Learn Spanish with Escuela Internacional


FIESTA DE LAS ÁGUEDAS

En muchas partes de España se celebra esta fiesta curiosísima de mujeres, y de mujeres casadas en particular. El día de Santa Águeda, santa de gran importancia folklórica, se celebra el día 5 de febrero. Las mujeres, actualmente, se reúnen para celebrar Santa Águeda, en torno a misas, procesiones, bailes, fiestas, meriendas, consumiendo licores y comida que han aportado “de forma libre” los varones de la vecindad, y mantiene la concepción de tomar por un día las mujeres el “mando” del hogar, relegando al hombre a un segundo lugar y a “tareas propias del otro sexo”.

Santa Águeda es una de las santas mártires más conocidas de la Iglesia. La tradicional fiesta de las Águedas rememora el ofrecimiento de la santa en el siglo III, de su virginidad y de su vida en la vecina Italia. La fiesta actual, que se celebra, como hemos dicho, cada 5 de febrero.

Su vida y su heroísmo

Águeda nació en Sicilia (Catania y Palermo quieren tener el honor de ser su patria) a principios del siglo III d.C. en una familia cristiana y noble. Fue educada en el amor a Dios y en el conocimiento de Jesús y del Evangelio. Amaba mucho a Jesús y se dio cuenta de todo lo que Él había hecho por los hombres. Entonces Águeda decidió consagrarse totalmente a Dios, para hacer siempre lo que Él le pidiera y para no tener más pensamiento ni deseo que sólo Dios.
Había un joven que la quería como novia pero ella le dijo que había llegado tarde, que su vida pertenecía por entero a Jesús. Entonces el joven la denunció al gobernador romano, quien mandó detenerla y llevarla a la cárcel. Por aquella época el emperador era Decio, un “animal” que vivía para exterminar a los cristianos.
Águeda se encomendó al Señor para que la mantuviese firme en la fe a pesar de todo lo que le hicieran.
Lo primero que hicieron fue llevarla a un prostíbulo para ver si podían hacerla prostituta. No consiguieron nada. La santa seguía unida al Señor. Días más tarde fue llevada a la cárcel y fue interrogada por el juez que quedó asombrado de la seguridad y fortaleza que había en una chica tan joven: ¿Cuál es tu condición? - Soy libre - ¿Y por qué vives como los esclavos? - La verdadera nobleza es ser esclavo de Jesucristo -. El juez mandó que le diesen tormento para ver si podía hacer que renunciase a su fe. Fue azotada y, con antorchas, le aplicaron fuego en las heridas. Ella, a pesar del dolor, rezaba al Señor. Mandaron que le cortaran los pechos. La arrojaron a un calabozo oscuro y ella se puso a rezar. Cuentan que el mismo Señor Jesús se le apareció y le curó las heridas. Mandaron entonces acostarla sobre cristales rotos y brasas con fuego. Cuando estaban en esto un terremoto derribó el techo de la prisión sobre los verdugos y la santa murió dando gracias al cielo por haber conservado su fe hasta el final. Esto ocurría el día 5 de febrero del año 251, cuando Águeda era aún muy joven.

Santa Águeda en el arte se la representa con los senos cortados sobre una bandeja. Una leyenda cuenta que el simple hecho de llevar su velo (sacado de su tumba) en procesión detuvo las erupciones volcánicas del Monte Etna, y que salvó a Malta de la conquista turca en 1551. Es la santa patrona de Malta y de Catania (Italia). En España, Santa Águeda se celebra en muchos lugares de la geografía y en su fiesta y romerías las mujeres, especialmente las mujeres casadas, “Las Águedas” salen a la calle para festejar su rebeldía contra el poder simbólico de los hombres.

La relación entre Santa Águeda y el poder femenino tiene su origen en la mitología clásica. Águeda significa "la buena", "la virtuosa"

Sus antecesoras, las amazonas, a las que les faltaba un pecho para así poder disparar mejor las flechas, representaban a las mujeres autosuficientes que se enfrentaron a Hércules y Teseo. Además se la considera patrona de las mujeres en especial de la mujeres las casadas y las que dan de mamar a sus hijos.
La fiesta actual mantiene la concepción tradicional de tomar por un día el mando visible del hogar y del pueblo, relegando al hombre de la casa a un segundo término y a “tareas propias del otro sexo”.