Learn Spanish with Escuela Internacional
 
CÓRDOBA

LOCALIZACIÓN
Córdoba goza de una localización geográfica estratégica privilegiada. Situada en el extremo suroeste del continente europeo, cuya puerta de entrada por el norte es a través de Sierra Morena, el último eslabón con la meseta castellana antes de conectar con la depresión del Valle del Guadalquivir, que constituye una fosa alpina entre Sierra Morena y las cordilleras béticas.
Córdoba es una zona estratégica de comunicaciones y de contacto entre Europa y África, ya que se encuentra a menos de dos horas de cualquier punto de comunicación (aéreo, ferroviario, marítimo) dentro de la Península.

CLIMA
Aunque de clima interior y continental, las temperaturas no son extremas. Los inviernos son suaves, salvo en algunos días, en la cresta del frío, en el que el termómetro puede marcar bajo cero, y, con cierta frecuencia, en estos días, nieva. Los veranos calurosos sobrepasando algunos días los 40ªC con una humedad muy baja.

HISTORIA
Hay poca información sobre el origen de la ciudad de Córdoba. Las primeras noticias datan del período del Bronce final. Existió un poblado indígena llamado “Corduba”.
Desde que en el año 206 a.C. la ciudad fue conquistada por los romanos al mando de Lucio Mario, Córdoba se convierte en una ciudad importante, sirviendo de emplazamiento a tropas romanas. Se le consideró capital oficiosa de la Hispania.
Fue a partir de las guerras civiles entre Cesar y Pompeyo cuando Córdoba entra plenamente la historia. Tras la victoria de Cesar sufrió una grave destrucción y descenso demográfico importante, aunque no perdió los privilegios anteriores. Córdoba recibió el estatuto de colonia, con lo que se convirtió en la capital de la recién creada provincia Bética, tras las reformas administrativas emprendidas por Augusto.

El periodo visigodo, su declive comenzó con Diocleciano, la capitalidad se desplazó a “Hispalis” (Sevilla) y comenzó la expansión del cristianismo en tierras cordobesas. Las comunidades cristianas comenzaron a tener importancia como demuestran los sarcófagos paleocristianos, que hoy se conservan en el Alcázar y en el Museo Arqueológico.

El periodo musulmán empieza el año 711 Córdoba fue conquistada por los generales del invasor árabe Tariq. Los invasores instalaron la sede de su gobierno en el alcázar visigodo, situado cerca del actual Alcázar de los Reyes Católicos, y designaron un wali o gobernador.

A los cinco años de la conquista, los árabes distinguieron a Córdoba con la capitalidad de las tierras de Al-Andalus. Se reconstruyó el puente romano, se restauraron las murallas y en la margen izquierda del Guadalquivir se fundó el arrabal, denominado Secunda, hoy Campo de la Verdad.

En Córdoba se fundó una primitiva mezquita aljama cuando los omeyas y los abasidas se separaron definitivamente, tras una pugna sangrienta. En el año 756, el príncipe omeya Abd al-Rahman derrotó al emir abasida y se alzó, convertido ya en Abd al-Rahman I, como la única autoridad de Andalucía. Impulsó el establecimiento de la mezquita en el año 786.
Sus sucesores propiciaron el desarrollo de la cultura y en Córdoba se asentaron místicos, maestros orientales, matemáticos, médicos, filósofos, poetas. Se acabó de construir la mezquita que fue ampliada por Abd al-Rahman II.

El Califato empezó a desmembrarse debido a las guerras civiles, que acabaron con el poder central y fomentaron por toda Andalucía la formación de los reinos de taifas. Los bereberes, ayudados por el rey Sancho de Castilla, se apoderaron de Medina Azahara en el año 1010, incendiándola y saqueándola.
Durante los siglos XI y XII Córdoba fue una taifa más. Cayó en poder de Sevilla en la época del rey poeta Motamid. Su último reyezuelo, Ibn Hud perdió la ciudad a manos de Fernando III el Santo.

El 29 de junio de 1236 Córdoba cayó en poder del rey Fernando III. Tras la firma de las capitulaciones la población musulmana fue erradicada de la ciudad.
Comenzaron a construirse nuevas iglesias de estilo llamado fernandino o de la Reconquista: transición del románico monacal al gótico castellanizado.

La ciudad siguió siendo el epicentro de contiendas civiles, que solo se apaciguaron con los Reyes Católicos.

Los siglos del XVI al XX a pesar de que con los Austrias se construyó la Puerta del Puente y la Plaza de la Corredera y se realizaron las cortes de 1570 con Felipe II, Córdoba fue perdiendo su importancia y población.

Durante el reinado de Felipe IV, en el siglo siguiente, tuvo lugar el motín del pan debido a la escasez del trigo.

Ya durante el siglo XIX Córdoba vivió una gran exaltación patriótica durante la Guerra de la Independencia. En los años posteriores Córdoba vivió un período de tensas disputas entre absolutistas y liberales. Durante el reinado de Isabel II Córdoba fue cartel de los liberales, que en 1868 derrotaron a los realistas en el puente del Alcolea.

A mediados del siglo XX la ciudad cambió su fisonomía, potenció las tradiciones populares y se modernizó.


MONUMENTOS

MEDINA AZAHARA
Situada en las inmediaciones de Córdoba, Medina Azahara fue el Versalles cordobés del Siglo X, en su calidad de palacio califal de Abderramán III y sus sucesores.
Construída en el Siglo X, sus edificios se disponian sobre las tres terrazas en las faldas arboladas de Sierra Morena, constituyendo sus ruinas una inagotable cantera artística. Los museos arqueológico provincial y de Medina Azahara exponen sus tesoros cerámicos, ornamentales, de forja y arquitectónicos, procedentes de las excavaciones. Como resultado de las obras que científicamente se vienen realizando hoy puede admirarse, reedificado, el Salón Real o de los Visires y, en fase avanzada de reconstrucción, la Mezquita, cuya excavación se ha efectuado recientemente.

LA MEZQUITA
Este impresionante ejemplar del siglo VIII es por su extensión (23.000 m2) la tercera mezquita del mundo. Cuando observamos su fachada, cerrada por fuertes muros coronados de almenas, no nos podemos imaginar las maravillas que encontraremos en su interior, aquellas que hicieran al escritor inglés Gerald Brenan escribir: es el más bello y original edificio de España. No en vano ha sido declarada patrimonio de la humanidad.
La Mezquita fue iniciada por Abderramán I, sobre una iglesia visigótica, inspirandose en una mezquita omeya de Jerusalén. El resultado de esta primera etapa constructiva fue una armónica sala de 11 naves con 110 columnas de mármol y granito con capiteles romanos paleocristianos y bizantinos. Sobre ellos una doble serie de arcos de herradura y medio punto que constituyeron una novedad arquitectónica sin precedente. El juego de luces y sombras que ofrecen la piedra caliza y el ladrillo de sus arcos crea una singular atmósfera.

En el año 833 Abderramán II la amplía, añadiendo 8 arcadas. Las columnas que la sujetan son de mármol blanco procedentes del teatro romano de Mérida. Once capiteles son árabes, el resto son romanos y postromanos.

En el 961 Alhakem II aporta los mayores tesoros que hoy tiene la mezquita: el Mihrab, con su preciosista y exuberante decoración en mármol labrado y la cúpula octogonal central de arcos entrelazados de la Kliba, consideradas ambas obras maestras joyas del arte universal.
La última y mayor ampliación se debe a Alamanzor, que en el año 987, casi dobló su talla. De esta época son las columnas de mármol azules concapiteles compuestos y las de mármol pardo rojizo con capiteles corintios.

La Mezquita presenta dos singularidades: Su orientación, pues no mira a la Meca. En ello se ha querido ver la notalgia que Abderramán I sentía por Damasco, expresada por él mismo en su poesía. Pues lo cierto es que la Mezquita de Córdoba se orienta a las mezquitas de Damasco y no a la meca. La otra singularidad es su ubicación descentralizada del Mihrab. Ello se debe a la ampliación que hizo Almanzor, que tuvo que hacerla por el lado oriental, ya que al Sur se topaba con el río Guadalquivir y al Oeste estaba el palacio del Califa.

Es por último de resaltar la belleza de los patios y puertas de la mezquita, por las novedades que supusieron en el arte de la época y por sus ricos artesonados.

ALCAZAR DE LOS REYES CRISTIANOS
En el Alcázar se evocan fácilmente las históricas figuras que pasaron por sus recintos: la reina Isabel y su esposo Fernando, que durante ocho años gobernaron España desde aquí, viviendo en la fortaleza, y los cinco hijos de este egregio matrimonio, de entre ellos la infanta doña Maria, que nació en este alcázar, y don Juan, el joven malogrado, que pudo ser primer rey de la España unificada.
En este palacio se registraron hechos, históricos unos, curiosos otros, como el bautizo de la infanta cordobesa.
Cuentan, que mientras Colón descubría América, Córdoba descubría los toros. Al parecer, la primera corrida de que se tenga constancia documental, se celebró en este palacio, lidiándose dos reses en honor y divertimento del príncipe Don Juan.
Luego de la reconquista de Granada, los Reyes Católicos cedieron el Alcázar al Tribunal del Santo Oficio, después fue cárcel civil, y posteriormente prisión militar.
Posee el alcázar magníficos jardines, en uno de ellos, en el Paseo de los Reyes, están colocadas las estatuas de los monarcas que, de una forma u otra, han tenido relación con el alcázar; además de un grupo escultórico que representa a los Reyes Católicos, ante los cuales está Cristóbal Colón.

EL PUENTE ROMANO
El famoso Puente Romano, del cual hemos vemos una magnífica estampa, es atribuido al emperador romano Augusto, con la gran calzada Augusta que unía Roma con Cádiz y Mérida.
Ha sufrido infinidad de reformas, razón por la cual no conserva ningún arco romano de los dieciséis que lo componen, siendo éstos, algunos musulmanes y el resto posteriores.
Hacia la mitad del puente, existe una escultura del Arcángel San Rafael de 1651, obra de Bernabé Gómez del Río. A un extremo se encuentra situada la puerta del puente, más conocida como Arco del Triunfo, obra de Hernán Ruiz, realizado bajo las órdenes de Felipe II en el año 1572.

BARRIO DE SAN BASILIO
Creado en el siglo XIV por Alfonso XI, conserva estructura propia del urbanismo cristiano-medieval articulándose en tres calles anchas y paralelas: San Basilio, En medio y Postrera. La entrada se hace a través de un arco de muralla donde se encuentra la Torre de Belén albergando una ermita y un retablo barroco. La iglesia de San Basilio o de Nuestra Señora de la Paz se fundó en el año 1590 por los monjes de San basilio Magno para convertirse desde 1846 en parroquia. Aunque presenta una estructura exterior muy sencilla, sufrió distintas reformas en el Barroco. El barrio cuenta con una salida a través de la Puerta de Sevilla; un acceso reinventado a mediados de este siglo que sustituye a una puerta medieval que formaba parte de las murallas occidentales de Córdoba.
San Basilio es conocido por la arquitectura popular de sus casas en cuyos hermosos patios con arriates y macetas se halla el pozo y la escalera de acceso al piso superior; un espacio de gran variedad florística cuidada con esmero por sus vecinos.

PUERTA DEL PUENTE
La Puerta del Puente, conocida por los musulmanes como Bab al-Qantara y en el siglo XIII como Puerta de Algeciras es el tradicional acceso meridional a la ciudad desde tiempos remotos. Levantada en la época de Felipe II (1571) por Henán Ruiz III, se trata de una de las obras más llamativas del último tercio del siglo XVI. Con motivo del derribo de la muralla adyacente, se construyó en 1928 a manera de monumento conmemorativo frente al río

BAÑOS CALIFALES
En el llamado Campo de los Santos Mártires afloraron en 1903 los restos de unos baños árabes que se soterraron al considerarse que constituían peligro de insalubridad pública. Habría que esperar a la década de los sesenta para que los vestigios permanecieran a la intemperie, siendo investigados en 1994. Los últimos estudios inciden en que los baños contiguos al desaparecido alcázar omeya existían ya desde la época califal (siglo X) utilizándose en periodos posteriores por los almorávides y almohades (siglos XI-XIII). Constan de un conjunto de estancias abiertas con muros de sillería (pórtico, vestuario, sala de agua fría) que giran en torno a otras cuatro salas abovedadas destinadas al agua templada y caliente perforadas con lumbreras estrelladas y soportadas por arquerías de herraduras y columnas de mármol.

NORIA DE LA ALBOLAFIA
De origen musulmán, la Albolafia tenía como función suministrar agua de riego a los jardines del Alcázar. La original fue desmontada por orden de Isabel la Católica. A partir de entonces sufrió múltiples reformas hasta que en 1993 un incendio la destrozó y se restauró añadiéndosele unos cangilones de barro. Desde el siglo XIV la imagen de esta noria figura en el sello de la ciudad. También desde el río pueden contemplarse varios molinos harineros de época musulmana que durante siglos posteriores se utilizaron como batanes, tenerías y lavaderos de lana. Todavía hoy pueden apreciarse los restos de tres: el de Don Tello, En medio y el de San Antonio, éste último junto a la Calahorra.

Otros aspectos culturales de Córdoba

GASTRONOMIA
El aceite de oliva, cuyo cultivo se extiende en toda la provincia, es el principal protagonista de la cocina cordobesa. Podemos citar entre sus geniales recetas el salmorejo y el gazpacho, sopas frías de hortalizas, de gran valor nutritivo y delicioso sabor, especialmente en las cálidas estaciones del año.

Entre sus guisos de carne no se pueden olvidar los estofados de rabo de buey y el cordero en caldereta.

En su charcutería destacan los jamones de cerdo ibérico del Valle de los Pedroches, la caña de lomo, el salchichón de Pozo Blanco y las morcillas de Fuente Ovejuna e Hinojosa.
Sus postres, tienen una gran influencia árabe, destacando, entre otros, el Pastel Cordobés, fino dulce a base de hojaldre y cabello de ángel, al que algunos, en su originalidad, añaden jamón, el Membrillo de Puente Genil, elaborado a base de una fruta parecida a la manzana, los Roscos de Priego, los Merengues de Aguilar, a base de clara de huevo batida a punto de nieve, los Pestiños dulce frito y rebozado de miel, los Alfajores, delicioso dulce a base de miel y almendras, los Polvorones y las Perrunas de Manteca.

FIESTAS
El 24 de Octubre se celebra la fiesta de San Rafael Arcángel, el Custodio de Córdoba.
La Semana Santa se celebra llena de misticismo y belleza, con sus 32 procesiones y alrededor de 60 pasos de la Virgen y Santos. A estos les irán acompañando miles de penitentes; los encapuchados nazarenos, que crean una atmósfera realmente
Del 5 al 12 de mayo tiene lugar el Festival de los Patios Cordobeses, fiesta de gran tipismo y colorido en las callejuelas y plazas del centro. Durante la misma se celebra un concurso en que se premiarán a los más destacados por su belleza. Esta tradición mantiene en pie el gusto y el interés en la decoración de los patios cordobeses, considerados los más bellos de España.
Las Cruces de Mayo, mantienen una colorida tradición por la que se engalanan las calles y plazas con cruces adornadas con inmensidad de flores.
Del 25 al 28 de Mayo, se celebra la festividad Nuestra Señora de la Salud
A finales de Mayo tiene lugar la Feria de Córdoba, donde se disfrutará del baile y del cante flamenco en sus alegres casetas adornadas con farolillos y luces de colores y se podrán apreciar los típicos trajes de flamenca. Es una feria inolvidable con su impresionante iluminación nocturna y sus encantadoras casetas, con el atractivo adicional de que son de entrada libre

ARTESANIA
La artesanía del cuero trabajado con las tradicionales técnicas de córdoba y del guadamecil es una de la que más prestigio ha dado a la provincia de CORDOBA junto a los trabajos de filigrana en plata y la elaboración de numerosas piezas de joyería. Otros objetos artesanos que también dan renombre a esta provincia son la cerámica califal, la artesanía del mueble, la tonelería y la elaboración de guitarras.
Si hablamos de artesanos joyeros, tendremos que decir que es en esta provincia donde se da la mayor concentración de talleres de España. Tradicionalmente, la joyería cordobesa se centraba en la filigrana en plata, pero poco a poco ha ido evolucionando y ahora ofrecen una gran variedad de diseños y objetos elaborados con toda clase de metales.
Para comprar cerámica califal, el mejor sitio es la localidad cordobesa de La Rambla, donde se encuentra uno de los talleres que más esfuerzo ha hecho por recuperar del pasado la técnica y los diseños de la época del Califato de Córdoba.
Lucena, Castro del Río, Palma del Río y Villa del Río son las localidades más indicadas para adquirir muebles artesanos. Y si queremos toneles, en Montilla hallaremos el primer centro español en cuanto a presencia de talleres de tonelería.
También destaca de la artesanía cordobesa la elaboración de guitarras. Parte de su producción es exportada a Japón, Estados Unidos y Europa.