distinguidas con la bandera azul de la Fundación Europea de Educación Ambiental por factores tales como la calidad de sus aguas, su seguridad o su accesibilidad para discapacitados. Podemos decir que Cantabria posee algunas de las playas más bellas y largas del norte de España.

Cantabria ofrece otras muchas posibilidades compatibles con las playas durante las vacaciones, como es el turismo rural, el contacto con la naturaleza y la montaña, los deportes de aventura, los hermosos pueblos marineros y rurales, una rica y variada gastronomía, recorridos por el patrimonio arquitectónico o la oferta cultural de una ciudad bella y moderna como es Santander.

Se pueden destacar algunas:

Playas de la Costa Occidental de Cantabria:

- Oyambre: Acceso por una carretera que une Comillas con San Vicente de la Barquera. La playa es apoyada, con 1200 m. de longitud, con pendiente y desnivel suaves. El acceso es peatonal y rodado, con parking. Vigilancia: protección civil del 20 junio al 20 agosto. La limpieza es diaria y hay contenedores y duchas. La arena es fina y de color blanco. Se puede practicar surf, windsurf, palas, voleibol, fútbol y deportes en general. Prohibido llevar perros.

- Comillas: En Comillas, una de las villas más importantes, bellas y turísticas de Cantabria, imprescindible visitar el Capricho de Gaudí.. La playa es encajada, con 550 m. de longitud, con pendiente y desnivel suaves. El acceso es peatonal y rodado, con parking. Vigilancia: cruz roja del 1 julio al 15 septiembre. La limpieza es diaria y hay contenedores y duchas. La arena es fina y de color dorado. Está prohibida la práctica de deportes y llevar perros.

- Luaña(Ruiloba): La playa es encajada, con 70 m. de longitud en Ruiloba y el resto en el municipio de Alfoz, con pendiente y desnivel suaves. El acceso es peatonal y rodado, con parking. Vigilancia: cruz roja del 15 junio al 15 septiembre. La limpieza es diaria y hay contenedores y duchas. La arena es fina y de color dorado. Se puede practicar la pesca, palas y deportes en general. Prohibido los perros.

- Los Locos(Suances): La playa es encajada, con 750 m. de longitud, con pendiente suave y desnivel muy elevado. El acceso es peatonal por escalera, con parking a 30 m. Vigilancia: cruz roja del 1 julio al 1 agosto. La arena es fina y de color dorado. La limpieza se realiza a diario, hay contenedores y duchas. Se puede practicar la pesca, surf y windsurf. Se llama así, por el gran acantilado que tiene. Cuando la marea está alta muchos son los que se atreven con sus tablas de surf a desafiar al mar.

Playas de la Bahía de Santander:

- Bikinis: Acceso por el Palacio de la Magdalena. Playa rectilinea - encajada, de 670 m. de longitud, con pendiente extraordinaria y desnivel suave. El acceso es peatonal, con parking a 200 m. Se realiza limpieza diaria y hay contenedores y duchas. La arena es fina y dorada. Vigilancia: protección civil y cruz roja del 22 junio al 22 septiembre. Prohibida la práctica de deportes y llevar perros.

- Los Peligros: Acceso por el Promontorio de San Martín. Playa rectilinea - encajada, de 200 m. de longitud, con pendiente extraordinaria y desnivel suave. El acceso es peatonal y rodado, con parking. Se realiza limpieza diaria y hay contenedores y duchas. La arena es fina y dorada. Vigilancia: protección civil y cruz roja del 22 junio al 22 septiembre. Prohibida la práctica de deportes y llevar perros.

- La Magadalena: Acceso por la Avda. Reina Victoria. A 150 m. desde el cruce a la derecha. Playa rectilinea - encajada, de 350 m. de longitud, con pendiente extraordinaria y desnivel suave. El acceso es peatonal y rodado, con parking escaso. Se realiza limpieza diaria y hay contenedores y duchas. La arena es fina y dorada. Vigilancia: protección civil y cruz roja del 22 junio al 22 septiembre. Se puede practicar vela y windsurf y hay espacio acotado para otros deportes. Prohibido llevar perros.

Playas de la Costa Oriental:

- El Puntal(Ribamontánl al Mar): Acceso por mar: Lanchas Los Reginas ( embarque: Palacete de Embarcadero, Santander ). Playa flecha, de 500 m. de longitud, con pendiente y desnivel suaves. El acceso es peatonal, con parking a 2 km. Se realiza limpieza diaria y hay contenedores. La arena es fina y dorada. Vigilancia: cruz roja del 20 junio al 15 septiembre. Se puede practicar pesca, palas y deportes en general. Nudismo libre en la zona de dunas. Prohibido llevar perros.

- Salvé(Laredo): Acceso por mar: barca de Maurilio, desde el embarcadero de Santoña. Playa flecha - barra, de 4000 m. de longitud, con pendiente y desnivel suaves. El acceso es peatonal y rodado, con parking. Limpieza diaria, hay contenedores y duchas. La arena es fina y blanca. Vigilancia: cruz roja del 15 junio al 15 septiembre. Espacio acotado para la práctica de deportes. Prohibido llevar perros.

- Ostende(En Castro Urdiales): Playa encajada de 1100 m. con pendiente notable y desnivel suave. El acceso es peatonal y rodado, con parking. Limpieza diaria, hay contenedores y duchas. La arena es gruesa y de color gris. Vigilancia: protección civil del 15 junio al 15 septiembre. Prohibida la práctica de deportes y llevar perros.

Cultura

Biblioteca de Menéndez Pelayo

Dotado de una inteligencia sobresaliente, el santanderino Marcelino Menéndez Pelayo (1856-1912) fue uno de los mayores historiadores de la literatura española, una tarea que él abordó como la elaboración de «una obra de arte». A su muerte Menéndez Pelayo legó a la ciudad de Santander la biblioteca que fue formando a lo largo de su vida que él estimaba como la «única obra mía de la que me encuentro medianamente satisfecho».
El arquitecto castreño Leonardo Rucabado (1875–1918) se encargó en 1917 de diseñar en el mismo solar el proyecto para las bibliotecas municipal –actual museo de Bellas Artes– y Menéndez Pelayo. El arquitecto respetó la estructura en tres naves del pabellón original, la central cubierta con una vidriera con el escudo real de España y las ventanas laterales con los escudos de las universidades Complutense, de Salamanca, Central y de Barcelona.


Universidad Pontificia de Comillas

Desde el año 1881 se tienen noticias documentales de la intención que tenía don Antonio López de construir un centro educativo en la villa de Comillas. Barajadas distintas opciones, el marqués decidió aportar un donativo inicial de dos millones de reales para construir un seminario, en el que adolescentes de familias con escasos recursos se formaran como sacerdotes, bajo la dirección de la Compañía de Jesús.

Nació de la idea genial de un ilustre jesuita montañés, el padre Tomás Gómez (1837-1898), idea recogida calurosamente por la casa marquesal de Comillas, tanto en la persona del eficaz iniciador de la obra, el primer marqués, don Antonio López y López, como en la del segundo, don Claudio López Bru, hoy auroleado por la fama de santidad. Los marqueses de Comillas han seguido ejerciendo un eficaz patronazgo sobre la Universidad como un imperativo de tradición familiar. Jurídicamente esta institución tiene como fundador a Su Santidad León XIII. Como antes se señala, su finalidad es la formación sacerdotal, humanística y científica de jóvenes españoles y americanos, que trabajen en la viña del Señor a las órdenes de sus prelados; un centro especial de formación eclesiástica que, sin pertenecer a una diócesis, lo sea de todas. Académicamente la historia de esta institución puede dividirse en tres períodos:

- el primero, desde su fundación en 1892 hasta 1904: marcado por el Praeclaris honoris argumentis

- el segundo, hasta 1935: aquí marcada por la Constitución Deus scientiarum Dominus y de la elevación del Seminario a la categoría de Universidad.

- desde 1935 hasta la actualidad

Comillas es una verdadera ciudad universitaria, con sus tres enormes edificios: el primitivo de 1892, el construido en 1912 y el Colegio Mayor, para estudiantes jesuitas, anejo a la Universidad e inaugurado en 1944. La población escolar comillesa entre las tres Facultades superiores y el Seminario Menor de Estudios Clásicos se aproxima a los 800 alumnos, y el número de profesores jesuitas llega a los 40. El trabajo científico está basado en una biblioteca que tiene cerca de 170.000 volúmenes, con un ingreso anual de 3.500, y unas 700 revistas de todo el mundo. La Universidad y el Seminario Menor de Estudios Clásicos sostienen las importantes revistas «Sal Terrae», «Miscelánea Comillas», «Anejos a Miscelánea» y «Humanidades», dedicadas a la ilustración del clero y a la investigación de los profesores y alumnos eminentes. Funciona, además, un Instituto de Ciencias Históricas, los Laboratorios Pío XII para la investigación científica, y en el terreno artístico es universalmente conocida su célebre Schola Cantorum, fundada en 1910 por el padre Nemesio Otaño.

Actualmente (1960) los cerca de 800 alumnos de la Universidad representan a diez naciones y son 69 las diócesis que tienen alumnos en Comillas. Como signo visible de la vitalidad expansiva de la Universidad, desde octubre de 1960, la Facultad de Derecho canónico da sus clases en Madrid, adonde se trasladó no como escindida del tronco montañés, sino por necesidad de nuevos modos de vida universitaria. La Universidad de Comillas es propiedad personal del Sumo Pontífice, que ha nombrado permanentemente a su nuncio en España patrón de la misma.
Pero en la actualidad, se imparten en este edificio seminarios, cursos de verano, y conferencias para los estudiosos en las materias que se han impartido en la Universidad desde hace años.

Arte

El arte prehistórico tiene su más importante monumento en las cuevas de Altamira, que han sido denominadas como la "Capilla Sixtina del arte cuaternario", y están situadas junto a Santillana del Mar.
Se descubrieron en 1.868.
Fue Marcelino Sáinz de Sautuola quien realizó el estudio sobre las obras rupestres.
Los dibujos, se remontan a unos 14.000 años, representan bisontes, ciervos, jabalíes, caballos... Los colores que predominan son el rojo, el ocre y el negro.


Arte Románico
Las construcciones de los siglos IX y X suponen el nacimiento del arte prerrománico en Cantabria. Sus primeras manifestaciones, en la segunda mitad del siglo IX, son las iglesias rupestres de la zona de Valderredible, simples habitáculos excavados en la roca. Se caracterizan por su sencilla técnica constructiva, por la influencia de la arquitectura asturiana y por la incorporación de notas artísticas hispanomusulmanas, como se aprecia en las iglesias de Arroyuelos y Santa María de Valverde.

Turismo

En Santander

La capital de Cantabria es una ciudad con casi 200.000 habitantes, moderna y cosmopolita que se asienta en una de las bahías más hermosas del mundo. Una ciudad ideal, turística y con atractivo ambiente estival y nocturno. Cuenta además con una rica y variada oferta cultural ( Palacio de Festivales, Universidad de Verano, Festival Internacional de Santander... ).
La ciudad cuenta con gran cantidad de bellos lugares naturales como los parques de Mataleñas y la Magdalena, así como zonas cargadas de encanto e historia como El Sardinero, el Paseo Pereda y Castelar, declarados conjunto histórico - artístico. Gran número de veraneantes atraen las magniíficas playas, destacando las de El Sardinero, La Magdalena, la Virgen del Mar... Su privilegiada situación geográfica la convierte en principal centro turístico de la región, delimitando ambas costas, cerca del Parque de la Naturaleza de Cabárceno y con rápida salida a la zona interior gracias a sus magníficas infraestructuras.

En un espacio natural privilegiado y que constituye el símbolo más representativo de Santander, está el elegante palacio real de La Magdalena, inaugurado en 1913 como residencia de verano que el pueblo de Santander regaló- mediante suscripción popular- al monarca Alfonso XIII, convirtiendo la ciudad en la capital del reino durante el verano. Posee hermosas caballerizas, extensos jardines con magnífico arbolado y playa propia. Actualmente es un parque público de libre uso y el Palacio es sede de la Universidad Internacional de Verano de Menéndez Pelayo.

El Sardinero es una de las zonas de mayor belleza de Santander. A finales del siglo XIX se popularizó como lugar de veraneo entre la gente más importante del momento, se levantaron hoteles, cafés y todo tipo de infraestructuras. Hoy, conserva todo su encanto y es el centro turístico de Santander, estando particularmente animado en verano.

En cuanto a Santander monumental, ha perdido gran parte de su patrimonio histórico - artís- tico con las diversas catástrofes que asolaron la ciudad a lo largo de los siglos. No obstante, sigue conservando importantes lugares que no podemos dejar de visitar y, por encima de todo, sigue sien- do una de las ciudades más hermosas de España.
El gótico se introduce en Cantabria a través del Camino de Santiago y de las relaciones comerciales con Francia, Inglaterra y Flandes, a consecuencia del desarrollo económico que se produce. En Cantabria se produce uno de los góticos más destacados del Norte de España, la capacidad de los maestros canteros cántabros, suavizaron la fusión de las novedades técnicas y estéticas francesas con la tradición local románica. La realidad socioeconómica del interior, más rural, creó un estilo popular muy distinto al de las ciudades costeras. Se aprecian dos modalidades: el gótico popular y el gótico de las villas marineras, de mayor riqueza.

Diferentes fiestas y eventos animan Santander durante el año. Desde las fiestas patronales de Santiago, semana con importante feria taurina, atracciones feriales, fuergos artificiales, actuaciones musicales... hasta otras más típicas con sabor marinero como son la romería del fato y las fiestas de la Virgen del Mar. Del mismo modo, en verano, un mercado transforma Santander en villa medieval durante unos días. También en verano los baños de ola recrean la llegada de los primeros turistas a principios del siglo XX

Algunos museos

· Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria. Santander: Una visita obligada para conocer la historia del pueblo cántabro es el Museo de Prehistoria y Arqueología de Santander.

Este Museo recoge diversas colecciones de objetos que dan testimonio de la vida y costumbres de nuestros antepasados, reflejando desde la prehistoria hasta la Edad Media. Podremos contemplar las famosas estelas cántabras, entre otras piezas de gran valor.

· Museo Marítimo del Cantábrico. Santander: Aunque su contenido se escapa de un recorrido artístico, sin embargo, entendemos que vale la pena la recomendación de una visita a este museo, creado en 1886 a iniciativa de don Augusto González de Linares. Un museo que no podía faltar en una ciudad tan tradicionalmente marinera como es Santander.

Particularmente interesante es la historia maríti- ma del pueblo cántabro. La región ha mantenido con el mar estrecha relación, como ha de resul- tar evidente. Existen pruebas de intercambios comerciales marítimos entre habitantes de la costa cántabra y habitantes de las islas británicas durante el primer milenio antes de Cristo.

· Museo de Bellas Artes de Santander. Santander: El museo nace en 1907, ajustado a la idea clásica de museo, con varias secciones ( prehistoria, arqueología, historia natural y pintura). En 1925 se traslada al edificio que ocupa actualmente. En 1948 se especializa, pasando a denominarse, Museo de Pinturas, hasta finales de los 70, momento en que adopta el nombre actual y observamos una colección de mayor volumen.

El edificio fue proyectado por Leonardo Rucabado en 1917 para formar parte de la Biblioteca Municipal. La obra es eclecticista con elementos regionales. Tiene dos fachadas en ángulo recto, una de las cuales pertenece a la

· Museo Etnográfico de Cantabria. Muriedas (Camargo)
· Museo de la Naturaleza de Cantabria. Carrajo (Cabezón de la Sal)
· Colección Norte de Arte. Santillana del Mar
· La Casona de Tudanca. Tudanca

Biblioteca Menéndez Pelayo.

Al citar el nombre de Menéndez Pelayo y su famosa Biblioteca parece obligado referirse en primer lugar al ambiente cultural, realmente excepcional, que la ciudad de Santander logró en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX. Un periodo en el que insignes eruditos dieron esplendor a Santander.

En esta época conviven figuras de la literatura y de la historia, no sólo nacional, sino en su caso universal, como Marcelino Menéndez Pelayo o Marcelino Sautuola, éste último descubridor de las cuevas de Altamira.

La Biblioteca Menéndez Pelayo es uno de los lugares más significativos de la cultura montañesa en donde, en diversas estancias y naves, se encierra desde el modesto despacho del polígrafo, por una parte, hasta la gran sala de lectura y almacén de libros en bellos armarios de madera acristalados por otra. Hay también despachos de investigación y de trabajo.

Entre los ejemplares de libros más artísticos destaca la Crónica Troyana, manuscrito de finales del XIII o comienzos del XIV, con bellas ilustraciones policromadas, verdaderas joyas de la literatura que se conservan milagrosa y afortunadamente en esta magnífica biblioteca.

Para visitar el museo con un orden cronológico, se recomienda subir hasta la última planta ( planta 3 ) y comenzar por la sala 1, donde se encuentran las obras más antiguas, correspondientes a las muestras de pintura flamenca. El criterio de distribución es bá- sicamente cronológico, aunque a veces se usan otros criterios como el iconográfico, temático, histórico o el de espacios dedicados monográficamente a un artista.

Destacan en la planta 3 la pintura flamenca, las obras de Goya y otras pinturas españolas y cántabras. En la planta 2 hay obras de Riancho, Iturrino y María Blanchard. En la planta 1, obras del siglo XX, destacando a Pancho Cossío. En la planta baja, grabados y exposiciones temporales.

Santillana del Mar, villa cántabra medieval

Santillana del Mar es una de las poblaciones más antiguas de la región cantábrica. Aunque los orígenes de su fundación son romanos, durante la Edad Media es cuando la población empieza a adquirir importancia. Dominada por la influencia del arte románico, Santillana del Mar en su conjunto es monumento histórico-artístico nacional desde 1889.

A unos 30 kilómetros de Santander, es un museo vivo de una villa medieval desarrollada entorno a la colegiata de Santa Juliana, aunque la mayoría de sus caseríos corresponden a las diversas aportaciones arquitectónicas de los siglos XIV al XVIII. El conjunto histórico-artístico de Santillana no se puede visitar más que de pie.

Gastronomía

En la gastronomía destacan tres tipos de platos: los cocidos de alubias o garbanzos, en especial el cocido montañés, que es el símbolo de la cocina cántabra, los pescados —salmón, trucha, bonito, sardina y langosta— con los que se elabora la marmita (típico plato marinero) y los quesos —el queso picón de Treviso, el ahumado de Aliva y los quesucos lebaniegos—. La quesada, el arroz con leche, la leche frita y los sobaos pasiegos son los postres más habituales.

Bacalao a la cántabra

INGREDIENTES:

400 Gr. de bacalao previamente desalado, 250 gr. de cebollas , 1 diente gordo de ajo, 2 decilitros de aceite, 1 copa de vino blanco , 1 cucharada de harina , 1 hoja de laurel , 1 limón y perejil.

MODO DE PREPARACION:

El bacalao, sin escamas y cortado a trozos (dos por persona), se pone al fuego en una cacerola, cubierto de agua y con la hoja de laurel. Cuando se inicia la ebullición se retira de la lumbre y se tapa la cacerola. En otra cacerola o cazuela de barro, con el aceite, se rehoga la cebolla bien picada y el jamón también picado, hasta que adquiera un color rubio ligero; entonces se añade el vino blanco. Una vez reducido el vino a la mitad se le agrega la harina, que se rehoga un poco, se moja con caldo del bacalao (en cantidad suficiente para cubrir justamente el bacalao cuando esté en este último recipiente) y se le añade un poco de perejil picado. Cuando empieza a cocer se le incorpora el bacalao, bien escurrido, y todo junto se deja hervir, con mucha lentitud, de 15 a 20 minutos. Al retirarlo del fuego se rocía con el zumo del limón. Sírvase bien caliente.