Learn Spanish with Escuela Internacional
 
Antonio Muñoz Molina
El invierno en Lisboa
Mª José Requena


Objetivos


· Dar a conocer al alumno uno de los autores más importantes de la literatura española así como sus obras.
· Facilitar al alumno la comprensión del vocabulario relacionado con textos de las obras de Antonio Muñoz Molina.
· Favorecer el desarrollo de la capacidad del alumno para analizar textos, para expresar sentimientos.
· Poner en contacto al alumno con la cultura literaria española.
· Hacer que el alumno conozca la importancia de este autor y su obra.

Contenidos

· Información sobre el autor.
· Texto de la biografía de Antonio Muñoz Molina.
· Actividad de Internet para buscar de qué entidad en Nueva York es director el escritor.
· Fragmento de “El invierno en Lisboa”.
· Artículo escrito por el autor.

Metodología

· Para el ejercicio de Toma de Contacto el profesor deja que los estudiantes escriban información sobre el autor o que la imaginen si no conocen al escritor (5’)
· Entrando en Materia:
Ejercicio 1. Los alumnos van a leer un texto incompleto sobre la vida de Muñoz Molina y en parejas lo van a completar haciéndose preguntas. El profesor hace precisiones y amplía la información (10’)
Ejercicio 2. Los estudiantes buscarán en Internet información sobre el Instituto Cervantes de Nueva York del que es director Muñoz Molina (10’)
Ejercicio 3. Fragmento de “El invierno en Lisboa” y escribir sinónimos de palabras que aparecen en el texto.(10’)
Ejercicio 4. Artículo del autor y completar el texto con artículos determinados (15’)
· En pocas palabras: los estudiantes opinan sobre las adaptaciones de novelas al cine

I. TOMA DE CONTACTO

(Tiempo: 5 minutos)

1. Antes de empezar vas a imaginar información sobre este escritor

v Nacionalidad

v Edad

v Estudios que realizó

v Dónde vive en la actualidad

v Qué género es más importante en sus novelas (acción, misterio...)


II. ENTRANDO EN MATERIA

(Tiempo: 10 minutos)

1. Lee la biografía de Antonio Muñoz Molina. Algunas informaciones faltan, complétalas con ayuda de tu compañero.

Estudiante A

Escritor español, nacido en ........................................ en 1956, premio .............................y premio Nacional de Narrativa 1992. Estudió ...................................en la Universidad de Madrid y ...................... en la Universidad de Granada. En 1986 publicó su primera novela ......................................con la que obtuvo el premio Ícaro, y con El invierno en Lisboa (1987) se vio catapultado a la fama. Esta última novela, con la que obtuvo en 1988 los premios de ..............................................................., fue adaptada al cine de la mano de José Antonio Zorrilla (1991). Su novela posterior (Beltenebros, 1990) también fue llevada al celuloide, esta vez por Pilar Miró, y en 1991, con El jinete polaco, obtuvo simultáneamente el premio económico más importante de España (el Planeta) y el Nacional de Narrativa, considerado como el de mayor prestigio literario. Se trata ........................................................................................................................., por la que el autor trata de explicar el devenir y vivencias de su generación. Posteriormente publicó El dueño del secreto (1994) y Ardor guerrero (1995). En 1997 salió a la luz una novela de intriga y misterio .................................., que obtuvo también un gran éxito, y en 2001 Sefarad, un relato en el que se entrecruzan varias historias para tejer una denuncia contra la marginación. Ese mismo año reeditó En ausencia de Blanca, un relato de amor y fantasía que había salido publicado en edición limitada en 1996 y en 1999. Su última novela en el mercado literario es Ventanas de Manhattan (2004). Sus influencias literarias son ........................................................................................................................Compagina su actividad literaria con el periodismo de opinión. En 1996 ingresó en la Real Academia Española.

Estudiante B

Escritor español, nacido en Úbeda (Jaén), en ................., premio Planeta y premio ................................................. 1992. Estudió periodismo en ............................................................... y arte en ........................................... En .................... publicó su primera novela Beatus Ille, con la que obtuvo el premio Ícaro, y con El invierno en Lisboa (1987) se vio catapultado a la fama.


Esta última novela, con la que obtuvo en 1988 los premios de la Crítica y el Nacional de Narrativa, fue adaptada al cine de la mano de José Antonio Zorrilla (1991). Su novela posterior Beltenebros, (1990) también fue llevada al celuloide, esta vez por ...................................., y en 1991, con El jinete polaco, obtuvo simultáneamente el premio económico más importante de España (el Planeta) y el Nacional de Narrativa, considerado como el de mayor prestigio literario. Se trata de una novela de alguna forma autobiográfica, por la que el autor trata de explicar ......................................................................................................................... Posteriormente publicó El dueño del secreto (1994) y Ardor guerrero (1995). En 1997 salió a la luz una novela de ..................................................., Plenilunio que obtuvo también un gran éxito, y en 2001 .................................., un relato en el que se entrecruzan varias historias para tejer una denuncia contra la marginación.

Ese mismo año reeditó En ausencia de Blanca, un relato de amor y fantasía que había salido publicado en edición limitada en 1996 y en 1999. Su última novela en el mercado literario es Ventanas de Manhattan (2004). Sus influencias literarias son Cervantes, Cortázar, Onetti, Faulkner y, fundamentalmente, Borges. Compagina su actividad literaria con el periodismo de opinión. En 1996 ...........................................................................

(Tiempo: 10 minutos)

2. Antonio Muñoz Molina ha sido nombrado director de una prestigiosa entidad en Nueva York. ¿Quieres descubrir cuál es? Pues tienes que buscar en Internet a través de un buscador (Google, por ejemplo). Escribe la información que encuentres sobre esa entidad.

..........................................................................................................................

..........................................................................................................................

..........................................................................................................................

..........................................................................................................................

..........................................................................................................................

..........................................................................................................................

..........................................................................................................................


(Tiempo: 15 minutos)

3. Una de las novelas más famosas de Antonio Muñoz Molina es “El invierno en Lisboa”. El tema central de esta novela es un crimen en un ambiente al mejor estilo del cine negro donde predomina la música jazz. Aquí tienes un fragmento.

En la Gran Vía, junto al resplandor helado de los ventanales de la Telefónica, se apartó un poco de mí para comprar tabaco en un puesto callejero. Cuando lo vi volver, alto y oscilante, las manos hundidas en los bolsillos de su gran abrigo abierto y con las solapas levantadas, entendí que había en él esa intensa sugestión de carácter que tienen siempre los portadores de una historia, como los portadores de un revólver. Pero no estoy haciendo una vana comparación literaria: él tenía una historia y guardaba un revólver. Uno de aquellos días compré un disco de Billy Swann en el que tocaba Biralbo. He dicho que soy más bien impermeable a la música. Pero en aquellas canciones había algo que me importaba mucho y que yo casi llegaba a apresar cada vez que las oía, y se me escapaba siempre. He leído un libro – lo encontré en el hotel de Biralbo, entre sus papeles y sus fotografías – donde se dice que Billy Swann fue uno de los mayores trompetistas de este siglo. En aquel disco parecía que fuera el único, que nunca hubiera tocado nadie más una trompeta en el mundo, que estaba solo con su voz y su música en medio de un desierto o de una ciudad abandonada.

De vez en cuando, en un par de canciones, se escuchaba su voz, y era la voz de un aparecido o de un muerto. Tras él sonaba muy sigilosamente el piano de Biralbo, G. Dolphin en las explicaciones de la funda. Dos de las canciones eran suyas, nombres de lugares que me parecieron al mismo tiempo nombres de mujeres: Burma, Lisboa.

Me acordé de aquella canción suya, Lisboa: cuando la oía yo lo imaginaba a él exactamente así, tendido en la habitación de un hotel, fumando muy despacio en la penumbra translúcida. Le pregunté si por fin había estado en Lisboa. Se echo a reír; dobló la almohada bajo su cabeza.

–Desde luego –dijo–. En el momento adecuado. Uno llega a los sitios cuando ya no le importan.
–¿Viste a Lucrecia allí?
–¿Cómo lo sabes? –Se incorporó del todo, aplastó el cigarrillo en el cenicero. Yo me encogí de hombros, más asombrado que él de mi adivinación.
–He oído esa canción, Lisboa. Me hizo acordarme de aquel viaje que empezasteis juntos.
–Aquel viaje –repitió–. Fue entonces cuando la compuse.
–Pero tú me dijiste que no habíais llegado a Lisboa.
–Desde luego que no. Por eso hice esa canción. ¿Tú nunca sueñas que te pierdes por una ciudad donde no has estado nunca?
Lucrecia se acodó en la barra, probó el güisqui y dijo, burlándose de sí misma y de Biralbo y de lo que estaba a punto de decir y amándolo sobre todas las cosas:
–Tócala otra vez. Tócala otra vez para mí.
–Sam –dijo él, calculando la risa y la complicidad–. Samtiago Biralbo.

Era igual que perderse en el paisaje de un sueño avanzando hacia esa única luz que tiembla en la oscuridad: a la izquierda de la carretera encontró el camino del que le había hablado la mujer y el indicador del sanatorio. El camino ascendía sinuosamente entre los árboles, mal alumbrado por bajas farolas amarillas ocultas en la maleza. Recordó algo que le había dicho alguna vez Lucrecia: que llegar a Lisboa sería como llegar al fin del mundo.
Volvió a la ciudad para perderse en ella como en una de esas noches de música y bourbon que no parecía que fueran a terminar nunca. Pero ahora el invierno había ensombrecido las calles y las gaviotas volaban sobre los tejados y las estatuas a caballo como buscando refugio contra los temporales del mar. Cada temprano anochecer había un instante en que la ciudad parecía definitivamente ganada por el invierno.
Tal vez fue en Lisboa donde conoció esa temeraria y hermética felicidad que yo descubrí en él la primera noche que lo vi tocar en el Metropolitano. Recuerdo algo que me dijo una vez: que Lisboa era la patria de su alma, la única patria posibles de quienes nacen extranjeros.

Busca sinónimos para las siguientes palabras que aparecen en el texto:

Resplandor ..........................................................................................................

Revólver ...............................................................................................................

Sigilosamente ......................................................................................................

Penumbra ............................................................................................................

Se acodó (acodarse) ...........................................................................................


(Tiempo: 10 minutos)

4. Muñoz Molina también ha escrito muchos artículos de opinión en la prensa española. Te presentamos uno de ellos. Lee con atención y escribe los artículos determinados( el/ la/ lo/ los/ las) que faltan en sus espacios correspondientes.

SIN ARTÍCULO

Quien vive en una época de cambios es ........ que está menos capacitado para advertirlos en el momento en que están sucediendo. Los españoles de ahora hemos visto cambiar y perderse muchas cosas, y también hemos ganado otras de ....... que no tenemos mucha conciencia. Del mismo modo que no se percibe el crecimiento de una planta o de un niño, tampoco se advierte el cambio constante de las cosas, y creyendo tan firme todo ....... que nos rodea y hasta ....... que somos -la misma cara cada mañana en el espejo-, no somos muy capaces de aceptar, con palabras de Quevedo, que sólo lo fugitivo permanece y dura.

No sé si mucha gente ha advertido el peligro de extinción en que se encuentra uno de los elementos más comunes, aunque también más valiosos, de la gramática castellana, ese que antes se llamaba el artículo determinado, y que ahora supongo que tendrá un nombre mucho más técnico y complejo.
Muchos de nosotros nos acordamos de un mundo en ....... que había más árboles y muchos menos coches y televisores, pero se nos olvida que había también muchos más artículos determinados. Hasta las personas los llevaban, al menos en las clases menos pudientes: la gente de cierto postín llevaba el don delante de su nombre, pero ....... que tenía delante del suyo un artículo determinado ya se sabía que no iba a llegar muy lejos en la vida: la Paqui, el Manolo, la Juani.

Por muy respetables o grandiosos que fueran, los países y las instituciones también iban precedidos de artículo, que unas veces agrandaba su poderío y otras subrayaba su familiaridad. La India nos parecía más misteriosa y llena de bosques y de tigres porque se llamaba la India, del mismo modo que la China era más remota, y el Congo más salvaje y selvático. Pero cabe ..... posibilidad de que los ferrocarriles de entonces fueran más lentos e impuntuales, porque a la compañía que los administraba la llamábamos la Renfe, y que los teléfonos funcionaran tan mal y tardaran tanto en instalarlo porque de esas tareas se encargaba la Telefónica. Iberia, en cambio, siempre fue tan moderna que desde el principio careció de artículo. Y lo que ahora se llama, con cierta severidad, Cruz Roja, tenía un aire como más popular cuando todo ..... mundo la llamaba La Cruz Roja.

Quizá empezamos a cambiar de verdad cuando empezamos a prescindir no sólo de la boina, de las calles adoquinadas y arboladas y de los tranvías, sino también del artículo determinado. Sin él, todo se vuelve más técnico, más importante, incluso más internacional. Yo he conocido a verdaderos maestros de su eliminación. Un jefe en la oficina en ....... que trabajaba acentuaba su dinamismo diciendo mucho "contactar" y "el tema" y prescindiendo del artículo en los casos más insospechados: "El tema es contactar enseguida con Arzobispado".
Un viajante de una poderosa editorial me demostraba su conocimiento del mundo llevándome en un BMW a restaurantes muy caros, citando a los escritores por su nombre de pila y suprimiendo los artículos tan radicalmente como algunos arquitectos modernos suprimen los árboles en las plazas que diseñan: "¿Has leído en País la crítica del libro de Manolo? ¿Y qué dijeron del tuyo en Mundo?".

Ahora escucho en las transmisiones de la Vuelta ciclista que las etapas de montaña ya no discurren por aquella cordillera que se llamaba los Pirineos, sino por un espacio de gran altura sobre el nivel del mar que lleva como una etiqueta el seco nombre de Pirineos. A los Picos de Europa también les han quitado el artículo, y cuando leo que alguien ha hecho una excursión por Picos de Europa me parece que iba mucho mejor equipado, pero que ..... cumbres ya no son tan altas. ¿Y en qué se quedará el romanticismo algo lunático de los escaladores cuando en vez de descender por las laderas del Himalaya y alcanzar la cumbre del Everest, acampen en Himalaya y suban a Everest? Tampoco creo que haya muchos chicos a ....... que atraiga leer las aventuras de Kim de India, aunque no estará muy lejano el tiempo en que a los más pequeños les leamos El libro de selva, o les cantemos para que se duerman la canción de Cochinitos. Aunque, bien pensado, la supresión del artículo puede tener sus ventajas, suavizando partes muy ásperas de nuestra historia. ¿No será menos sombrío Felipe II cuando digamos que está enterrado en Escorial, y menos tirano Franco si se cuenta que levantó su propio mausoleo en Valle de los Caídos? (O mejor aún: en Valle, o en Caídos...).

 

III. EN POCAS PALABRAS

(Tiempo: 5 minutos)

Las novelas “Beltenebros”, “Plenilunio”, y“El invierno en Lisboa” fueron llevadas al cine. ¿Qué te parecen las adaptaciones de novelas al cine?

....................................................................................................................

....................................................................................................................

....................................................................................................................

....................................................................................................................

....................................................................................................................