Página Principal | Contactar | Enlaces | FAQ  


EL SIGLO XX (II) [POSGUERRA]
La novela en el siglo XX

1. La novela tras la Guerra Civil

La Guerra Civil (1936-1939) supuso en España una ruptura con la tradición literaria inmediatamente anterior. El género narrativo, que había sido cultivado sobre todo por la Generación del 98, por los escritores “novecentistas” (una generación posterior que busca la regeneración de España tomando como base las ideas del filósofo Ortega y Gasset, y entre cuyas figuras destacan Ramón Pérez de Ayala y Gabriel Miró) y por algunos autores vanguardistas (como Francisco Ayala, Max Aub, Rosa Chacel o Ramón J. Sender), será el más desarrollado por los autores después del conflicto, con temas como la propia guerra vista por ambos bandos y la descripción de la situación económica y moral en que ha quedado España tras la contienda.
Mientras que unos autores elaboraron sus obras en el extranjero tras huir del país, originando la “narrativa del exilio”, otros siguieron escribiendo en España, produciendo la “narrativa de posguerra”, que será en la que nos vamos a centrar. Ésta, a su vez, la podemos dividir en varias corrientes principales:
– Novela existencial (años 40)
– Novela neorrealista o realista-social (años 50)
– Novela experimental (años 60)

2. Novela existencial

Inmediatamente posterior a la Guerra Civil, centrará su temática en la contienda y sus consecuencias, reflejando el desengaño producido por la difícil vida de la posguerra y planteando problemas como la incertidumbre del destino humano. Entre los principales autores encontramos a Gonzalo Torrente Ballester, Camilo José Cela (La familia de Pascual Duarte), Carmen Laforet (Nada, con la que ganó la primera edición del Premio Nadal en 1945) y Miguel Delibes (La sombra del ciprés es alargada, Premio Nadal en 1948).

3. Realismo social

El existencialismo de las primeras novelas de posguerra evolucionará en la década de los 50 hacia una literatura de denuncia social. Tendrá su precedente en el “tremendismo”, corriente surgida con la publicación en 1942 de la obra La familia de Pascual Duarte de Cela, que presentará los aspectos más crudos de la realidad. Este realismo social se bifurcará en dos tendencias: el “objetivismo” (novela sin narrador, articulada mediante diálogos), con obras como El Jarama (1955) de Rafael Sánchez Ferlosio; y el “realismo crítico” (haciendo más explícita la crítica), con obras como La colmena (1951) de C. J. Cela. Y surgirá a su vez, con ello, una nueva generación de escritores, la “Generación del medio siglo”, reconocida como tal a partir del “año inaugural” de 1954, de la que formarán parte autores como Ignacio Aldecoa, Carmen Martín Gaite, Ana María Matute o el propio Sánchez Ferlosio.

4. La novela experimental

Inaugurada con la publicación de Tiempo de Silencio (1952) de Luis Martín Santos, donde se utilizan la segunda persona narrativa y se diseñan personajes individualizados, dicha novela supondrá un cambio con respecto a la narrativa anterior: a partir de ahora, los escritores empezarán a preocuparse por las técnicas narrativas, surgiendo así la novela experimental. Se tratará de una experimentación formal y tendrá generalmente las siguientes características:
• Argumento de poca importancia, salvo las anécdotas
• Personajes reducidos excepto el protagonista, cuya importancia se resalta con el monólogo interior
• Espacio impreciso y tiempo desordenado, con utilización de flash-backs
• Estructura compleja, con varias historias a modo de contrapunto, final abierto, etc.
• Tratamiento del narrador: o bien omnisciente, o no hay (objetivismo), o en 1ª o 2ª persona, y con varios puntos de vista
• Estilo complicado, con sintaxis alterada, lenguaje coloquial y juegos ortográficos y tipográficos
Además de Martín Santos, otros autores importantes de este periodo serán Juan Marsé con Últimas tardes con Teresa (1966) o Si te dicen que caí (1973), Juan Benet con Volverás a Región (1968), e incluso podemos incluir la obra de Cinco horas con Mario (1966) de M. Delibes.

5. La novela tras la dictadura franquista: la novela en democracia

Con el fin del régimen franquista en 1975 y la llegada de la democracia, surgirán diversidad de corrientes y tendencias (por ejemplo: novela histórica, novela intimista o del discurso reflexivo, novela experimental, meta-novela, novela erótica, novela de intriga, novela neorrealista). Tras el cansancio por la experimentación, se recuperará la importancia de la trama argumental y de la intriga; el realismo será entendido sólo como un mero marco del personaje; se tenderá al intimismo y al existencialismo, recuperando temas y tópicos románticos; y se utilizarán técnicas formales variadas como el uso de la 3ª persona, o de la 1ª o la 2ª, el monólogo interior, la elección entre narración lineal o desorden cronológico, etc.
Una obra clave de este periodo será La verdad sobre el caso Savolta (1975) de Eduardo de Mendoza, narrada desde tres puntos de vista diferentes: el protagonista en primera persona, el narrador omnisciente, y documentos del juicio en el que se investiga el caso.

Ediciones

• Camilo José Cela, La familia de Pascual Duarte, Madrid, Espasa-Calpe, colección “Austral”.
• Camilo José Cela, La Colmena, Madrid, Cátedra (edición de Jorge Urrutia).
• Carmen Laforet, Nada, Madrid, Espasa-Calpe, colección “Austral”.
• Miguel Delibes, La sombra del ciprés es alargada, Barcelona, Destino.
• Miguel Delibes, Cinco horas con Mario, Madrid, Espasa-Calpe, colección “Austral”.
• Rafael Sánchez Ferlosio, El Jarama, Madrid, Espasa-Calpe, colección “Austral”.
• Luis Martín Santos, Tiempo de silencio, Barcelona, Crítica.
• Eduardo de Mendoza, La verdad sobre el caso Savolta, Barcelona, Seix-Barral.