Learn Spanish with Escuela Internacional
 
MARIO BENEDETTI
Consuelo Fernández Campos





OBJETIVOS


· Dar a conocer al alumno uno de los autores más importantes de la literatura hispanoamericana.
· Facilitar al alumno la comprensión del vocabulario relacionado con textos que presentan información sobre su vida.
· Favorecer el desarrollo de la capacidad del alumno para analizar textos, para expresar sentimientos.
· Poner en contacto al alumno con la obra de Mario Benedetti.
· Hacer que el alumno conozca la importancia de este autor y su obra.


CONTENIDOS

· Información sobre Mario Benedetti.
· Biografía.
· Ejemplos de su obra..

METODOLOGÍA

· Para el ejercicio de Toma de Contacto los estudiantes imaginarán información sobre el escritor (5’)

Entrando en Materia:
Ejercicio 1. Los alumnos ordenan la biografía de Mario Benedetti y comprueban sus aciertos de la Toma de Contacto. (10’)
Ejercicio 2. Los estudiantes completan un poema de Mario Benedetti y comprueban (con la recitación del autor en internet) cuáles son las verdaderas palabras que faltan.(15’)
Ejercicio 3: Los alumnos imaginan y escriben el inicio del cuento de Mario Benedetti “El Otro Yo” (10’)
Ejercicio 4: Los estudiantes leen una entrevista a Mario Benedetti (10’)

· En pocas palabras: Los alumnos opinan sobre aspectos relacionados con la entrevista anterior. (5’)

 

I. TOMA DE CONTACTO

(Tiempo: 5 minutos)

Señala si las siguientes afirmaciones son verdaderas o falsas y comprueba tus respuestas en el ejercicio siguiente (biografía del autor).

  VERDADERO FALSO
Mario Benedetti nació en España.    
Empezó a trabajar muy pronto por la difícil situación económica familiar.    
Nunca se ha casado.    
Siempre ha vivido en Uruguay.    
Su producción literaria es muy amplia.    
Se ha dedicado exclusivamente a la poesía.    
Recibió el Premio Llama de Oro de Amnistía Internacional.    


II. ENTRANDO EN MATERIA

(Tiempo: 10 minutos)

1. Aquí tienes la biografía de Mario Benedetti. Pero hay un problema: está desordenada, ¿podrías ordenarla?

A. Con el golpe de estado de 1973, se inició el exilio del escritor uruguayo. Argentina, Perú, Cuba y España fueron las diferentes etapas de los doce años de exilio.


B. Mario Benedetti nació el 14 de septiembre de 1920, en Paso de los Toros, Departamento de Tacuarembó, República Oriental de Uruguay. Su familia se trasladó a Montevideo cuatro años después.

C. Ese mismo año (1959) publicó El país de la cola de paja. Este libro es la primera reflexión crítica de Benedetti sobre el Uruguay oficial.

D. En su educación primaria asistió al Colegio Alemán de Montevideo, donde comenzó a escribir poemas y cuentos.

E. En la actualidad alterna su residencia entre Madrid y Montevideo, desarrollando una intensa actividad en el periodismo y en recitales poético-musicales junto a intérpretes como Nacha Guevara y Joan Manuel Serrat.

F. La difícil situación económica familiar obligó a Mario a trabajar muy pronto y completó sus estudios secundarios como alumno libre. Gracias a este temprano contacto con el trabajo Benedetti conoció el mundo gris de las oficinas burocráticas de Montevideo (una constante en su literatura). Siguió escribiendo, y leyendo: Maupassant, Chejov y Horacio Quiroga, primero; luego Faulkner, Hemingway, Joyce, Henry James, Proust, Virginia Woolf, Italo Svevo. Más tarde literatura uruguaya y latinoamericana, además de textos políticos.

G. Entre 1938 y 1941 residió casi continuamente en Buenos Aires trabajando como taquígrafo en una editorial.

H. Se casó en 1946 con Luz López Alegre.

I. En 1959, la Revolución Cubana marcó a todos los intelectuales latinoamericanos. Este hecho fue fundamental para el desarrollo literario y político del escritor uruguayo. Ese mismo año viajó a Estados Unidos, hecho que lo conmueve porque "me muestra el verdadero rostro del imperialismo".

J. De nuevo en Montevideo, dirigió en 1948 la revista literaria Marginalia. Al año siguiente pasa a formar parte del consejo de redacción de la revista Número. Esta publicación es clave en la formación y el desarrollo de la llamada "generación del 45" o "generación crítica".

K. En 1949, publicó su primer libro de cuentos, Esta mañana, y un año más tarde, los poemas de Sólo mientras tanto.

L. En 1953 apareció su primera novela, Quién de nosotros.

M. Entre 1954 y 1960 ocupó tres veces la dirección literaria de Marcha, la revista más influyente de la vida política y cultural del Uruguay y una de las más importantes de América Latina. Fue clausurada en noviembre de 1974, después de sufrir numerosas suspensiones tras el golpe de estado de 1973.

N. Con Poemas de la oficina, publicado en 1956, Benedetti influenció a los poetas de su generación sobre todo por el tono conversacional. Como experiencia personal, recoge su propia actividad: cajero en una casa de repuestos de automóvil, funcionario público, tenedor de libros, taquígrafo en la Facultad de Química.

O. En 1957 viajó por primera vez a Europa.

P. Con su novela La tregua, aparecida en 1960, Benedetti adquirió trascendencia internacional. La novela tuvo más de un centenar de ediciones, fue traducida a diecinueve idiomas y llevada al teatro, la radio, la televisión y el cine.

Q. En 1971 fue uno de los fundadores del Movimiento de Independientes 26 de marzo, sin embargo esta alternativa será frustrada por la fuerza.

1. ___ 2. ___ 3. ___ 4. ___ 5. ___ 6. ___ 7. ___ 8. ___
9.___ 10.___ 11. ___ 12. ___ 13. ___ 14. ___ 15. ___16. ___17. ___


BIOGRAFÍA DE MARIO BENEDETTI

Su enorme producción literaria abarca todos los géneros, incluyendo famosas canciones. Trata temas como la guerrilla (proclamándose a favor de ella), el exilio, retorno y la vida cotidiana en las clases medias.

Obras destacadas son: la novela Gracias por el fuego (1965), el ensayo El escritor latinoamericano y la revolución posible (1974), los cuentos de Con y sin nostalgia (1977) y los poemas de Viento del exilio (1981). En 1987 recibió el Premio Llama de Oro de Amnistía Internacional por su novela Primavera con una esquina rota. Otras obras destacadas son Despistes y franquezas (1990), Las soledades de Babel (1991), La borra del café (1992), Perplejidades de fin de siglo (1993) y Andamios (1996) de marcado signo autobiográfico, en la que da cuenta de las impresiones que siente un escritor uruguayo cuando, tras muchos años de exilio, regresa a su país.

En 1998 regresó a la poesía con La vida, ese paréntesis. Rincón de haikus es una clara muestra de su dominio de este género poético japonés.

En 2003 Mario Benedetti presentó un nuevo libro de relatos: El porvenir de mi pasado. Al año siguiente publicó Memoria y esperanza, una recopilación de poemas, reflexiones y fotografías, que resumen las cavilaciones del autor sobre la juventud. También en 2004 se publicó en Argentina el libro de poemas Defensa propia. Ese mismo año fue investido doctor "honoris causa" por la Universidad de la República del Uruguay. Existe una biografía de Benedetti escrita por Mario Paoletti, que se titula Mario Benedetti, el aguafiestas.


(Tiempo: 15 minutos)

2. A continuación tienes uno de los poemas más famosos de Mario Benedetti. Rellena los espacios en blanco con la palabra que tú crees que falta. Después escucha al propio Benedetti recitando su poema en
http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras?portal=0&Ref=2813&audio=0
y complétalo.


No te salves

No te quedes inmóvil
al borde del ......................
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ......................
ni nunca
no te salves

no te llenes de ....................
no reserves del mundo
sólo un .................. tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin .....................
no te duermas sin sueño
no te .................... sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo

no puedes ....................
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te ................ ahora
y te llenas de ..................
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los ..................
pesados como juicios
y te ................. sin labios
y te duermes sin sueño
y te ................. sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas ....................
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo

(Tiempo: 10 minutos)

3. Lee el final del siguiente cuento de Mario Benedetti, ¿Te atreves a escribir el principio? Se titula El Otro Yo.


Sólo llevaba cinco días de luto, cuando salió la calle con el propósito de lucir su nueva y completa vulgaridad. Desde lejos vio que se acercaban sus amigos. Eso le lleno de felicidad e inmediatamente estalló en risotadas. Sin embargo, cuando pasaron junto a él, ellos no notaron su presencia. Para peor de males, el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban: "Pobre Armando. Y pensar que parecía tan fuerte, tan saludable".

El muchacho no tuvo más remedio que dejar de reír y, al mismo tiempo, sintió a la altura del esternón un ahogo que se parecía bastante a la nostalgia. Pero no pudo sentir auténtica melancolía, porque toda la melancolía se la había llevado el Otro Yo.


...............................................................................................................................

...............................................................................................................................

...............................................................................................................................

...............................................................................................................................

...............................................................................................................................

...............................................................................................................................

...............................................................................................................................

...............................................................................................................................

...............................................................................................................................

...............................................................................................................................

...............................................................................................................................

...............................................................................................................................

(Tiempo: 10 minutos)

4. Carmen Alemany ha entrevistado a Mario Benedetti; el siguiente fragmento pertenece a la entrevista publicada en Poética coloquial hispanoamericana, Alicante, Universidad, 1997.

CON MARIO BENEDETTI

-Antes de marchar a Europa publica en 1956 Poemas de la oficina, que es un libro de poesía coloquial. Ud. está haciendo un tipo de creación poética que en su país no hacían otros escritores ¿Cómo se le ocurrió crear una poesía diferente? Defina también la otra forma de escribir poesía que se estaba haciendo en su país.

-En esos momentos la poesía que se escribía tanto en Uruguay como en Argentina era muy hermética, misteriosa, poesía de evasión donde aparecían gacelas, corzas, madréporas etc., toda una retórica que parecía que espantaba a los lectores y consecuentemente no se vendía nada, lo cual era bastante dramático para los poetas. Ninguna editorial quería publicar libros de poesía, así que el poeta tenía que ir llevando los libros a las librerías y pasaban a los tres o cuatro meses y retiraban la misma cantidad que habían dejado; era bastante decepcionante. Yo no escribí esos poemas para hacer una poesía en contra de ésta, sino que no me sentía inclinado a escribir este tipo de poemas.

Estuve trabajando una temporada en Buenos Aires y un día encontré un libro de la colección Austral, una antología poética de Baldomero Fernández Moreno, y me encontré con un poeta con el que inmediatamente me sentí afín; era un poeta que tenía obsesión por la claridad, porque se bajaba de la retórica de todos los poetas de la época. Me encontré con alguien que, aunque era claro y sencillo era un poeta, evidentemente. Poco tiempo después con ese estímulo empecé a escribir composiciones que no eran imitación de Fernández Moreno, sino poemas que pretendían ser claros. La claridad se convirtió para mí en una obsesión, aunque después, más adelante, he escrito algunos poemas oscuros, pero en general mi poesía andaba por ahí. Con el tiempo me encontré mejor representado en José Martí o en Antonio Machado, porque su claridad era más transparente que en Fernández Moreno, pero para mí fue un libro decisivo porque me hizo reconocer un rumbo.

-Al igual que Ud. con Poemas de la oficina, otros escritores a finales de los años 50, desde diferentes países de América Latina, empiezan a escribir poesía coloquial. Sabiendo que son poetas que en aquellos años aún no tienen ninguna relación personal ¿Por qué surge esta corriente con tanta intensidad?

Parra fue el primero en escribir este tipo de poesía, aunque no era coloquial, sino antipoeta, pero yo no lo conocía personalmente, ni había leído jamás un poema suyo, incluso pasaron muchos años para que yo pudiera conseguir un ejemplar, y lo conseguí la única vez que me dejaron entrar en los EE.UU. Su obra no había llegado ni a Uruguay ni a Argentina, que eran los mercados que yo tenía más a mano. Había oído hablar de él, pero sólo conocí su obra años más tarde.

¿Por qué en varios lados empezamos a escribir esa poesía conversacional? Falta saberlo. Pero yo creo que estaban pasando en América Latina muchas cosas que de alguna manera conmovieron y aludieron a los escritores. Y aparte de eso, aunque cada uno empezó por su lado, nos fuimos conociendo y al poco tiempo la primera consecuencia de la poesía conversacional fue que empezamos a conversar entre nosotros también, fue un estímulo saber que uno no estaba solo en esa tendencia. Cuando yo empecé a escribir Poemas de la oficina pensé que nadie estaba escribiendo poemas con ese estilo y esa no era una sensación buena, porque cuando uno está aislado componiendo de una manera puede ser que esté equivocado si todos van por otro lado. Fue un alivio conocer la poesía de Gelman, de Fernández Retamar, de Pacheco, de Dalton, de Cardenal. Además todos éramos diferentes, se usaba lo conversacional como un instrumento. Como cada uno estaba en una realidad distinta la poesía era diferente; por ejemplo, Cardenal hacía poesía conversacional, pero metido en un monasterio trapense donde estaba prohibido escribir poemas y él memorizaba todo. Cuando deja el monasterio lo escribe, y escribe desde la perspectiva de un sacerdote, aunque tiene una visión muy amplia y está muy atento a la realidad, pero es otra visión. Pacheco escribe en México y la realidad es distinta a la del Río de la Plata, o la de Chile; Adoum en Ecuador, que además no vive en este país sino en París, etc. Hay otros muchos entrecruzamientos que se dan en este tipo de poesía conversacional.

-¿Existen también razones políticas y sociales para escribir este tipo de poesía?

-No sé, creo que hay bastantes coincidencias políticas, casi todos éramos gente de izquierdas, lo cual facilitó la comunicación entre unos y otros. A veces se habla de quién influyó a quién, pero yo creo que más que influirnos mutuamente, que puede ser en algún caso excepcional, creo que la realidad nos influyó a todos, porque en casi todos los poetas conversacionales la realidad es una presencia muy importante.

-Y relacionado con lo anterior, ¿cree que la poesía coloquial es un instrumento subversivo e iconoclasta? Me refiero a que en esta poesía hay siempre una tendencia a criticar la realidad y una llamada a favor del cambio social. Y para aprovechar la pregunta doblemente, ¿son iconoclastas respecto a la poética anterior?

-Creo que quien la usó como iconoclasta fue Parra en la antipoesía, pero como dice Retamar en su conocido artículo sobre poesía coloquial, la antipoesía es negativa, está siempre contra algo, la coloquial, aunque está contra cosas, se siente más afín con lo que está a favor, es más positiva ¿Si fue usada como instrumento subversivo? Fue utilizada con connotaciones políticas y sociales, pero más bien postulando siempre cosas a favor en vez de burlarse o derribar otras, aunque va implícito que si se destruyen muchas de las cosas que los poetas coloquiales proponen, van a ser destruidas muchas de las cosas vigentes. Pero también hay poetas que han escrito poesía conversacional y casi no han tocado el tema político, en cambio otros sí lo hacen frecuentemente.

-En nuestros días, muchas mujeres poetas como Idea Vilariño, Nancy Morejón, Gioconda Belli, Daysi Zamora, Rosario Murillo, etc. también escriben poesía coloquial de tono conversacional ¿Observa algunas diferencias entre el tipo de poesía escrita por mujeres y la que escriben ustedes los hombres?

-Creo que sí hay diferencia. Aunque utilicen también lo coloquial como instrumento, en la poesía conversacional de los hombres se da mucho el humor y la ironía. Incluso diferenciándola de la antipoesía de Parra, que es más agresiva e iconoclasta, la nuestra hace una crítica social pero casi siempre aparece el humor, menos quizá en Cardenal, que es el más serio de todos nosotros; pero en los demás el humor, y sobre todo la ironía, se emplea como un elemento fijador. Se está diciendo un concepto serio y se le agrega la ironía o el humor y es más fácil que el concepto se fije en el lector. Las poetas mujeres dan directamente la idea seria, en ellas se emplea menos el recurso del humor y de la ironía, a veces sí lo utilizan Claribel Alegría y Gioconda Belli, pero no con la frecuencia con lo que lo hacen los hombres. En las otras que has nombrado aparece poco el humor. Ésta es una diferencia. Otra es que en los escritores varones aparece el tema del amor y del sexo, pero como una continuación de la poesía que viene de antes; en la mujer que escribe poesía coloquial hay como una liberación, tratan el tema de lo sexual, el amor, lo erótico con mucha más libertad que casi todas sus antecesoras, salvo Delmira Agustini, que lo hizo mucho antes y con mucha libertad, pero las otras que trataron el tema del amor, lo hicieron apto para menores. Las nuevas mujeres lo tratan con mucho realismo y usando metáforas de gran fuerza, creo que quien lo hace con más fuerza es Gioconda Belli. Éstas son, entre otras, las diferencias que se pueden detectar.

III. EN POCAS PALABRAS

(Tiempo: 5 minutos)

Responde a las siguientes preguntas, relacionadas con algunas de las formuladas a Mario Benedetti en la entrevista anterior.

Ø ¿Qué es la poesía coloquial?
Ø La poesía, ¿debe criticar la realidad? ¿apartarse de ella? ...
Ø ¿Crees que hay diferencia entre la literatura escrita por mujeres y por hombres?

 

SOLUCIONES PARA EL PROFESOR

Ø Ejercicio 1 de Entrando en Materia (ordenar la biografía de Benedetti):

1. A 2.D 3.F 4. G 5. H 6. J 7. K 8. L 9. M 10. N 11. O 12. I 13. C 14. P 15. Q 16. A 17. E


Ø Ejercicio 2 de Entrando en Materia:

No te salves

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca

no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo

no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces

no te quedes conmigo

Ø Ejercicio 3 de Entrando en Materia: principio del cuento El Otro Yo.

Se trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía, se metía los dedos a la nariz, roncaba en la siesta, se llamaba Armando Corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo.

El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.

Una tarde Armando llegó cansado del trabajo, se quitó los zapatos, movió lentamente los dedos de los pies y encendió la radio. En la radio estaba Mozart, pero el muchacho se durmió. Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo. En el primer momento, el muchacho no supo qué hacer, pero después se rehizo e insultó concienzudamente al Otro Yo. Este no dijo nada, pero a la mañana siguiente se había suicidado.

Al principio la muerte del Otro Yo fue un rudo golpe para el pobre Armando, pero enseguida pensó que ahora sí podría ser íntegramente vulgar. Ese pensamiento lo reconfortó.