Learn Spanish with Escuela Internacional
 
Madrid

INTRODUCCIÓN
Madrid, la capital de España, se sitúa en el centro de la Península Ibérica, rodeada por la Cordillera Central y los Montes de Toledo. Tiene unos 8.000 km2 y goza de un clima mediterráneo continental, con una temperatura media de 30º C en verano y 5º C en invierno.
Madrid es la capital de España y desde no hace muchos años una de las grandes ciudades europeas; ha llegado a ser una urbe cosmopolita, conocida y reconocida en todo el mundo, y como premio a ese reconocimiento gozó de ser nombrada en 1992 Capital Europea de la Cultura. Madrid es una ciudad llena de contrastes y pintoresca, en la que coinciden las tradiciones de la antigua villa y corte con la modernidad más absoluta en todas sus manifestaciones culturales. Por su situación geográfica, Madrid es el lugar por el que pasan todas las rutas y caminos de España, y sirve de puente entre el norte y el sur de la península; es la sede del Gobierno de la Nación, residencia de la Familia Real y base principal de la Administración del Estado. A todo ello se suma el encanto de ser el lugar de residencia elegido por miles de españoles, lo que hace que sea una ciudad heterogénea y en la que se dan lugar muchas tradiciones de las distintas regiones y pueblos de España.

MADRID: HISTORIA ANTIGUA
Los orígenes de Madrid hay que buscarlos en el Paleolítico. Sabemos que tribus iberas habitaron la ciudad gracias a restos encontrados a orillas del río Manzanares. También hay noticias de asentamientos de pueblos celtas, y las investigaciones han concluido que iberos y celtas se mezclaron; este hecho puede ser el principio del carácter heterogéneo de la ciudad que antes hemos mencionado. A partir del siglo III a.C. comienzan la conquista y colonización romana, siendo la ciudad lugar de paso de las vías romanas y de su comercio; de ello han quedado también restos arqueológicos. Después de la caída del imperio romano y su decadencia Madrid se convierte en asentamiento visigodo.

ÁRABES
Tras la invasión árabe en el año 711, Madrid, al igual que el centro y sur de la península, cae en poder de los musulmanes; y una vez más aparece ese carácter heterogéneo y de convivencia del Madrid actual con tres pueblos conviviendo juntos, a saber: hispanorromanos, visigodos y árabes.
Precisamente del siglo IX son los restos más fiables de los orígenes de Madrid, nos referimos a los restos de una muralla (Mayrit) que se encuentran a orillas del río Manzanares. Hasta el siglo XI Madrid estuvo a la sombra de Toledo.

RECONQUISTA
Luego vendrá la Reconquista, y Madrid será tomada por unos y por otros varias veces hasta el siglo XI en que será definitivamente conquistada por el rey Alfonso VI.

La ciudad conseguirá su fuero (leyes por las que se rige una ciudad) durante el reinado de Alfonso VIII. Este fuero regía una sociedad principalmente agraria y que, poco a poco, evolucionará a una sociedad urbana. Y también de esta época es al creación del Concejo (conjunto de los habitantes de una población gobernada por un ayuntamiento).

SIGLOS XIII, XIV Y XV.
En el siglo XIII, como ya hemos mencionado, Madrid consigue sus leyes, su gobierno municipal y algunos privilegios locales. Durante los siglos XIV y XV hay conflictos entre la Corona y los nobles, contrarios a un gobierno y un rey fuertes que les quitasen poder.

Ya a partir de esta época Madrid comienza a aparecer como un destino predilecto de los reyes por la celebración de Cortes con cierta frecuencia. Durante la segunda mitad del siglo XIV Madrid sufrió un duro golpe: la peste negra. En el siglo XV se produjeron enfrentamientos por la sucesión a la Corona y Madrid se inclinó por los partidarios de Juana la Beltraneja.

Después de muchas luchas por el poder y tras al muerte de Fernando el Católico se produjo la revuelta de los Comuneros, con el apoyo de Madrid, aunque finalmente la ciudad acepta al nuevo rey. En el siglo XV la ciudad se convierte en residencia habitual de los reyes.

SIGLO XVI Y XVII.
En el siglo XVI, Madrid cuenta con 17.000 habitantes, cuando Felipe II traslada la corte y convierte a Madrid en la capital del Imperio en le que nunca se ponía el sol (1561), es decir, que el siglo XVI marca el inicio de una nueva etapa en la vida de la ciudad. Anteriormente, Carlos I le había concedido a la ciudad los títulos de Coronada e Imperial y había comenzado la construcción del Palacio Real o de Oriente.

Durante estos dos siglos, Madrid conoció una de las épocas de mayor crecimiento y prosperidad, siendo la capital de gran imperio español. Reflejo de ello son los palacios, iglesias, monumentos, estatuas, etc. de este período que forman el famoso Madrid de Los Austrias.

La antigua Villa de Madrid es ya una ciudad, y el siglo XVII tendrá especial importancia en ello. Se produce un auge, no sólo en la arquitectura civil y religiosa que ya hemos señalado, sino también en toda la cultura, alcanzando cotas de un esplendor hasta entonces casi desconocido. Es lo que se ha dado en llamar el Siglo o los Siglos de Oro, con figuras tan importantes como Lope de Vega, Cervantes, Quevedo, Góngora y Calderón de la Barca, que tienen en la capital su lugar de trabajo y su inspiración. Podemos decir que desde esta época en que es nombrada capital de España y goza de tanto esplendor y progreso la historia de la ciudad de Madrid va en paralelo a la historia de España, ya que será testigo aquélla de los más importantes y trascendentales acontecimientos de ésta.

SIGLO XVIII
Con la llegada al trono de los Borbones (Felipe V) tras la Guerra de Sucesión, en 1706, llega un cierto renacimiento que permite a España y Madrid salir de la postración y el lamentable estado en los que quedaron tras el reinado del último rey de la dinastía de los Austrias, Carlos II.

En el siglo XVIII da comienzo otro período de esplendor, aunque diferente al de los siglos anteriores, que tocará a su fin con el reinado de Carlos III. Este siglo significa la consolidación y el afianzamiento de Madrid como capital de España y ciudad más importante del país, todo ello gracias al impulso del Mejor Alcalde de Madrid, nombre con el que es popularmente conocido Carlos III. Carlos III fue un rey que se preocupó tanto por el aspecto externo de la ciudad como por la formación del pueblo, ejemplos de ello son las numerosas bibliotecas, museos, academias, Sociedades de Amigos del País, jardines, etc.; Carlos III es el gran transformador urbanístico de la ciudad. El motín de Esquilache, revuelta popular en contra de las medidas para luchar contra la delincuencia, podemos decir que pone fin al siglo XVIII.

SIGLO XIX
Los inicios del siglo XIX son un poco turbulentos en el plano político, debido a la sublevación del pueblo de Madrid al inicio del reinado de Carlos IV. Se producen el Motín de Aranjuez contra Godoy, como una especie de primer ministro de Carlos IV, y la conspiración del Príncipe, luego Fernando VII, contra su propio padre.

El Rey se ve obligado a abdicar en su hijo y éste sube al trono, pero lo ocupará durante poco tiempo porque en mayo de ese año, 1808, los ejércitos de Napoleón entran en Madrid, prenden al rey y fusilan a los principales cabecillas de la resistencia madrileña el famoso 2 de mayo. La Guerra de la Independencia de la invasión francesa termina en 1814 y Fernando VII es restituido en el trono. Su reinado se ve constantemente alterado por pronunciamientos militares, siendo el más importante el del General Riego, que trae el triunfo de los liberales y consigue que el rey jure la Constitución ante las Cortes; es decir, que el reinado de Fernando VII es tan sólo de seis años. A partir de este momento el poder está en manos de los absolutistas y de los liberales alternativamente hasta el año 1833 en que accede al trono Isabel II, hija de Fernando VII.

Isabel II tampoco consigue calmar los ánimos y de igual manera su reinado está crispado y lleno de enfrentamientos, levantamientos y revueltas políticas de todo tipo. No hay que olvidar que es Madrid el lugar en el que se desarrollan todos estos acontecimientos y que sufre a todos los niveles las consecuencias.
Como no podía ser de otra manera, toda la crispación del reinado de Isabel II termina con otro gran pronunciamiento encabezado por el General Prim en el año 1870; es la revolución del frente popular, la cual tenía como principal objetivo acabar con los Borbones en España. Uno de los hechos históricos más importantes para la ciudad de Madrid tuvo lugar durante el reinado de Isabel II, y fue la Desamortización del ministro Mendizábal. Esta desamortización cambió la fisonomía de la ciudad con la pérdida de los innumerables edificios e inmuebles religiosos cuya expropiación produce una inversión en viviendas y la creación de barrios enteros de casas para los ciudadanos. Este, podríamos decir, crecimiento urbanístico da lugar a lo que se ha venido en llamar el Madrid romántico, en el que nos encontramos un importante ambiente cultural y literario con la aparición de las tertulias en los cafés, las primeras industrias, una primera burguesía, etc. La agitada vida política continúa en cualquier caso con la alternancia en el poder de liberales y conservadores.

A finales de siglo se desencadenan importantes acontecimientos políticos, como son con la proclamación de la Primera República (1873) y la posterior restauración monárquica en la figura de Alfonso XII (1875). Son de esta época también la creación de la Institución Libre de Enseñanza y el Partido Socialista Obrero Español. Tras la muerte de Alfonso XII viene un período de regencia y el reinado de Alfonso XIII, que fue también un rey preocupado por Madrid. Casi acabando el siglo se producen las pérdidas de las últimas colonias y toda una revisión intelectual de España y Europa por una generación literaria muy importante en la historia de España: la Generación del 98.


SIGLO XX
Madrid, como ya hemos apuntado, es durante el siglo XIX protagonista de los acontecimientos políticos y sociales más importantes de España, y durante el siglo XX lo seguirá siendo y continuará evolucionando así hasta convertirse en la gran ciudad que es hoy en día. El siglo da comienzo con la Generación del 98, llena de inquietudes políticas, sociales y culturales. Es el reinado de Alfonso XIII, al que sucederá la dictadura de Primo de Rivera, la proclamación de la Segunda República y el levantamiento armado contra el orden constitucional que dará lugar al episodio más triste de la historia de España: la Guerra Civil de 1936. Y Madrid sigue siendo protagonista absoluta de estos acontecimientos, sufriendo, por ejemplo, uno de los asedios más voraces durante la contienda; barrios enteros asediados absolutamente, como un campo de batalla, muertos y víctimas por millares, etc. Es decir, si la guerra fue desastrosa, el panorama del Madrid de posguerra es desolador.

Un tiempo de hambre, sufrimiento y privaciones que no cubrían las más básicas necesidades; pero a pesar de todo ello, la ciudad de Madrid crece y se expansiona, lo cual trae añadido muchos problemas sociales. Lo que pretende Franco es que Madrid se convierta en una ciudad industrial a la que acudan un gran número de ciudadanos, y lo consigue provocando una gran inmigración a la ciudad.

La Dictadura de Franco suponen la etapa más triste y negra de la reciente historia de España. En estos años, en la década de los cincuenta y posteriormente, Madrid sufre una explosión a todos los niveles, con un gran avance hacia lo que eran ya las otras grandes ciudades europeas. Se empieza a convertir en la gran urbe de referencia y en lugar estratégico no sólo geográficamente, sino también social, política y urbanísticamente. Comienza a sufrir y a gozar de las desventajas y de los privilegios de una gran ciudad, se llena de magníficos monumentos y se convierte en un lugar interesante y digno de visitar. En el aspecto político hay que señalar, como un acontecimiento importante para la ciudad de Madrid, el atentado al Presidente del Gobierno en 1973, Luis Carrero Blanco, en la calle de Claudio Coello que conmocionó a toda España y toda la ciudad.
A la muerte de Franco en el año 1975 se reinstaura la Monarquía bajo la figura de Juan Carlos de Borbón que reinará con el nombre de Juan Carlos I, y que en un nuevo marco de democracia y libertad, representa una nueva etapa para España. Se trata, pues, de una monarquía parlamentaria, en la que el rey reina pero no gobierna. En el mes de abril de 1979 se constituye el primer Ayuntamiento democrático de Madrid votado por los ciudadanos, con el alcalde Enrique Tierno Galván, que engrandeció culturalmente la ciudad y la dotó de un aire de libertad y modernidad impensable hasta entonces.

En los ochenta y noventa Madrid es plenamente un complejo cultural, llegando a ser en 1992 Capital Europea de la Cultura. Goza de los mejores y más completos circuitos de música, arte y teatro, y es centro de toda la información, de la circulación de mercancías y personas, centro económico, bancario y financiero, de todo tipo de actividades empresariales, de viajes y de transportes, etc. Madrid y su área metropolitana han experimentado un crecimiento extraordinario en las últimas décadas llegando a ser uno de los principales centros del sur de la Unión Europea.

Actualmente, Madrid es el centro no sólo geográfico, sino en importancia de todo el país. Durante la década de los noventa Madrid completó su red de autopistas que la unen con el resto de la península y con Europa.
Actualmente la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid es Esperanza Aguirre y el alcalde Alberto Ruiz Gallardón.