Learn Spanish with Escuela Internacional
 

Los ilustradores del Quijote

1.¿Por qué ilustrar el Quijote?
Para algunos, ilustrar el Quijote ha sido, y es, una aventura tan maravillosa como leerlo, por ser una de las más admirables obras del genio humano, por ser una obra llena de humor en la que el protagonista lucha por hacer un mundo mejor, en paz, con amor y justicia entre todos. Con estos precedentes, lo extraño hubiera sido que a lo largo de la historia no hubiera habido ilustraciones de tan magnífica, importante e internacional obra; lo extraño hubiera sido hacernos la pregunta contraria y por qué no ilustrar el Quijote. Algunos de los muchos ilustradores han llegado a decir que hacerlo “ha sido una fiesta, un reto apasionante y gratificante que creí no poder concluir y con el que he disfrutado de lo lindo poniendo amor y devoción”.

Estamos de acuerdo en que es un libro magnífico y maravilloso, y que son pocos los escritores y pintores que no se hayan dejado fascinar por él, desde Defoe, Flaubert, Doré, Moreira, Dalí, Picasso o Rimbaud hasta Goya. ”A mí, esa unanimidad ya me sirve” dice Francisco Rico. Todos ellos se inspiraron en algún momento en la figura Don Quijote, en la locura del hidalgo. En todo caso, El Quijote tiene algunos rasgos que lo hacen único. Es una caricatura perfecta de la literatura caballeresca, y sus dos personajes principales, Don Quijote y Sancho Panza, encarnan los dos tipos del alma española, el idealista y soñador, que olvida las necesidades de la vida material para correr en pos de inaccesibles quimeras, y el positivista y práctico, aunque bastante fatalista. Cómo superar la tentación de caricaturalizarles y no dejar de ambos reflejos fuera de la imaginación del lector de todos los tiempos para hacer a estos personajes universales más cercanos en el ideario colectivo. Esta joya de la literatura universal ha sabido conquistar al mundo entero y es quizás, con la Biblia, la obra que se ha traducido a más idiomas. Todas las características de la novela moderna de están presentes ya en el Quijote.

Ya hemos citado a algunos de los mejores ilustradores del Quijote, como son Doré, Dalí y Picasso, y de algunos de ellos hablaremos más extensamente más adelante, pero no queremos olvidarnos de Goya, quien siempre albergó la idea de ilustrar El Quijote, pero que no pudo llevar a cabo y del cual sólo se conservan dos estampas -un boceto y el dibujo que preparó para la edición de la Real Academia Española, de 1780- que finalmente no se llegaron a publicar. La tarea del ilustrador es, en definitiva, la de darnos una lectura visual paralela y creativa de la obra.

2. Gustavo Doré y el Quijote
La historia de Don Quijote de la Mancha, caballero andante loco y aventurero, es bien conocida por todo el mundo y por ello de carácter universal. Es una de las obras más famosas de España y a nivel universal. Básicamente podríamos decir que se trata de las aventuras de un demente caballero y su compañero. Este aspecto que acabamos de señalar de la demencia o locura es precisamente uno de los que nuestro ilustrador, Gustavo Dore, más y mejor se propuso recalcar en su tarea de ilustrar la obra.
De él se dice que es “uno de los mejores ilustradores de todos los tiempos”, y por ende, también uno de los mejores de El Quijote, por cuyo trabajo se puede decir que es conocido a nivel mundial, aunque no sólo.
Gustavo Dore nació en 1833 y murió en el año 1888, era de origen francés e inspiración romántica por la etapa histórica que le tocó vivir. Además de ser famoso por sus dibujos y grabados sobre El Quijote, Dore es conocido por ilustrar y trabajar también en otras obras de la literatura universal, como son los grabados para acompañar la Divina Comedia. Otros trabajos e ilustraciones de Doré son los que hizo de y para la Biblia, el Nuevo Testamento, Gargantua y Pantagruel, Orlando Furioso, y muchos mas.
De su trabajo e ilustraciones se ha dicho que las láminas constituyen auténticas piezas de museo. Doré tardó mucho tiempo en ser reconocido y en ver su trabajo en los museos, entre otras cosas por la delicadeza de sus obras que corren el riesgo de tomar color y perder los trazos y tonalidades originales.
Gustavo Dore supo plasmar con gran fuerza y detalle las aventura de Don Quijote en sus más de 60 grabaciones, las cuales han aparecido en numerosas ediciones. El grabado que sigue, fue hecho por Doré.

3. Picasso y El Quijote.
El Quijote es una de las novelas más conocidas en todo el mundo. Muchos artistas a lo largo de la historia han recreado a los personajes de Cervantes: a don Quijote con su caballo Rocinante y a Sancho, su amigo fiel. Entre los muchos artistas que antes hemos mencionado está el que ha sido llamado el artista más influyente del siglo XX: Pablo Ruiz Picasso.; y es posible que la ilustración de Picasso de Don Quijote sea de las más famosas y reconocidas. Hay que decir que esta ilustración, magnífica y eterna, ha alcanzado fama mundial siendo de una gran sencillez.

La historia que se cuenta sobre esta ilustración es la siguiente: Pierre Daix, amigo personal de Picasso, le pidió que pintara un dibujo para la revista Les Lettres Francaises en el 350 aniversario de la publicación del Quijote. La revista se publicó el 10 de agosto 1955. Se dice que Picasso hizo la ilustración en el mismo momento en que su amigo se lo pidió y que se inspiró en una estatua que vio o tal vez compró, dicen otros, a un artista desconocido. Se trataba de una estatua de clavos, tuercas y tornillos.

Picasso hizo el dibujo en pocos minutos, pero es estupendo. Don Quijote y Sancho destacan contra un fondo blanco. Hay un sol en la esquina y molinos de viento por todas partes. Don Quijote aparece delgado sobre su caballo, Rocinante, que está tan flaco como su dueño. A la izquierda, Sancho está encima de su asno, éste parece una gran masa negra al lado de don Quijote. Pareciera que Picasso no tuvo cuidado con esta parte de la ilustración y no pusiera mucha importancia en el dibujo de Sancho. Parece claro que Picasso quería que el espectador se fijase más y pusiera mayor atención en la figura de don Quijote.

Con su personal estilo y su genio creador, Picasso consiguió dotar a la figura literaria de don Quijote y a la de sus compañeros de aventura de una corporeidad internacional para ser conocido y reconocido, si cabía más, en todo el mundo.

 

4. Otros ilustradores del Quijote.
Ya hemos visto hasta aquí a dos de los más importantes ilustradores del Quijote, dos de los más conocidos e internacionales que con diferentes técnicas se han acercado al mundo del famoso caballero andante y que han conseguido captar y plasmar su alma en sus trabajos. A estos grandes artistas y sus ilustraciones hay que sumar muchos más que también han destacado dentro del mundo de las artes plásticas y de la pintura a lo largo de los siglos.

Artistas de todas las nacionalidades y rincones, de estilos variopintos y diferentes, dándoles cada uno su propia impronta y fijando cada uno su arte en tan importante a partir de tan importante novela. Artistas como Bertall, Salvador Dalí, José Luis Pellicer, Salvador Tusell, Joaquín Vaquero y Antonio Saura quien ilustró la famosa edición de Martín de Riquer. Imágenes en blanco y negro, Láminas litográficas sobre dibujos, estampas, cromos, acuarelas, cobres coloreados, etc, componen el amplio legado que los artistas citados y muchos más han dejado de la obra de Cervantes. Hay que decir que la mayoría de estos trabajos son del siglo XIX y XX.

Uno de los últimos acercamientos al Quijote para ilustrarlo en su 400 aniversario que se celebra este año 2005 es el trabajo del miembro de la Real Academia Española y prestigioso dibujante Antonio Mingote (Sitges, 1919). "El Quijote se agiganta aún más con las ilustraciones de un genio contemporáneo», escribe el Rey en el prólogo de esta edición que consta con más de 600 ilustraciones de Mingote.

Antonio Mingote es un buen conocedor de la obra de Cervantes y así ha sabido reflejar esa cercanía suya al Quijote al Quijote con inconfundible y característico estilo dándole a la obra un nuevo tono. Cervantes estaría muy feliz y orgulloso con esta edición de Mingote de su obra más monumental.

El anteriormente mencionado Martín de Riquer resume gráficamente esta edición: «El Quijote, que es una obra de humor, por vez primera aparece ilustrado por un humorista». Mingote no se acerca a la obra, como hace en sus viñetas, en tono irónico, sino que se manifiesta como un lector perspicaz y profundo de la gran obra cervantina, como un amante de El Quijote. Esto se ve en cómo ha interpretado las figuras de don Quijote y Sancho, estilizándolas y otorgándoles un halo de seriedad más cercanos al texto que escribiera Cervantes que a la mal interpretación caricaturesca. «He querido hacer a Don Quijote menos distraído y pintar un Sancho lejos del gordo ridículo» ha dicho el académico y dibujante.

Mingote ha realizado más de 600 dibujos para ilustrar esta edición del Quijote de la editorial Planeta, utilizando tinta china, lápiz y acuarela de color gris. Los dibujos son de diferentes tamaños, con letras capitulares y numeración en cada capítulo. Una gran obra en manos de un gran artista en una edición al alcance de todos los lectores y admiradores de Miguel de Cervantes y Antonio Mingote.