Learn Spanish with Escuela Internacional


Segovia

1. Localización

La comunidad de Castilla y León, formada por las provincias de Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora, se encuentra enclavada en la submeseta septentrional de la Península Ibérica y circundada por el Sistema Cantábrico, Ibérico, Central y la frontera con Portugal.
La provincia de Segovia está situada hacia el centro del territorio español, limita con las provincias de Valladolid, Burgos, Soria, Guadalajara, Madrid y Ávila. Tiene una extensión de 6.942 km, con más de 50.000 habitantes y es una tranquila capital provincial.

 

2. Clima

Con un clima frío en invierno y templado en verano, Segovia está emplazada en la confluencia del río Eresma y del río Clamores, sobre una escarpa vigilante de una gran roca que estos ríos rodean.

3. Historia

Cuenta la leyenda que el Hércules egipcio fundó Segovia en el año 1076 antes de Cristo.

Lo que sí es cierto es que un poblado celta habitó en este espacio y que después fue conquistado por Roma. Bajo esta dominación construyeron el Acueducto, y numerosas calzadas, de las que hoy tan sólo conservamos una pequeña muestra. En el año 346 d.C. nació en Coca, el que llegara a ser Emperador Teodosio, conocido por la Historia Universal como Teodosio El Grande, el último de los gloriosos césares del Imperio.

En época visigoda, en el año 642, nació San Frutos, Santo patrón de la Ciudad, quien junto a sus hermanos se retiró a las orillas del río Duratón donde tuvo lugar el milagro de "cuchillada de San Frutos".
Durante la invasión musulmana, Segovia fue tierra de nadie, y en ella habitaban tan sólo pastores y gentes de paso, hasta que Alfonso VI a principios del milenio que ahora culminamos, fomentó la repoblación de estas tierras. Aunque sí se conocen invasiones de los moros a la ciudad; la más grave de todas fue la de Abderramán en el año 756, que se llevó por delante algunos arcos del Acueducto que fueron reconstruidos más tarde por los Reyes Católicos. Se convirtió en tierra de nadie porque a los moros no les gustaba el clima de la zona.

Dicen las crónicas que en el año 1079, recién repoblada la ciudad, dos capitanes segovianos (Día Sanz y Fernán García) se unieron al ejército que trataba de reconquistar Madrid (Magerit) y que fueron recibidos con burlas por los veteranos del frente. Los segovianos, dolidos por las burlas, tomaron la heroica decisión de atacar esa misma noche la fortaleza de los moros que, sorprendidos, huyeron. A partir de entonces, nadie volvió a meterse con ningún soldado segoviano.

En el siglo XII se construyó la Catedral de Santa María frente al Alcázar; se edificaron multitud de iglesias, todas románicas; la industria pañera comenzó su gloriosa actividad... Segovia se convirtió en una ciudad importante de Castilla. De hecho, su territorio se extendía más allá de la Sierra, ocupando la mayor parte de lo que hoy es provincia de Madrid, varios pueblos de Toledo y amplios espacios de Ávila. Luego, poco a poco, por arbitrarias decisiones y disposiciones, Segovia fue perdiendo todos estos dominios.

En el siglo XIII se construye la iglesia de la Vera Cruz y también se instaura la Fiesta de las Águedas en Zamarramala. Por esta época, Santo Domingo de Guzmán llega a Segovia y ocurre el milagro de María del Salto; Alfonso X el Sabio acondiciona el Alcázar como residencia real.

En el siglo XIV, sube al trono Enrique II de Trastamara, cuyo hijo, el infante don Pedro, cayó por uno de los balcones del Alcázar. Este no es un siglo de grandes y destacables acontecimientos para Segovia.

El siglo XV fue el siglo de Oro para Segovia: se consolida la industria pañera que alcanza fama mundial; a los reyes les gusta pasar largas temporadas en el Alcázar, muchos nobles construyen palacios en la ciudad...
Juan II fue coronado rey en la catedral de Segovia a los pocos meses de nacer. En 1425 nace su hijo Enrique IV que no iba a ser un gran rey para la Historia de España, pero sí para la Historia de Segovia: concedió multitud de privilegios a la ciudad (por ejemplo, el mercado de los jueves, que aún hoy se celebra), realizó importantes mejoras en muchos edificios, sobre todo en el Alcázar y construyó varias cosas: una ceca junto a la iglesia de San Sebastián, un palacio real junto a la de San Martín (para vivir más cerca del bullicio), la ermita de los altos de la Piedad, lo que hoy es el convento de San Antonio el Real, el Monasterio del Parral...
En 1410 ocurrió el milagro de Corpus Christi que dio origen a las fiestas de la catorcena. También nos visitó en este siglo San Vicente Ferrer, causa de que se edificara el monasterio de Santa Cruz, hoy sede de la Universidad SEK.
En 1472 se celebra un sínodo en Aguilafuente y el obispo Juan Arias Dávila mandó imprimir en Segovia el Sinodal de Aguilafuente, el que hoy en día es considerado el primer impreso realizado en España.
Para terminar el siglo, decir que el 13 de diciembre de 1474, tras la muerte de Enrique IV, Segovia coronó reina de Castilla a Isabel la Católica en el atrio de la Iglesia de San Miguel.

En el siglo XVI ocurrieron varias cosas muy importantes:
Los Reyes Católicos ordenan reparar los arcos del Acueducto que se habían destruido durante la invasión musulmana.
El 17 de octubre de 1505, Fernando el Católico, viudo, se casa en Segovia con Germana de Foix.
El 19 de mayo de 1520 comienza la revolución comunera en la iglesia del Corpus Christi.
El 8 de junio de 1525 se pone la primera piedra de la nueva Catedral.
En 1530 nació en las calles céntricas de la ciudad, San Alfonso Rodríguez, un Santo que dedicó su vida a la oración y a servir a los demás desde su oficio de portero en un convento de Mallorca, después de sufrir grandes penurias familiares, desgraciadas muertes de sus padres, su esposa y sus hijos, y del fracaso de la empresa telar familiar. Murió a los 86 años, y fue santificado el 15 de Enero de 1888; dejando en buena parte de Segovia una gran devoción a su persona.
Nace también en este siglo Andrés Laguna, el médico más universal de la época.
El 12 de noviembre de 1570 se casa en Segovia Felipe II con su cuarta esposa Ana de Austria.
El 19 de marzo de 1574, Santa Teresa de Jesús, acompañada de San Juan de la Cruz funda en Segovia el convento de las Carmelitas Descalzas.
El 3 de Mayo de 1586 funda los Carmelitas Descalzos en Segovia por donación de los hermanos, Luis y Ana de Mercado Peñalosa.
En 1593 se trasladan los restos mortales de San Juan de la Cruz a Segovia desde Ubeda.
Felipe II manda construir la Casa de la Moneda junto al río Eresma.
La peste de 1598 da un duro golpe a la ciudad y comienza la decadencia.
El siglo XVII:
Se levanta el Santuario de Nuestra Señora de la Fuencisla.
El Alcázar se convirtió en una vulgar prisión, pues los reyes dejan de venir a pasar temporadas en él.
El 29 de enero de 1651 muere Diego de Colmenares, el cronista más importante de la Historia de Segovia.
La crisis agraria llega a su peor punto en 1683 debido a una racha de gran sequía.

El siglo XVIII:
Fue el siglo de La Granja de San Ildefonso, ya que en 1721 se puso la primera piedra del palacio por mandato de Felipe V, el primer Borbón; y en 1728 se construyó el primer horno de vidrio. En 1746 fue enterrado, en la Real Colegiata del Palacio, Felipe V.
En 1751 comenzaron por orden de la viuda, Isabel de Farnesio, las obras para construir el Palacio de Riofrío
El 16 de mayo de 1764 se inauguró en el Alcázar de Segovia el Real Colegio de Artillería, la primera academia militar de España y una de las primeras del mundo; en su laboratorio de química fue descubierta la ley de las proporciones definidas por Proust en 1799; formó una de las más importantes bibliotecas de la historia, pero lamentablemente muchos de sus fondos se perdieron en un incendio en 1862. Aquí se formaron Daoíz y Velarde, héroes del 2 de Mayo.
El 12 de diciembre de 1780 nace con la aprobación de Carlos III la Sociedad Económica de Amigos del País en Segovia.
El 19 de noviembre de 1778 empiezan las clases en la Escuela de Artes y Oficios ubicada en la Casa de las Cadenas.
El siglo XIX supuso para Segovia un cambio de imagen, para bien y para mal: se derribaron las casas que estaban adosadas al Acueducto, pero también se derribaron un montón de iglesias románicas para hacer plazas y jardines, moda urbanística de la época...
En 1809, una gran tormenta causó daños en la torre de la Catedral y en 1825 llegó a Segovia un maestro de obras italiano, Montanera, que más que obrero era acróbata e hizo que todos los días los segovianos fueran a verle arreglar los desperfectos de la Catedral, incluido el rey Fernando VII (que se instaló en un balcón de un edificio de la Plaza Mayor), por sus peligrosas y espectaculares acrobacias.
El 2 de noviembre de 1845 se inauguró el primer Instituto de Enseñanza Secundaria de Segovia.
El 6 de marzo de 1862 un incendio dejó en ruinas el Alcázar y la Academia de Artillería se traspasó al convento de San Francisco. Las obras de restauración del Alcázar no comenzaron hasta veinte años después.
En 1884 se inauguró la línea de ferrocarril Segovia-Medina del Campo.
El 5 de noviembre de 1884, la Real Academia de la Historia declaró al Acueducto Monumento Nacional.
En 1888 se inauguró la línea de ferrocarril Segovia-Villalba.
En 1894 se destruye parte de la torre de San Esteban por una gran tormenta y en 1899 se incendia la iglesia del Corpus Christi.

El Siglo XX comienza anclada en el pasado, pero, afortunadamente, con un buen sustrato cultural que atraía a los amantes del Arte: Zuloaga, la Universidad Popular fundada por Antonio Machado, un Instituto de Segunda Enseñanza...
El 12 de julio de 1941 se declaran monumentos nacionales algunos edificios de la ciudad.
A partir de 1950, comienzan las numerosas obras públicas que convierten a Segovia en lo que hoy vemos.
El 4 de noviembre de 1982, el Papa Juan Pablo II hizo una visita a Segovia. Se celebró la Palabra entre una multitud en la Plaza de Artillería, junto al Acueducto, y luego bajó en Papamóvil al Santuario de la Fuencisla y la Iglesia del Carmen donde vio el cuerpo incorrupto de San Juan de la Cruz (Karol Wojtyla hizo su tesis doctoral sobre San Juan de la Cruz).
El 4 de diciembre de 1985, la UNESCO declara el Casco Antiguo y el Acueducto de Segovia Patrimonio de la Humanidad.

4. Monumentos

El acueducto: Se trata de una magnífica obra romana, siglo I, que llevaba el agua a un campamento ubicado en la población. En la ciudad aparece el tramo de 700 metros, con 163 arcos, en piedra de granito, con 29 metros de altura en algún punto.
Es una obra magnífica, pero que sufrió daños en el último medio siglo, especialmente debido a la creciente contaminación y al paso de vehículos bajo las arcadas, tráfico que ahora, por suerte, se ha prohibido.

 

El Alcázar: de aire casi naif, surgió en torno al siglo XII, como fortín defensivo, engrandecido poco a poco por su cualidad de residencia real habitual. Recibió su impronta casi definitiva con Felipe II.
Su interior, visitable, muestra distintas dependencias de interés, entre ellas la sala de la Chimenea, despacho de Felipe II, y el Salón del Trono, con artesonado y friso mudéjar. También es interesante la sala de Los Reyes, de magnífico artesonado. Subiendo por la torre de Juan II, se alcanza una magnífica vista del entorno.

Las Murallas: prácticamente toda la ciudad está rodeada por un irregular cinturón defensivo, desigualmente conservado. El conjunto, que va desde el Alcázar al entorno del Acueducto, conserva airosos torreones y alguno de sus históricos accesos, como la Puerta de San Andrés.
Siempre es aconsejable un bello paseo que sirve para gozar especialmente de la ciudad. Éste debe discurrir por el paseo de Santo Domingo de Guzmán, desde el Acueducto al santuario de la Fuencisla. Se trata de un bucólico recorrido, en medio de verdor, que nos permite ver a nuestra izquierda el recinto amurallado y a la derecha monumentos como los monasterios de Santa Cruz la Real, San Vicente y El Parral.Luego, cruzando el puente que hay ante la explanada de La Fuencisla, avanzar por el Paseo de los Hoyos, circunvalando el perímetro urbano. El Paseo de los Hoyos es magnífico para tener otra perspectiva de la ciudad, especialmente del Alcázar y la Catedral.

La Catedral: es un edificio gótico, del siglo XVI, trazado originalmente por Juan Gil de Hontañón, en sustitución de una catedral románica anterior, destruida en gran parte por un incendio.
Es éste uno de los grandes templos del gótico final, y en él destaca su vigorosa torre, de 90 metros de altitud. En el interior, de tres naves y crucero, figuran numerosas capillas, donde hay obras valiosas de Juan de Juni(una Piedad) y Gregorio Fernández(un Cristo yacente). También es interesante el claustro.En el museo de la Catedral hay piezas de hermosa orfebrería.

5. Anécdotas

San Frutos, patrón de Segovia: Cuenta la leyenda del santo, que habiendo ido los moros a por los cristianos que se habían retirado al yermo no sólo para huir de los moros, sino también para llevar una más santa vida, salió san Frutos a su encuentro, y después de intentar persuadirles de lo erróneo de sus creencias musulmanas y de la persecución que hacían de los cristianos, en vista de que los moros persistían en su actitud, hizo el santo una raya en el suelo sobre la peña desnuda, intimando a los moros que no la traspasasen, y que si se empeñaban en traspasarla, Dios se cuidaría de impedírselo. Y así ocurrió en efecto que al ir a traspasar los primeros moros la raya, se abrió la peña en una hendidura profundísima, a la vista de moros y cristianos, a la que bautizaron en honor del santo como Cuchillada de san Frutos. Desde entonces tuvieron los sarracenos un respeto reverencial por el santo segoviano, que murió de edad muy avanzada mientras se multiplicaba el número de mártires a manos de los infieles. Su fiesta se celebra, con romería y todo, el 25 de octubre.

Acueducto: Cuenta la leyenda que el Acueducto fue obra del diablo. Éste intentaba conseguir el alma de una muchacha que cansada de bajar a por agua a las fuentes que había en el valle estaba dispuesta a cualquier cosa con tal de dejar tan fatigoso trabajo.
Un día el diablo le ofreció construir un gran puente a cambio de su alma. La muchacha aceptó pero con la condición que debía estar terminado en una noche. El diablo se puso manos a la obra y cuando sólo le faltaba una piedra por colocar aparecieron los primeros rayos del Sol, con lo que perdió el alma de la muchacha. Hay quien dice que los agujeros que se ven en las piedras del Acueducto son las huellas de los dedos del demonio.

Leyenda de la Mujer Muerta Desde Segovia se puede observar la silueta de una montaña conocida como "la Mujer Muerta".
Su formación según una antigua leyenda se debió a los siguientes hechos: muerto el jefe de una tribu que vivía en el cerro donde ahora se encuentra el Alcázar, su mujer crió a dos niños gemelos que, con el tiempo se enfrentaron para gobernar a la tribu. La madre desesperada ante la lucha de los hermanos ofreció su vida a cambio de la de sus hijos. Cuando éstos iban a enfrentarse, una gran nevada (en verano) se lo impidió. Pasado el temporal, comprobaron que una montaña
cubría lo que anteriormente había sido una llanura. Dios había aceptado el sacrificio de la madre y cubrió su cuerpo yacente con nieve.

 

6. Restaurantes

Alcázar de Segovia
Dirección :Venta Nueva, 9
Horario :De 9 a 23.30 h.

Asador La Alcaldesa
Dirección :Oriente, 2
Horario :De 8.30 a 2 h.

Gago
Dirección :Calle San Juan, 14
Horario :De 8 a 23.30 h.

7. Hostales en Segovia

Hostal El Hidalgo
C/ José Canalejas, 3-5

Teléfono: 921 463 529
www.el-hidalgo.com/

Hostal Sotopalacio
C/ Segovia, 15

Teléfono: 921 485 100
www.sotopalacio.com/

Hostal Fornos
C/ Infanta Isabel, 13 - 1º - A

Teléfono: 921 460 198

www.hostalfornos.com/