Learn Spanish with Escuela Internacional
 

Sevilla

Localización

Sevilla está situada al suroeste de la Península Ibérica, en el centro de la Comunidad Autónoma de Andalucía.
Sevilla, capital de Andalucía, es la cuarta ciudad de España en cuanto al número de habitantes. La población total es de 1.758.720 habitantes. Sevilla se considera, el centro artístico, cultural, económico y social de Andalucía.

El Clima

Sevilla tiene un clima mediterráneo, con una temperatura media de 26º C en verano y 12º C en invierno. Los inviernos son suaves y los otoños poco lluviosos con temperaturas más altas durante el verano. El clima de Sevilla pueda ser considerado casi perfecto en todas las épocas del año.

Un poco de Historia

Muchas y diferentes culturas han estado presentes en la historia de Sevilla. Las leyendas atribuyen a Hércules la fundación de Sevilla.
Las proximidades de Sevilla (Alcalá del Río) fue el marco de la batalla final que enfrentó a romanos y cartagineses (206 A. C.) y el lugar de la fundación de la primera colonia romana, Itálica. Julio César (45 A. C.) denomina a la ciudad Julia Romula Hispalis.

Los personajes del escudo de la ciudad, San Leandro y San Isidoro que acompañan al rey conquistador rememoran la etapa visigoda oscurecida por la Sevilla Islámica que viene inmediatamente después (712).
Será en la etapa almohade (mediados siglo XII) cuando la Isbiliya alcance su máxima magnificencia. Se construye la Mezquita Mayor, cuyo alminar, representa el símbolo de la ciudad y que a raíz de su remate renacentista finalizado con una veleta que gira comenzará a llamarse Giralda.
La ciudad pasa a la Corona de Castilla debido a la conquista del Rey Santo Fernando III en 1248. La ciudad ve reconvertidas sus mezquitas en lugares de culto cristiano al igual que la Gran Mezquita. Pero siglo y medio después se derriba y se construye en aquel mismo lugar la Catedral , emblema de la Sevilla Cristiana . En la etapa medieval el Rey D. Pedro, en el espacio amurallado del viejo Alcázar islámico construye un Palacio Mudéjar (siglo XIV).
En el siglo XVI ,tras el Descubrimiento de América, Sevilla se convierte en el punto de encuentro con el Puerto de Indias que controla el comercio con el Nuevo Continente. Los comerciantes hacen edificar la Casa Lonja, que siglos después se convertirá en el Archivo de Indias . Se construirán muchas casas-palacio y un importante edificio civil el Hospital de las Cinco Llagas, hoy Parlamento de Andalucía.
El siglo XVII se realiza por primera vez la Carrera Oficial: el recorrido obligado para todas las cofradías por donde debían desfilar en un orden establecido por antigüedad. Se está creando la Semana Santa que unida a la profunda religiosidad da lugar artistas como Montañés, Murillo, Zurbarán y Valdés Leal cuyas obras están expuestas en el Museo de Bellas Artes y distribuidas por diversas iglesias. Se construyen importantes edificios religiosos.
En el siglo XVIII destaca arquitectónicamente la construcción de una nueva Fabrica de Tabacos , edificio industrial escenario de Carmen la Cigarrera de Marimée y que se hará mundialmente famoso. También empieza a construirse aunque no se concluirá hasta el siglo siguiente la Plaza de Toros de la Real Maestranza.
El Romanticismo del siglo XIX convierte a Sevilla en un destino exótico para los viajeros de todas partes del mundo. Algunos han dejado pruebas de cómo era la ciudad en esta época por dibujos que reflejaban su recinto amurallado que más tarde se derribará para facilitar las comunicaciones: el primer puente sobre el río Guadalquivir el Puente de Triana inspirado en el Puente Carrousel de París.
El Siglo XX comenzará con la organización de una Exposición que se celebrará en 1929. La Exposición Iberoamericana dejó la Plaza de España , la Plaza de América y los pabellones de los países participantes con diferentes diseños que recuerdan sus culturas autóctonas precolombinas. El siglo acabará también con la celebración de otra Exposición la Expo 92 , que festejaba el V Centenario del Descubrimiento de América.
Actualmente es el Parque Tecnológico de la ciudad donde están las centrales de importantes empresas.

Monumentos principales de Sevilla

1. Alcázar

Residencia ocasional de la corona de España, es el palacio real habitado más antiguo de Europa. Desde 1988 este edifico es considerado como Patrimonio de la Humanidad.
Es un conjunto de palacios, producto de las sucesivas reformas que diferentes reyes han realizado desde tiempos del dominio islámico hasta reunir los más variados estilos(islámico, mudéjar, gótico, renacentista...) materiales e influencia.
El primer palacio lo mandó construir Abderraman III en el siglo X.
Su decoración fue inspiración para la posterior construcción de la Alhambra de Granada.
El Palacio del Rey Pedro I es el ejemplo civil más importante del estilo mudéjar. Este rey sentía una preferencia especial por Sevilla y la eligió como capital de su reino. Su construcción se inició en 1364.
En este palacio podemos ver bonitos salones y patios.
El Palacio Gótico fue ordenado construir por Alfonso X el Sabio sobre un antiguo palacio almohade. Fue modificado por las obras realizadas en s. XVIII debido al terremoto de Lisboa (1755).
En estilo Renacentista podemos encontrar la Casa de la Contratación, creada por los Reyes Católicos en 1503 tras el Descubrimiento de América, ya que Sevilla se convirtió en uno de los puertos más importantes de Europa porque tenía el control comercial del Nuevo Continente. Aquí también se prepararon importantes expediciones como la primera vuelta al mundo.
Los jardines del Alcázar son muy hermosos, los cuales se sirven de influencias mudéjares, renacentistas y barrocas
En la actualidad se registran más de 170 especies en sus 60.000 m2 de superficie.

2. Archivo de Indias

Situado junto a la catedral y los Reales Alcázares, el Archivo de Indias es la muestra del papel de Sevilla como centro administrativo del Nuevo Mundo.
Su historia comienza en s. XVI. Hasta entonces los mercaderes se instalaban en las gradas de la Catedral con sus mercancías para realizar sus negocios comerciales. Cuando llovía se refugiaban en el interior del templo y esto provocaba el enfado de los religiosos del templo; entonces fue necesario establecer en Sevilla una casa lonja. Felipe II aprobó su construcción. Las obras se realizaron entre 1583 y 1646.
En 1660 se inauguró en este edificio la primera Academia de Bellas Artes Sevillana.
En s. XVIII el rey Carlos III decidió recopilar todos los documentos relacionados con el Nuevo Mundo y crear el Archivo de Indias.
Estos archivos son unos de los más importantes del mundo por el número de documentos y la información que contiene. Entre estos documentos hay que destacar el diario de Colón.
Es uno de los principales centros de investigación sobre Historia de América.

3. Ayuntamiento

En 1527 inició las obras el arquitecto Diego de Riaño, a quien se deben los planos. El estilo es renacentista y puede considerarse el Ayuntamiento de Sevilla como uno de los más extraordinarios monumentos de España en su estilo, aunque aún no está terminado de labrar su exhorno exterior.
Se comenzó a edificar en el siglo XV por Diego de Riaño. En su fachada se pueden ver representaciones de personajes históricos y míticos, heráldicas y emblemas relacionados con los fundadores de la ciudad, Hércules y César. El edificio es rico en cuadros antiguos, de grandes maestros, así como escultura, vidrieras y otros tesoros artísticos.
Actualmente se guardan en él algunos elementos de interés artístico e histórico, como el pendón de la ciudad.

4. Parque Mª Luisa

El parque de María Luisa está formado por unos magníficos jardines, fuentes y excelentes edificios de valor artístico.
La Infanta María Luisa que siempre tuvo un gran amor por Sevilla, regaló a la ciudad en 1893 una gran extensión de los jardines de su palacio. Empezando en 1911, el jardinero francés Jean-Claude Forestier remodeló los jardines existentes y les fue dando el aspecto actual. Tiene más de 400.000 metros cuadrados y se construyeron importantes construcciones de la Exposición Iberoamericana de 1929.
Este parque puede considerarse uno de los más hermosos de España, tanto por la variedad de su vegetación como por la belleza de sus paseos, avenida, estanques, plazas y glorietas.

5. Plaza de España

Realizada con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929. Mide 200 m de diámetro y tiene un área de 14.000 m2.
Tiene forma semicircular que simboliza el abrazo de España y sus antiguas colonias y mira hacia el río como camino a seguir hacia América.
Los materiales usados son el ladrillo y la cerámica.
Alrededor de la plaza hay 48 bancos dedicados a las provincias españolas por orden alfabético que representan hechos históricos, el escudo, y el mapa de la provincia.
Hay un pequeño río alrededor de la plaza cruzado por 4 puentes que representan los 4 reinos que formaban la corona española: Castilla, León, Navarra y Aragón.
Estos edificios actualmente son sede de diferentes organismos públicos y del gobierno civil y militar.

 

6. Plaza de Toros y Real Museo de la Maestranza

Construida en 1761 (s. XVIII). Es una de las plazas más antiguas de España.
Una característica típica del ruedo de la plaza de toros de Sevilla es que no es totalmente circular, sino un poco ovoide.
La puerta este del edificio es la llamada Puerta del Príncipe a través de la cual sólo a los más exitosos toreros se les permite salir directamente de la arena.
Contiene un museo taurino con colecciones de trajes, fotografías, cuadros, etc., relacionados con el mundo del toro.
La temporada de corridas empieza el Domingo de Resurrección, y se prolonga diariamente hasta el último día de la Feria de Abril de Sevilla. Después se celebran algunas otras ocasionalmente hasta Octubre los domingos por la tarde. Las entradas se pueden comprar directamente en la taquilla de la plaza.
La plaza de toros es además el lugar donde se desarrolla el drama de la Carmen de Merimée, más tarde ópera de Bizet. Allí Carmen la cigarrera es apuñalada hasta morir por su ex-amante Don José. Se conocieron a la salida de su trabajo, en la famosa Fabrica del tabaco.

El museo fue inaugurado el 5 de Abril de 1989 por S.A.R. Condesa de Barcelona. La colección que alberga está dedicada a la Real Maestranza de Caballería por un lado, y a la Tauromaquia por otro. Su espacio está dividido en cuatro módulos o salas.

 

7. Torre del Oro

La Torre del Oro, torre militar albarrana, es decir, separada del resto de la muralla, debe su nombre a su primitivo recubrimiento de azulejos con reflejos dorados.
Esta torre fue edificada en s. XIII por los almohades y formaba parte del sistema defensivo. Era una torre defensiva y estaba unida al alcázar por una muralla. La torre sirvió, además de prisión en la edad media, y de recinto seguro para guardar, a veces, los metales preciosos traídos periódicamente por la flota de Indias.

La Torre del Oro tiene 12 lados. Para proteger la entrada del puerto se arrojaba una fuerte cadena que cruzaba hasta la otra orilla del río.
En 1944 la torre fue convertida en Museo Naval dependiente del Ministerio de Marina. Contiene importante documentación sobre la historia marítima de la ciudad. Contiene grabados, cartas marinas, maquetas, instrumentos antiguos de marear así como documentos históricos. Traza una imagen de la historia naval de Sevilla, de la importancia de su río y de la huella de marinos ilustres.
Su nombre se debe a que estaba cubierta de azulejos dorados. Hay otra versión que dice que su nombre se debe a que a ella llegaban los barcos procedentes de América cargados de oro y muchas riquezas.

Esta torre ha tenido diferentes usos: embarcadero, faro, prisión, vivienda, capilla, etc.

8. Universidad

En el siglo XVIII se levantó en Sevilla la fábrica de tabacos.
Las obras de este edificio comenzaron en 1728 y terminaron en 1771
Este edificio público, pensada como una ciudadela, tenía capillas, bares, puentes levadizos y foso.
En 1949 se aprobó la instalación de las distintas facultades universitarias.
Acoge hoy las facultades de Derecho, Filología, Historia y el Rectorado de la Universidad de Sevilla

Gracias a este edificio, y a la función desempeñada con anterioridad, fueron inmortalizadas las famosas cigarreras de Sevilla, llevadas con 'Carmen' incluso hasta la ópera.

9. Catedral y Giralda

La Catedral de Sevilla es el mayor edificio gótico.
Fue declarado Monumento Nacional en 1928 y clasificada en 1987 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Guarda importantísimos archivos y bibliotecas como la Biblioteca Colombina en el Patio de los Naranjos.
Su forma se debe a las continuas ampliaciones y transformaciones sobre la Mezquita Mayor de los almohades, construida en s. XII. Hoy en día los únicos restos que podemos ver de la mezquita son el Patio de los Naranjos y el alminar, la Giralda, desde donde podemos disfrutar de una hermosa vista de la ciudad.
En la catedral podemos contemplar bellas obras de arte. En el Altar Mayor se encuentra el retablo mayor, considerado uno de los mayores del mundo (27 m. de alto y 18 m. de ancho).

El Monumento a Colón donde reposan los restos del descubridor lo encontramos en la nave del templo.

10. Giralda

Se trata del alminar de una mezquita, construido en el siglo XII. La profundidad de la historia de la ciudad se percibe en el mismo basamento de la esbelta torre, donde se aprecian piedras de sillería romanas.
Esta torre es uno de los pocos restos que quedan de la antigua mezquita almohade.
La torre se concluyó con 82 m. de altura.
Un terremoto destrozó en 1365 la parte superior del alminar, que estaba rematado por las famosas manzanas doradas.
La veleta que finaliza el conjunto, conocida como “El Giraldillo” simboliza la victoria de la fe cristiana realizada entre 1566-1568.
La escultura de la cimera es de cuatro metros, algo más de siete metros con el pedestal. Se trata de una veleta que gira movida por el viento. Esta cualidad de giratoria hizo que se llamara popularmente Giralda a todo el edificio, quedando el nombre de Giraldillo para la veleta.
La figura renacentista representa a una mujer embarazada con túnica y un escudo guerrero en una mano. Simboliza la fe y la esperanza.

11. Monasterio de la Cartuja

Con motivo de la celebración de la Exposición Universal de 1992 se restauró la Cartuja de Nuestra Señora de las Cuevas; de esta manera se pudo recuperar uno de los monasterios más importantes de la ciudad

Durante siglos, la Cartuja fue una ciudad amurallada, autosuficiente y estrechamente unida a la ciudad. Hoy en día, el conjunto mantiene el centro del monasterio, chimeneas y hornos industriales de la época.

Llegaron los cartujos, fundadores de la primera cartuja en 1084 y a finales del siglo XIV los franciscanos construyeron aquí una ermita. En 1400, estos últimos inauguraron la Cartuja.

Durante más de cuatro siglos, la Cartuja se convirtió en un centro de gran riqueza y gran patrimonio cultural.

En el siglo XIX empezó la decadencia de la orden. En 1810, en la Guerra de la Independencia, llegaron los franceses a la ciudad y se instalaron en el monasterio.
Estos se llevaron el patrimonio cultural y destruyeron gran parte del grupo arquitectónico. Se retiraron los franceses en 1812. Los cartujos volvieron al monasterio después de haberse refugiado en Portugal.
Situado en la orilla derecha del Guadalquivir, fue adquirido en 1839 por Charles Pickman, quien lo convirtió en fábrica de cerámica.
Los hornos construidos para la fabricación de cerámica han caracterizado a este monumento, y a Sevilla, ya que en ellos se han inspirado hasta para realizar los frascos de una conocida marca sevillana de perfumes.
En 1986 se inicia su restauración gracias a la Exposición Universal para convertirse en Pabellón Real.
En este monasterio vivió Colón y toda la familia y descendencia de Colón tuvo una gran relación con el convento.
Los restos de Colón fueron enterrados en esta Cartuja en 1509 por deseo de su hijo Diego. Treinta años más tarde, se trasladan a la catedral.

Otros aspectos culturales de Sevilla

La Gastronomía

La gastronomía sevillana es consecuencia de toda su historia. Es una cocina popular. El imprescindible aceite de oliva resultado de la relación de Sevilla con los pueblos mediterráneos es básico en la cocina sevillana y en la andaluza en general. Los musulmanes introdujeron nuevos productos y de América llegaron nuevos ingredientes que rápidamente se añadieron a la cocina sevillana y en la de toda Europa.
Las raíces árabes son especialmente fuertes, lo que ha hecho que algunos platos como el gazpacho, se encuentren por todas las provincias andaluzas e, incluso, se hayan extendido por el resto de España.
La gastronomía sevillana se caracteriza por su variedad y su calidad. Es una cocina ligera y rica en productos frescos propios de la tierra, teniendo como principal protagonista al aceite de oliva.
Entre los platos principales de la gastronomía sevillana podemos destacar, además del gazpacho, la ensaladilla sevillana, el menudo (una especie de callos a la andaluza), la cola de toro, el lomo de cerdo con manteca, la “pringá” ...
En cuanto a la fruta, ésta es rica y abundante.
En la repostería son muy famosas las tortas de aceite, exportadas a toda España, y los polvorones, dulce árabe especialmente consumido en Navidad Además son muy conocidos los cortadillos, pestiños, piñonates, mostachones y la carne de membrillo.
Sin embargo, la más rica repostería sevillana la podemos encontrar en los conventos de clausura.

La Semana Santa

La fiestas por excelencia en Sevilla es la primavera y empieza con la Semana Santa de fama mundial. Ya en el siglo XVI se celebraba la Pasión de Cristo con procesiones que realizaban las cofradías o hermandades. Todos los días de la Semana Santa empezando por el Domingo de Ramos hay desfiles procesionales por la tarde-noche. El viernes Santo salen además ocho cofradías de madrugada entre ellas la famosa Macarena y el Gran Poder.
Las imágenes de los cristos y las vírgenes van acompañadas por nazarenos vestidos con una túnica diferente para cada hermandad cubiertos con un capirote y llevando una vela. Inmediatamente detrás del paso van los penitentes que llevan cruces igualmente vestidos pero sin capirote.
Un elemento importante en la procesión es la música que puede ser a veces de inspiración militar o bandas de música más complejas por los instrumentos que usan y las piezas que interpretan ya que van tras las vírgenes.

La Feria de Abril

La Feria de Abril, celebrada desde 1847, después del domingo de Resurrección, en una inmensa explanada contigua al barrio de Los Remedios. En torno a quince calles de nombre torero se sitúan las casetas donde los sevillanos gozan del ambiente festivo, charlan, negocia, bailan y danzan, y se homenajean con los vinos andaluces y el mejor jamón. Por la mañana deslumbran los paseos a caballo, donde jinetes y amazonas rivalizan en garbo; al tapeo sigue un almuerzo en la caseta y luego se va a la Real Maestranza, para ver toros; y en la noche prosigue la fiesta.

La Feria de Abril tiene fama de ser cerrada y exclusivista. Las casetas no deben relacionarse con bares sino que han de ser entendidas como la casa que las familias y entidades sevillanas instalan durante el tiempo de feria. Y, como es normal, una casa no suele estar abierta al público en general.
No obstante, las posibilidades de entrar en una son varias. En primer lugar porque existen al menos 15 casetas populares de entrada libre. Aún así muchos visitantes han sido invitados a pasar a una caseta para que pudieran conocer, desde dentro, el ambiente de la Feria.
En definitiva, la Feria tiene muchas opciones para pasarlo bien.
Sin caseta es difícil estar en el Real de la Feria durante todo el día. Pero la feria es algo más. Hay otros elementos que componen la feria en su totalidad:

Los toros: no es posible entender la feria de Abril sin los toros. Una tarde de toros en la Maestranza es una experiencia que, por sí sola, ya justifica la visita a Sevilla. Es posible admirar el arte de los toreros más famosos en esta semana de fiesta.

El paseo de caballos: cada año se contemplan mejores coches, caballos y jinetes. Por todas las calles del Real de la feria se pueden contemplar los coches de caballo con mujeres o familias enteras vestidas con los trajes populares de flamenca o los caballos con los hombres vestidos de jinetes solos o acompañados de mujeres con el traje típico.

La calle del Infierno: es la zona del Real de la feria donde se encuentran las atracciones para pequeños y mayores y diseñada para quien quiere cambiar por un rato el ambiente ferial por algo totalmente diferente.

El alumbrao realmente es algo así como el "Chupinazo" en los San Fermines, representa el comienzo de la Feria de Sevilla y consiste en que la primera autoridad de la ciudad, nuestro alcalde pulsa un botoncito y poco a poco se van encendiendo las 22.000 bombillas de la Portada, cuyo arco central de acceso a la Feria está inspirado en la puerta que da acceso al edificio de la Universidad de Sevilla (antigua Fábrica de Tabacos) por la calle San Fernando. Paulatinamente se va iluminando el Real por completo, encendiéndose la totalidad de las bombillas que hay en el Real de la feria. La Feria se alumbra completamente... y de ahí lo del "alumbrao".