Learn Spanish with Escuela Internacional


Historia de Málaga

Para encontrar el primer enclave cultural asentado sobre la capital hay que remontarse al primer milenio a.de J.C. cuando comienza la colonización fenicia de la costa Sudoriental andaluza con la fundación de Gadir (Cádiz) en el 1100 a.de J.C. por los fenicios procedentes de Tiro, que es seguida con las fundaciones por estos mismos colonizadores, de Malaka (Málaga), Sexi (Almuñécar) y Abdera (Adra), alrededor del 800 a. de J.C.

Pero sería más correcto hablar de establecimiento de factorías comerciales que de fundaciones de ciudades propiamente dichas. De cualquier forma, Malaka es el primer enclave cultural sobre la demarcación de la actual capital malagueña del que se tienen noticias históricas. Por último, hay que referir, que los establecimiento de estas factorías fenicias a lo largo de la costa Sudoriental de la península ibérica hubieron de realizarse sobre una base étnica ibera.

Posteriormente a la colonización griega que llega a interesar a puntos muy cercanos de lo que es hoy la capital de la provincia, Málaga se encuentra durante más de sesenta años bajo la dominación cartaginesa que, tras las guerras púnicas, acaba en el año 202 a. de J.C. con la victoria romana y el paso de Málaga a la órbita imperial de los vencedores dentro del área de la Hispania Ulterior (la Baética durante la égida de Augusto, hasta el 14 d. de J.C.).

Por estos años el Municipium Malacitanum es punto de tránsito dentro de la Vía Hercúlea, verdadera catalizadora de la ciudad desde un enfoque económico y cultural, al comunicarla con otros enclaves desarrollados de la Hispania interior y con los demás puertos del Mediterráneo. De esta época data el teatro romano que, a pesar de sus reducidas dimensiones (una cávea de 31m. de radio y un alzado de 16 m.) pasa por ser uno de los más antiguos de toda la Hispania. En el año 325, cuando se celebra el Concilio de Nicea, Málaga aparece como uno de los pocos enclaves romanos dentro de la península en los que había enraizado fuertemente el credo cristiano.

Anteriormente a esta fecha se habían venido produciendo en la ciudad frecuentes levantamientos de carácter antirromano catalizados precisamente por la oposición al paganismo de estos hispano romanos asimilados al cristianismo. Tras la fusión del Imperio Romano y al tiempo que se produce la definitiva crisis del mismo, Málaga entra dentro de las áreas de la Península afectadas por las grandes migraciones y asentamientos de los pueblos germanos, concretamente de los vándalos silingos, que durante el siglo V vienen importando de Oriente el credo arriano.

En la apologética del catolicismo y en contra del arrianismo, destacó la prédica de Severo, obispo de Málaga, el primer nombre ligado a la historia cultural de la capital malagueña. A principios del siglo VIII comienza el derrumbe de la monarquía goda y a mediados de este mismo siglo, la penetración del islamismo en la península ibérica desde las costas del Norte de África.

Málaga caería definitivamente en el 743 dentro del área de influencia árabe, tras sublevaciones de sus habitantes hispano romanos que serían sofocadas bajo la égida de Abd Al Ariz, en el 716. Desde ese momento comienza a desarrollarse la ciudad de base visigótica y romana, a impulsos de las necesidades artesanales, comerciales, culturales y de defensa de sus habitantes árabes y mozárabes.

Sería una ciudad floreciente, enmarcada por un recinto amurallado provisto de cinco grandes puertas y cuajada de arrabales y barrios asimismo amurallados, dentro de los que evolucionaban los adarbes, salpicados de huertas a orillas del Guadalmedina, cruzada de Este a Oeste por una vía que comunicaba al puerto y la fortaleza con el interior del recinto amurallado; anexos al recinto y de forma independiente del resto de la ciudad se asentaban los barrios de comerciantes genoveses y las juderías.

En el siglo XIV se produjeron los primeros intentos de conquista por parte de las tropas cristianas, que no se produjo hasta un siglo después, tras un largo asedio en el que jugaron un gran papel las pequeñas elevaciones del entorno de la ciudad. Una vez tomada, el 19 de agosto de 1487 en estos lugares se levantaron los conventos de La Victoria y de La Trinidad. La ciudad empezó a cambiar de aspecto adaptándose las nuevas construcciones al gusto de los conquistadores. Es la época en la que la ciudad cuenta por primera vez con una gran plaza, la Plaza Mayor (hoy de la Constitución). A partir de este momento las comunidades religiosas desempeñarían una función importantísima en el crecimiento urbano de Málaga. Las iglesias y conventos construidos fuera del recinto amurallado que empezaron a aglutinar a la población dan lugar a la formación de arrabales extramuros.

Los siglos XVI y XVII fueron duros para la ciudad, no solo por las consecuencias que trajo consigo el levantamiento de los moriscos y su posterior expulsión, sino también por las epidemias e inundaciones provocadas por el río Guadalmedina, que se vieron acompañadas de varias malas cosechas sucesivas durante el siglo XVII. En esta época tiene lugar la construcción del puerto y posterior ampliación.

Con la llegada del siglo XVIII la ciudad empieza a recuperarse y esto se nota en una nueva ampliación del puerto y en la reanudación de las obras de la catedral, que estaban paralizadas.

A principios del siglo XIX Málaga ya tiene dos sectores bien definidos, ambos enclavados fuera del centro de origen medieval: en el extremo occidental el paisaje urbano empieza a configurarse influenciado por la actividad industrial de la Málaga de esa época, mientras en el otro extremo de la ciudad empiezan a aparecer villas y hoteles del más puro estilo belle epoque.

Con la desamortización y el derribo posterior de viejos edificios eclesiásticos la ciudad ganaría nuevos espacios para su crecimiento. Se abre la calle del Marqués de Larios y la Alameda. Sin embargo los avatares políticos del siglo XIX dejaron penosos recuerdos en la ciudad, siendo de destacar el fusilamiento de Torrijos y sus seguidores. El siglo terminó bajo el signo de la crisis económica: hundimiento de la incipiente industria, plaga de filoxera, etc.

La crisis se ahondaría aún más en las primeras décadas del siglo XX hasta que, a partir de los años 60 el boom turístico empieza a revitalizarse la provincia de Málaga y la ciudad
comienza a convertirse en un importante centro de servicios hasta llegar a ser en nuestros días una de la principales ciudades del país.

Málaga en la actualidad es el motor económico de Andalucía no solo por su sector turísticos si no también por su poderosa actividad comercial también en vivienda o en tecnología en el Parque Tecnológico de Málaga.

El sector turístico en Málaga estaba basado, en sol , en playa y su oferta complementaria como; parque de atracciones , campos de golf , fiestas tradicionales , pero en la actualidad esto esta cambiando con la apertura del Museo Picasso , ya que los turistas no solo se quedan en la costa, sino que también visitan Málaga capital, que le esta dando un cambio importante a su centro histórico algo abandonado hasta entonces.

VISITA A LOS MONUMENTOS MÁS REPRESENTATIVOS DE MÁLAGA

Catedral La catedral de Málaga
Se comenzó a construir en el siglo XVI, siguiendo el diseño del prestigioso arquitecto Diego de Siloé. Su planta se diseñó y empezó a edificar unos años antes, en el gótico tardío, pero el alzado se terminó en estilo clasicista. El influjo de Siloé se constata en la cabecera y en el altar mayor, muy similares a los de la Catedral de Granada. La llamada Puerta de las Cadenas es otro ejemplo del estilo de Siloé. Muchas obras de arte se conservan en la catedral, como son el Retablo de Santa Bárbara o la Capilla de la Virgen de los Reyes, además del Coro, magnífica sillería de maderas preciosas decoradas con imágenes de santas realizadas por Pedro de Mena.

Museo Picasso de Málaga
El Palacio de Los Condes de Buenavista es uno de los mejores ejemplos de arquitectura civil andaluza del siglo XVI, y desde octubre de 2003 es sede de uno de los museos más importantes del mundo consagrados al pintor Pablo Ruiz Picasso. Se compone de una colección permanente de más de 200 obras entre pinturas, dibujos, esculturas, cerámicas y grabados, además de exposiciones itinerantes dedicadas al artista, biblioteca, centro de investigación y didáctico, cafetería, etc.

Casa natal de Picasso
En una de las llamadas "Casas de Campos", obra realizada entre 1868 y 1874, nació el pintor Pablo Ruiz Picasso, concretamente en la esquina izquierda de la Plaza de la Merced en le segundo piso. Hoy en día es la Fundación Picasso, y en ella se realizan exposiciones, conferencias y diversas actividades culturales. Conserva en su interior grabados y cerámicas del artista así como reproducciones de sus obras y dispone de una interesante biblioteca.

Alcazaba
La Alcazaba, junto con el Castillo de Gibralfaro, es el más importante monumento que se conserva de época islámica. La Alcazaba debe su actual fisonomía al siglo XI. Fue mandada construir por el rey Badis, de los zirí de Granada, y posee una amplia muestra de elementos defensivos, además de un rico conjunto de viviendas islámicas de los siglos XI y XII y un Museo Arqueológico de la Alcazaba que recoge piezas islámicas encontradas en ella y otros lugares de la provincia de Málaga.

Mercado de Atarazanas o Central
El mercado está situado sobre en las antiguas Atarazanas árabes, donde se construían y reparaban los barcos. Del antiguo edificio se conserva la puerta principal, de época nazarí, formada por un arco de herradura apuntado. Cuesta pensar hoy día que el mar llegara hasta ese punto de la ciudad, en donde se alzan en la actualidad multitud de edificios y se concentran tantas personas.

El Ayuntamiento
El Ayuntamiento de Málaga fue construido a principios del siglo XIX a imitación de un palacio barroco, típico de la arquitectura de principios de siglo. En la fachada principal hay que destacar las esculturas del frontis alegóricas a la ciudad, y en su interior son destacables desde el punto de vista artístico, el Salón de los Espejos y el Salón de Plenos.

Teatro romano
El teatro romano, junto con la Alcazaba, forma un precioso conjunto arquitectónico. Se trata de una construcción de mediano tamaño que conserva partes de su estructura original. Los musulmanes utilizaron fustes y capiteles romanos del teatro para sostener los arcos de herradura de algunas de las puertas interiores de la Alcazaba.

Palacio Episcopal
El Palacio del Obispo se encuentra en la cara norte de la plaza del Obispo, a la salida por la puerta principal de la Catedral. Su fachada es barroca, aunque se trata de un barroco tardío, siendo lo más destacable en ella el cuerpo central formado por tres vanos superpuestos, encontrándose en el superior una hornacina con la Virgen de las Angustias.

Iglesia de los Santos Mártires San Ciriaco y Santa Paula
Fue fundada por los Reyes Católicos a finales del siglo XV, siguiendo el estilo gótico-mudéjar de la época. Está dedicada al culto de los mártires locales San Ciriaco y Santa Paula. En el año 1767 se emprendió su remodelación, pasando a convertirse esta iglesia en un importante ejemplo de estilo rococó y en una de las iglesias más interesantes de la ciudad.

Palacio de la Aduana
Actualmente es la sede de la Delegación del Gobierno Central, pero pronto se cumplirá el deseo de Málaga de albergar en este maravilloso edificio de estilo neoclásico de finales del siglo XVIII, el Mueso de Bellas Artes de la ciudad.

Plaza de Toros de la Malagueta Es una de las plazas de toros más importantes de España, y fue construida a finales del siglo XIX por la necesidad de que la ciudad contara con una plaza de toros ante el espectacular crecimiento de habitantes. Está situada en el Paseo de Reding, y tiene capacidad para 12.000 personas. Desde hace pocos años cuenta con un Museo Taurino de obligada visita.

Castillo de Gibralfaro
El Castillo de Gibralfaro ocupa un lugar estratégico en la ciudad. Parece que se trata de una construcción de origen fenicio que contaba con un faro en el lugar que hoy ocupa el castillo. Desde el siglo XIV a la Edad Moderna ha sufrido múltiples remodelaciones dependiendo de las necesidades defensivas de la ciudad. El interior del Castillo alberga un Centro de Interpretación.

Teatro Cervantes
El Teatro Cervantes se construye a finales del siglo XIX sobre las ruinas del Teatro Príncipe Alonso que a su vez estaba construido sobre las ruinas de un antiguo circo. Merece destacarse la pintura que ocupa el techo y que es una alegoría de la ciudad de Málaga. Tras una larga época de esplendor, hacia mediados del siglo XX entra en decadencia. En 1984 es adquirido por el Ayuntamiento de la ciudad, que lo restaura, siendo inaugurado en abril de 1987 por S. M. la Reina Dª Sofía.


Artículos relacionados:

La sequía en Málaga en verano